domingo, 9 de marzo de 2014

¿Qué sucede en Bosnia? (Febrero 2014)

¿Qué sucede en Bosnia?


Fecha: 16 de Febrero 2014

Desde el comienzo de las recientes luchas en Bosnia, he recibido muchas preguntas de los compañeros de occidente acerca del carácter de éstas y sobre qué estaba sucediendo realmente. Muchos camaradas no estaban satisfechos con la cobertura mediática, la cual no proveía la suficiente información. Inicialmente, he decidido ser cuidadoso y no comentar sobre Bosnia, porque siento que no poseo la suficiente información para elaborar un análisis más profundo. Ciertamente, un análisis final más acabado seguirá más tarde.
Entonces, ¿qué sucede en Bosnia?

De la lucha industrial a los motines

Todo comenzó con demostraciones obreras en cinco fábricas de Tuzla: Dita, Polihem, Poliolhem, GUMARA y Konjuh. Los obreros protestaban contra la privatización de sus compañías, lo cual las había llevado a la quiebra y a cierres. Uno podría pensar que ésta es sólo otra de la historias de los obreros de la ex-Yugoslavia, porque de hecho estos casos son efectivamente comunes; sin embargo, quizás precisamente porque los mismos son comunes, los trabajadores fueron más allá. Dado que los obreros fueron persistentes en sus demostraciones, la policía intervino golpeándolos y arrestando a muchos de ellos. Esa fue la chispa que encendió un fuego salvaje.  

El 7 de Febrero Bosnia se había levantado protestando contra el gobierno corrupto, el desempleo y la situación social general. La situación estalló y las masas estaban en las calles.

En Tuzla, la policía se rindió ante quienes protestaban, bajando sus escudos, cascos y bastones, y permitió que las masas irrumpieran en los establecimientos. Quienes protestaban quemaron el cuartel general de la Asamblea General de la Ciudad de Tuzla, y también el de la Administración de la Ciudad. Los obreros de las cinco fábricas de Tuzla presentaron sus demandas:

1.       Mantención del orden público mediante la cooperación de los ciudadanos, la policía y la protección civil, para de esta manera evitar cualquier criminalización, politización y manipulación de cualquier protesta

2.       Establecimiento de un gobierno técnico, compuesto por profesionales sin filiación partidaria, gente sin compromisos que no haya tenido ningún puesto en cualquier nivel del gobierno, el cual conducirá al cantón de Tuzla a la elección de 2014. Este gobierno tendrá el deber de emitir planes y reportes semanales acerca de sus actividades y respecto de los logros de los objetivos fijados. El trabajo del gobierno debe ser monitoreado por todos los ciudadanos interesados

3.       Resolver, mediante un procedimiento de emergencia, la cuestión de la regularización de la privatización de las siguientes compañías Dita, Polihem, Poliolhem, GUMARA y Konjuh, y, además:

a) Reconocer los años de servicio y asegurar la provisión de salud para los obreros
b) Recapturar los activos ilegalmente adquiridos
c) Realizar una revisión de la privatización
d) Devolver las fábricas a los obreros y ponerlas bajo control de las autoridades públicas para de esta manera salvaguardar el interés público, así como comenzar la producción en aquellas fábricas donde esto sea posible

4.       Igualar los salarios de los representantes del gobierno con los salarios de los empleados en los sectores público y privado

5.       Cancelación de los pagos adicionales a los representantes del gobierno, tales como ingresos personales, por participación en comisiones, en comités y en otros cuerpos, así como también otras compensaciones inadmisibles e injustificadas qe los trabajadores en los sectores público y privado no tienen

6.       Abolición de los salarios para los ministros -y posiblemente otros oficiales de gobierno- que reciben pagos después de que su mandato haya expirado o terminado[1]

En Sarajevo, quienes protestaban quemaron los cuarteles generales de la Presidencia de Bosnia y Herzegovina y el Gobierno del cantón de Sarajevo, junto con varios automóviles. Vidrios fueron destruidos en el Banco Hypo. El edificio del Archivo de Bosnia y Herzegovina fue alcanzado por el fuego y algunos materiales fueron destruidos. Es aleccionador, sin embargo, recalcar que los hechos atestiguan contra la campaña mediática, la cual sostiene que quienes protestaban le prendieron fuego deliberadamente. Dado que el material databa del tiempo del Imperio Austro-Húngaro, los medios han utilizado este incidente para desacreditar las demostraciones.
  
En Mostar, los protestantes irrumpieron y quemaron los cuarteles generales del gobierno de Herzegoneretvanio. Luego de esto, quemaron con coctéles molotov los cuarteles generales de la Administración de la Ciudad, de la Unión Croata Democrática[2] y del Partido Acción Democrática[3]. La policía no intervino, porque en los últimos meses no ha sido escogido un director de la policía regional, quien es el único que puede activar a las Fuerzas Especiales. En estas demostraciones, participaron protestando miembros de “ambos lados del río” (e.g. Bosnios y Croatas).

En Zenica, quienes protestaban irrumpieron en la oficina del alcalde, y éste dijo que renunciaría si esto ayudaba a resolver la crisis. El primer ministro del cantón de Tuzla, Sead Causevic, ofreció también su renuncia. ¿Fue ésta una primera victoria para el movimiento?

De acuerdo al diario croata Lista Jutanrji, en la protestas de Sarajevo 93 personas resultaron lesionadas, de las cuales 73 fueron policías y 20 civiles. La generalizada represión policiaca fue realmente severa, y fue uno de los gatillantes de los motines. Existen numerosos videos que muestran a la policía golpeando a la gente, lanzándole piedras o arrojándola a un río. Algunos políticos de la Unión Europea incluso amenazaron con intervención armada[4] si es que los motines no cesaban. Y esto no debe ser tomado como una mera amenaza, ya que Himzo Selimovic, director del Directorio para la Coordinación de las Unidades de Policía de la Federación Bosnia, demandó a la UE y a la comunidad internacional una intervención armada si es que los motines continuaban[5]. Luego de esto, ofreció su renuncia. También es importante mencionar cómo el gobierno ruso atacó a la UE por su condena a los motines, y utilizó a Bosnia para nuevamente señalar el apoyo de la UE a los motines de oposición en Ucrania[6]. ¿Realmente veremos una intervención armada en Bosnia?

Muchas personas se sorprendieron por tal estallido de rabia y violencia en tan corto período de tiempo. Pero, ¿es esto realmente tan sorprendente luego de la “Primavera Árabe”, Grecia y otras luchas similares que hemos presenciado recientemente?  Los participantes en estos motines fueron en su mayoría gente joven, y si tenemos en cuenta que en realidad las generaciones jóvenes de la exYugoslavia realmente no tienen futuro, la cuestión deja de ser tan sorprendente. Pero lo que nos atañe fue mucho más que violencia irracional. Quienes protestaban sólo atacaron los símbolos del poder y la corrupción –e-g- edificios gubernamentales y de los partidos-, precisamente los lugares que son responsables de su situación

Los motines se detuvieron, pero la lucha continuó –ahora bajo otras formas-.

Pequeño comentario acerca de la cobertura mediática

Durante los motines, los medios bosnios intentaron presentar a quienes protestaban como hooligans y vándalos que no tenían respaldo por parte de los ciudadanos bosnios. La quema de Archivo les ayudó a dar vida a este cuadro. La casa de noticias Al Jazeera fue una de las máquinas mediáticas más grandes que en este sentido advirtió a los ciudadanos: no dejen sus hogares a menos que sea realmente urgente, y  organizó entrevistas con sindicalistas quienes llamaban a organizar mejor a la policía para que ésta reprimiera a quienes protestaban, y que a la vez intentaron desacreditar las afirmaciones que sostenían que éstas protestas fueron iniciadas por obreros[7].

Los medios serbios y bosnios intentaron presentar a los motines como una conspiración Bosnia contra las otras dos naciones
Han existido unos pocos medios de la izquierda liberal que intentaban informar objetivamente o que mostraron su apoyo a quienes protestaban. También se encuentran muchos grupos de Facebook desarrollados por quienes participaron en los motines y que intentan ofrecer una “alternativa” a los medios tradicionales
Para los angloparlantes, es importante enfatizar que un grupo de académicos han montado un Archivo en internet, Bosnia-Herzegovina Protest Files, donde se pueden encontrar traducciones al inglés de todos los documentos que son relevantes para el movimiento. Un artículo posteado en el sitio de Jasmin Mujanovic, “The Demands of People of Bosnia and Herzegovina”, también es muy útil, ya que él agrupó todas las demandas que la gente a emitido durante estas demostraciones

Contexto político y económico

Bosnia y Herzegovina es, probablemente, uno de los países más complejos de Europa. La sangrienta guerra civil de 1992-1995 terminó con el Acuerdo de Dayton, que fue firmado también por Croacia y Serbia, dividió a Bosnia en dos entidades: la Federación Bosnia y la Republika Srpska (República de los Bosnios Serbios), y el Distrito Brčko, un unidad auto-gobernada que es formalmente parte de ambas entidades. Aún después de terminada la guerra, bosnia y Herzegovina siempre ha sido un área “explosiva” debido a su complejidad administrativa y a los intereses de las elites políticas que frecuentemente provocan las hostilidad nacional entre bosnios, croatas y serbios. Hasta el momento, las elites políticas han mantenido a la gente fija en sus identidades nacionales. Las élites serbias han intentado obtener mayor autonomía para la Republika Srpska; las elites bosnias intentaron lograr una Bosnia más centralizada, en tanto las élites croatas han estado luchando por una tercera entidad –una croata-. El ministro croata de Relaciones Exteriores, Vesna Pusic, recientemente apoyó esta idea como una posible solución a la crisis en Bosnia[8].

Dado que he mencionado la complejidad administrativa, es importante comentar cómo ésta también arrastra consigo ineficiencia administrativa, la cual afecta las vidas del pueblo bosnio. Por ejemplo, los motines están enraizados en protestas en pro de un Número Ciudadano Maestro Único[9], un número que el gobierno emite pero que ha sido incapaz de hacerlo. Debido a esto, los bebés recién nacidos no han podido obtener cuidados de salud o han tenido que abandonar Bosnia para conseguirlos en otra parte  

Cuando hablamos de Bosnia, la gente gusta de mencionar sólo los problemas relacionados con la identidad nacional, mientras “se olvidan” los problemas sociales. Bosnia se encuentra realmente en una gran crisis económica, la cual ha fortalecido las medidas de austeridad y la flexibilización del mercado de trabajo, junto a problemas ya conocidos que se derivan de la privatización de los 1990s, un increíblemente alto desempleo (¡44% de los trabajadores están desempleados!) y un alto número de obreros que trabajan y no reciben sus salarios. La privatización de las compañías en los países de la exYugoslavia usualmente derivó en quiebras que dejaron a los obreros sin trabajo, en tanto los nuevos propietarios no estaban interesados en invertir en las compañías, sino sólo en “absorber” capital y excedente lo más rápido posible. Esto creó todo un estrato de gente rica que los obreros desprecian. Debido a la experiencia de socialismo auto-gestionario de Yugoslavia, los obreros se sienten muy conectados con sus lugares de trabajo. No pueden comprender el nuevo mantra de la flexibilización de los mercados, tampoco por qué sus compañías están quiebra.

El modelo económico general de Bosnia está basado en la apertura a las inversiones de capital extranjero.  Andreja Zivkovic escribe cómo:

“Hasta 2008 los flujos de capital extranjero alimentaron un crecimiento basado en importaciones y deuda de consumo, pero al mismo tiempo destruyeron la industria y crearon la actual crisis de la deuda. De una parte, una moneda sobrevaluada apalancada respecto del euro permitió el endeudamiento necesario para pagar las importaciones; pero, de otra, actuó como un desincentivo para la inversión en la economía real e hizo poco competitivas a las exportaciones. Dado que la economía es completamente dependiente de fuentes de crecimiento externas, y a que la crisis de los mercados emergentes gatillada en Argentina sin ninguna duda tendrá repercusiones luego en la Eurozona, bosnia se encuentra hoy en un punto de inflexión”[10]

Burguesía: capitalismo, nacionalismo y teorías de la conspiración

Estos motines no solo despertaron a los trabajadores de Bosnia, sino que también a la burguesía. Ésta ha visto un auténtico movimiento en su contra, un movimiento basado en cuestiones sociales y de clase antes que en temas nacionales. Debió, entonces, intervenir lo más rápido posible

El primer ministro del Cantón de Sarajevo, Suad Zeljakovic, renunció a su puesto. La SDA llamó a calmar los ánimos y al procesamiento de los hooligans (vándalos). Pero ciertos académicos y políticos bosnios empezaron a afirmar que las demostraciones eran una conspiración contra los bosnios que deseaban una Bosnia más centralizada y unificada. Afirman que las demostraciones están organizadas por la UE con la intención de “federalizar” aún más Bosnia.

Las élites nacionales serbias y croatas han intentado presentar los motines y las luchas como una “Primavera Bosnia” (el político bosnio serbio Mladen Bosic comparó las protestas con la “Primavera Árabe”). Para ellos, estos motines no son otra cosa que una conspiración contra sus naciones, un intento de los nuevos partidos nacionalistas bosnios de atacar los gobiernos cantonales y crear una Bosnia centralizada donde los croatas y serbios serían meras minorías nacionales. Estos motines sólo fueron una “Revolución Yogurt” anti-burocrática de los bosnios. Este argumento dominó los medios nacionales y se apoyó en la afirmación de por qué no existían protestas fuera de la Federación.

El HDZ de Bosnia y Herzegovina afirmó que los motines constituían “un ejemplo clásico de golpe de Estado sobre instituciones que fueron creadas por Washington y la estructura de Dayton de la BiH, con el objetivo de destruir el sistema federal de la Federación de BiH y las instituciones regionales de gobierno”[11]. Sostuvo cómo que la como la consigna “¡Esto es Bosnia!” implicaba que un mensaje les estaba siendo enviado a los bosnios croatas. El arzobispo bosnio (católico) acusó a la comunidad internacional por los motines.

 Una variedad de teorías de la conspiración fueron el único santuario para la burguesía, la cual obviamente se rehúsa a creer que los obreros son capaces de pensar y actuar por su cuenta.

El presidente de la Republika Srpska, Milorad Dodik, afirmó que no existirían estallidos en Republika Srpska. Para él, el malestar era propio solo de la Federación, producto de una conspiración bosnia que buscaba una Bosnia Unida. Más tarde fue Belgrado para encontrarse con el vice-presidente Serbio Aleksandar Vučić, quien sostuvo cómo “la gente al otro lado del Río Drina (en Republika Srpska), siempre estuvo interesada en la opinión de Serbia, la cual sólo desea estabilidad”[12].

Pero mientras el vice-presidente serbio emitía sus llamados en pro de la estabilidad, el Sindicato de Policías de Belgrado publicaba una declaración en la que mostraba su simpatía por las protestas sociales de Bosnia, y afirmaba que un escenario similar era posible en Serbia, “donde también existen también muchos indigentes, desempleados, o personas empleadas que no reciben salario, con una corrupción en todos los niveles y una manipulación política de los ciudadanos” y amenazó con sumarse a las demostraciones si éstas emergían en Serbia[13]. Esto debe ser considerado seriamente, si tenemosen cuenta las luchas industriales de los obreros en Kraljevo y Vranje que incluso bloquearon una carretera el 12 de Febrero[14].

El primer ministro croata Zoran Milanivić visitó Mostar luego de los motines y trajo el mismo mensaje de “estabilidad” y deseando “calmar la situación”. Cuando los periodistas le preguntaron por qué él no visitaba, como primer ministro de otro país, la capital bosnia de Sarajevo, el replicó que Mostar se encontraba “más cerca”. Por supuesto, su intención era visitar una ciudad con mayoría croata, para así disuadir a los croatas de participar en las protestas.

Al mismo tiempo, la policía estaba arrestando croatas que intentaban organizar demostraciones en Livno contra la HDZ de Bosnia.  Protestas en apoyo fueron organizadas en todas las ciudades principales de Republika Srpska (pero con muy pocos participantes) y los trabajadores de la industria maderera en Drvar (RS) apoyaron las protestas. También, la Asociación de  Veteranos del Ejército emitió una declaración en la cual afirmaban que comenzarían las protestas si Milorad Dodik no renunciaba[15]. Es claro cómo la gente, a pesar de las manipulaciones de la burguesía y los medios, está intentando mostrar que estas demostraciones tienen un carácter social y de clase, y cómo intentan evitar que los nacionalistas la hagan enfrentarse entre sí. Como un graffiti en Tuzla versaba: “muerte a todos los nacionalistas”

Plenos: ¿organización de la lucha o su obstrucción?

En Tuzla, Sarajevo, Bihač, Mostar and Brčko, plenos populares fueron organizados (para ser honesto, cada minuto una nueva ciudad intentar organizar su pleno, por lo que probablemente haya dejado fuera algunos de éstos)
Los plenos son asambleas con democracia directa que se inspiran en el modelo organizacional utilizado por los estudiantes croatas durante los bloqueos universitarios de 2009. Acerca de la cuestión “qué es un pleno”, el activista Damir Arsenijević afirma:

“Un pleno es una asamblea de todos los miembros de un grupo. Es un espacio público de debate. No tiene líderes o prohibiciones. Las decisiones son realizadas públicamente….Un pleno no es un partido político, o una ONG, o una “asociación de una persona”. Un pleno es la real y única democracia. Un pleno elabora y adopta demanda orientadas hacia todas las instituciones del poder estatal mediante su propia declaración. Todos soportan las declaraciones, porque son las palabras de todos nosotros y las demandas de todos nosotros. Todos los otros modos de actividad hacia las instituciones del Estado solo mantienen la corrupción, el robo de la política partidista, y la persecución del beneficio personal y el enriquecimiento a expensas de un pueblo al cual se le ha robado”[16]

Sin embargo, a pesar de que los plenos son vistos como una cuestión positiva –como lugares donde las masas pueden ser escuchadas- debo expresar cierto escepticismo respecto del pleno de Tuzla. Mi escepticismo proviene de la persistente omisión de las demandas obreras originales por parte del pleno. El pleno sólo llamó a demostraciones pacíficas y a un gobierno técnico, y no trató las cuestiones sociales originales que decían relación con las cinco compañías

“Los obreros de compañías fallidas, que por años han demandado sus derechos ante las instituciones cantonales, y los organizadores de las protestas en Tuzla, organizaron un pleno de ciudadanos, en el cual llamaron a todos los ciudadanos a unirse y en conjunto fortalecer y decidir propuestas que hoy se dirigirán el consejo del Cantón de Tuzla
Los organizadores en la reunión declararon que la lucha por sus derechos debía continuar por medios democráticos y escuchando las demandas de los ciudadanos, y que también se había obtenido el apoyo de miembros de la comunidad académica de Tuzla.
 Hemos invitado a todos los ciudadanos de Tuzla y estoy feliz de que muchos abogados, profesores, personas educadas y profesionales hayan respondido. Aquí presentamos tres puntos que proponemos, también se encuentran extendidos. Tal es la situación que no podemos hacer nada apresurados, deseamos que todo sea hecho con experticia y de acuerdo con la ley”[17]

Como podemos leer en las resoluciones de los plenos, parece ser que expertos pequeño-burgueses corrieron en ayuda de los trabajadores en lucha, para decirles qué es lo mejor y más realista hacer. También, el pleno en Tuzla tuvo la oportunidad de proponer a su propia gente, la cual tendrá el mandato para formar el gobierno local

En Sarajevo, el pleno incluyó demandas más populares que de hecho pueden abarcar el tipo de demandas que el pueblo propuso:

·         ¡Que se bajen los salaries y compensaciones para los funcionarios políticos de todos los niveles del gobierno!
·         ¡Fin a la compensación cuando el período en el cargo termina!
·         ¡Que se venda el nuevo parque de automóviles y se invierta el dinero en el desarrollo de las fábricas en quiebra!
·         ¡Reformar y transparentar los gastos e ingresos!
·         ¡Que se apruebe la ley respecto de los orígenes de la propiedad!
·         ¡Proceso a los sospechosos de abuso de poder!
·         Invalidar todos los contratos de privatización ilegales y establecer la responsabilidad de las autoridades
·         Formación de una comisión independiente anti-corrupción
·         El daño que resulte de las protestas deberá ser  costeado con aquella parte de los ingresos que está destinada a la compensación para los representantes del gobierno[18]

De todo esto, podemos ver cómo la lucha tomó otra forma –desde los motines a los plenos-. Tendremos que esperar para ver si cualquiera de estas demandas de hecho será puesta en acción. Hasta momento pareciera ser que  todo el mundo está contento de que la violencia se haya detenido. Pero la cuestión de cómo los plenos se vinculan a lucha aún está por resolver

Como podemos ver a través de la demandas, éstas son populares y se enraízan en la oposición hacia los políticos y las élites político-económicas. Podemos conectar estas demandas con aquellas luchas que ocurrieron en Egipto, Túnez o Turquía, donde todo el mundo también demandó mayores libertades democráticas y derechos sociales. Este tipo de demandas han devenido bastante comunes en las protestas de la exYugoslavia. Recordemos solamente las protestas croatas “bando lopovska” (¡banda de ladrones!), o las protestas contra el gobierno de marzo y abril de 2011. Éstas siempre han sido un ataque contra la arrogancia, la corrupción y la pobreza. Siempre han sido una demanda por la vigencia de la ley y el Estado de bienestar –por una “sociedad justa” dentro de la sociedad existente-. Algunas veces estas demandas están conectadas con una nostalgia por Yugoslavia y la seguridad social que ésta proveía. Estas demandas constituyen una lucha por mejores condiciones de vida –por un mejor futuro

Pero la gente debe darse cuenta de que todas estas demandas nunca serán satisfechas. Incluso cuando la burguesía está presionada a tal nivel que debe inclinarse ante los deseos de las masas, sólo espera el momento en que la presión afloja, cuando pueden activar la contraofensiva. No obstante, movimientos como éste ayudan a formar la conciencia de los trabajadores en vista de nuevas luchas. Pero los obreros también deben pensar qué hacer cuando el movimiento se agote. ¿Cómo continuarán su lucha?

También, es importante que nos preguntemos cómo esta lucha afectará a toda la región. ¿Debemos esperar luchas similares en Croacia, Serbia, Montenegro, Albania, Kosovo o Macedonia? Todos estos países se encuentran en una profunda crisis económica, y de tiempo en tiempo emergen movimientos que se enfrentan a la elite política. Aún así, es poco probable que la clase obrera de otros países hoy responda a la lucha en Bosnia, pero con el tiempo uno no debe excluir acciones conjuntas al nivel de la exYugoslavia


Traducido por Manuel Salgado



[2] La Unión Croata Democrática (Serbcro. HDZ) es un partido político de importancia en Bosnia. Son un partido demócrata cristiano de centro-derecha. El partido comparte su nombre con el partido del mismo nombre en Croacia, porque originalmente éstos constituían una sola organización
[3] El Partido Acción Democrática (Serbcro. SDA) es un partido político bosnio de importancia en el país. Son musulmanes democráticos de centro-derecha.
[7] Dragan Markovinai, “Narodni bunt i medijska demagogija,” Abrašmedija.
[10] Andreja Živković, “The People’s Uprising: A Break with Dayton Bosnia?” Lefteast.
[12] Marija Ristić, “Serbia, Croatia Meet Bosnian Leaders to ‘Calm’ Unrest,” Balkan Insight.
[16] Damir Arsenijević, “What is plenum?
[18] Ibid.