domingo, 11 de mayo de 2014

¿Hacerle el juego a la derecha? (mayo 2014)


Respuesta a Sara Mendez:

Respondiéndole a la compañera Mendez, solamente diré que "hacerle el juego a la derecha" es un argumento pro-burgués y pro-capitalista que desde hace más de medio siglo vienen enarbolando algunos. Algunos apuntes respecto de esta forma argumental:

(i) La misma trae mucha confusión, porque no es para nada claro cuál es la "izquierda" que se opone a la "derecha". Ejemplos de ésto se muestran en el hecho de que hace mucho tiempo hay quienes hablan de que la Concertación es "una de la dos derechas" y no tiene que ver en realidad con la izquierda, mientras otros afirman sin verguenza que éste es un conglomerado de centro-izquierda. Los primeros incluyen desde el PC (AP), hasta varios de los que votaron por TALM. Para mí, la primera posición es errada histórica, teórica y estratégicamente, aunque la misma pueda servir táctica o retóricamente para un debate de sobremesa. Es errada porque la cuestión de las transformación no pasa por la "unidad de la izquierda", sino por la unidad de clase obrera explotada 
(e..g http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2014/04/sobre-la-unidad-de-la-izquierda.html)

(ii) "Hacerle el juego a la derecha" supone promover la "unidad de la izquierda", cuestión errada desde una perspectiva materialista-clasista (ver el vínculo anterior y sumarle: http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2013/10/un-comentario-una-columna-de-frei-betto.html)

(iii) Allende y otros sobre-ideologizados hablaron entre 1971 y 1973 de que "demandar la Asamblea del Pueblo" (y poner en práctica iniciativas en este respecto), era "hacerle el juego a la derecha". Esto cuando la misma Asamblea del Pueblo estaba contemplada en el Programa con que salió electo Allende, por lo que quienes demandaban su implementación (y la abolición del parlamento que suponía), meramente estaban exigiendo que no se hipotecara su "soberanía". Además, las posibilidades electorales de llamar a la Asamblea del pueblo estuvieron dadas luego de la elecciones de 1971, cuando la UP sacó más del 50% de los votos