martes, 20 de mayo de 2014

Imaginando una sociedad justa y sustentable: una crítica a los modelos económicos alternativos del Movimiento por la Justicia Global (Mi Park, 2011)

Se utiliza como sinónimos al “Movimiento por la Justicia Global” (MJG) y el “Movimiento contra la globalización neoliberal” (MCGN)

-          Se opone a los acuerdos de libre comercio, la desregulación, los mercados financieros, el menoscabo a los derechos de los trabajadores, las mujeres, los campesinos, el impacto del neoliberalismo en el medioambiente y la biodiversidad.

-          Ha conformado el Foro Social Mundial (FSM) y sus variantes europea, asiática y africana

-          El MCGN no es una fuerza unificada y sin tensiones (e.g. respecto de la OMC, algunos proponen reformarla, mientras otros hablan de abolirla)

Modelos económicos alternativos

Cautela metodológica: los límites entre los distintos grupos que aquí se reconocen, en lo real no siempre son tan claro, ya que algunas posiciones e individuos se entremezclan y traslapan. Por esto, la siguiente clasificación debe entenderse como un intento de comprensión que intenta distinguir y que para hacerlo debe siempre acentuar las diferencias y agrupar las similitudes

Criterios de clasificación: propiedad (property ownership), tecnología ecológica, economías de escala, agencia de coordinación (Estado-nación, instituciones transnacionales), el alcance del mercado y el comercio más allá de las fronteras

 I. Modelo de la globalización eco-capitalista

Propuesto por la Confederación Sindical Europea, la Organización Internacional del Trabajo, la Confederación Internacional de Sindicatos Libres, y ONGs como Green Peace, Los Amigos de la Tierra, Oxfam y la Organización Internacional por el Comercio Justo. En Estados Unidos y Canadá sindicatos, empresarios y ONGs se unieron en lo que se denominó la “Alianza Verde-Azul” (para eeuu en la “Alianza Apollo”, para Canadá la “Red de Economía Verde”) 

Medidas

-          Trabajos verdes, productos que ahorren energía, producción de energía a través de fuentes renovables (viento, sol, geotermia, hidroelectricidad, etc), economía verde que proteja los derechos de los trabajadores mediante un marco global vinculante, mayor inversión en transporte público, producción manufacturera verde, programas de conservación de energía

-          Respecto de lo financiero proponen la Tasa Tobin (idea del grupo ATTAC), así como también postulan la innovación tecnológica así como transferencia tecnológica hacia los países en desarrollo

-          Se propone un comercio justo que beneficie tanto a países “desarrollados” como “en desarrollo”. Esto se lograría meramente regulando las instituciones existentes mediante cuestiones como los “sellos verdes”, la responsabilidad social empresarial (los negocios éticos), los criterios medioambientales

-          Oxfam propone que los países “en desarrollo” deben tener un acceso preferente a los mercados de los países “desarrollados”, mientras los primeros mantienen medidas proteccionistas (también se propone que se penalice a los países desarrollados cuyas exportaciones excedan sus importaciones). Sin embargo, esta propuesta no es compartida por la mayor parte de las organizaciones de este campo

-          Se desvincula el crecimiento económico de la destrucción medioambiental

Comentario Mi Park

-          El fundamento de la proposición que desvincula crecimiento de destrucción ambiental es la curva de Kuznets: las tecnologías más avanzadas siempre tienden a utilizar menos materias primas para generar más producto (ver si esto se cumple según los análisis marxistas)

-          En realidad, las organizaciones vinculadas a esta propuesta (en los centros desarrollados) intentan repatriar procesos de producción deslocalizados previamente, creando más trabajos nacionales y un excedente de exportaciones por sobre importaciones. Esto último necesariamente supone la acusación de la desigualdad

-          Este modelo no tiene en cuenta la naturaleza inherentemente contradictoria del capitalismo (sus crisis periódicas)   

II. Regionalismo alternativo (modelo de la economía solidaria)

Propuesto por el Foco en el Sur Global, el Instituto Transnacional y La Vía Campesina

Medidas

-          Las organizaciones de “coordinación internacional” (OMC, FMI, BM) deben ser reemplazadas porque tienen una tendencia estructural hacia el “libre comercio”

-          También deben reemplazarse los actuales bloques regionales (e.g. ASEAN), por otros bloques alternativos basados en la complementariedad (por ejemplo, el ALBA, el SAARC de Sudáfrica, etc)

-          Se privilegia la producción y los mercados domésticos por sobre lo internacional (deben utilizarse subsidios, aranceles, cuotas, etc).

-          Se pone el énfasis en la “calidad de vida”

-          La estructura de propiedad propuesta incorpora cooperativas, empresas privadas y empresas estatales (se excluye a las transnacionales). Se entiende a esta estructura como una “economía mixta”

-          Se enfatiza en el desarrollo de tecnologías amigables con el medioambiente (e.g. La Vía Campesina rechaza la utilización de bio-tecnología a gran escala en la agricultura

-          Justicia climática, reducción de emisiones, deuda ecológica diferencial entre países “desarrollados” y “en desarrollo”

-          Fondos para el desarrollo regional que permitan superar la dependencia respecto de la exportación a los mercados norteños

III. Modelo de localización centrado en el Estado-nación

Propuesto por el Foro Internacional sobre la Globalización, el Council of Canadians, el Instituto Polaris, partidos verdes de Inglaterra, Galés, Irlanda y Sudáfrica (estos últimos partidos rompieron con sus homólogos alemanes y yanquis justamente porque los últimos se oponen al énfasis en la “localización nacional”)

Medidas

-          Se critica la sobreproducción, el consumismo, la sobrepoblación, la existencia de países mono-productores y dependientes de los mercados financieros

-          Se propone una sociedad local en la cual todo lo necesario se produce y consume localmente (el comercio internacional debe existir sólo respecto de recursos que no existan en un país dado)

-          Énfasis en el Estado. Éste debe promover la localización “nacional” a través de medidas como la baja impositiva para las inversiones de largo plazo, el privilegio de las compañías extranjeras que utilizan recursos, trabajadores y mercados nacionales

-          Se propone un sistema de cálculo de precios implementado por el Estado que incluya la degradación medioambiental

-          Énfasis en  la tecnología de baja escala compatible con la pequeña producción, la cual sería capaz de satisfacer las necesidades de las pequeñas comunidades

-          Se postula la contracción del crecimiento de las naciones desarrolladas y el impulso al crecimiento de los Estados “en desarrollo”

-          Se incentiva la compra de productos nacionales y la inversión en la economía nacional. En esta línea existe énfasis en los mercados campesinos locales, las cooperativas, los bancos comunales

-          Se utiliza el lema “desarrollo a escala humana”

Comentario Mi Park

-          “La localización, sin embargo, dependiendo de quién la aplique y a cual sector económico, puede tener consecuencias negativas para el movimiento de las personas y la diversidad cultural. En otras palabras, las medidas de localización, si son aplicadas a todas las áreas de bienes y servicios de los países ricos, pueden implicar el proteccionismo y las políticas anti-inmigración de los ricos”

-          Quienes apoyan este modelo se oponen a la libre circulación de los bienes y el capital, pero se muestran silentes ante la cuestión de la inmigración

-          Grupos de derecha en los centros utilizan argumentos y discursos ecologistas para fundamentar sus políticas racistas y anti-inmigración (e.g. Partido Nacional Británico, Movimiento Ecologista Independiente de Francia). Intelectuales de la derecha ecologista son Edward Goldmisth (UK), Jonathon Porrit (UK), Antoine Waechter (Francia), Alain de Benoist (Francia)

-          La Fundación por la Ecología Profunda ha financiado partidos y proyectos contra la inmigración en distintos países

-          El BNP británico se auto-declara “el verdadero partido verde de Gran Bretaña” (contra las transnacionales, promueve la compra y producción nacionales, postula impuestos para las empresas que lleven su producción fuera del país, impulsa la producción nacional de productos agrícolas y de las técnicas orgánicas y con bajo consumo energético)

IV. Modelo de una economía de subsistencia y decrecimiento

Propuesto por bioregionalistas, eco-feministas espiritualistas, eco-socialistas, eco-anarquistas y autonomistas cercanos a la tradición de la ecología profunda

Medidas


-          Se critica la sobreproducción, el consumismo, la sobrepoblación, la existencia de países mono-productores y dependientes de los mercados financieros

-          Se propone una sociedad local en la cual todo lo necesario se produce y consume localmente (el comercio internacional debe existir sólo respecto de recursos que no existan en un país dado)

-          Énfasis en  la tecnología de baja escala compatible con la pequeña producción, la cual sería capaz de satisfacer las necesidades de las pequeñas comunidades

-          Se utiliza el lema “desarrollo a escala humana”

-          Rechazan la centralidad del Estado. Su sociedad ecológica justa sería autonomista y federalista. Además de la cuestión ecológica, esto es necesario para la existencia de la democracia directa (concebida como participación cara a cara) y la participación de todos en las decisiones fundamentales que organizan la vida social. Así, debe volverse a la pequeñas comunidades vinculadas mediante conexiones pacíficas (aldeas autónomas autosustentables, etc)

-          Rechazan la tesis del “desarrollo alternativo” o “crecimiento alternativo”. Proponen a los países desarrollados que decrezcan (bajen sus niveles de consumo) y a los países “en desarrollo” les aconsejan que simplemente se salten el industrialismo y recobren una economía rural de subsistencia 

-          Se oponen al capitalismo (concebido como “sociedad de mercado”), porque éste, incluso regulado, es codicioso, irracional, arcaico, etc. Por esto proponen eliminar la propiedad privada y el libre mercado

Comentario Mi Park

-          “El concepto de local, y/o de bio-región, es demasiado vago como para ser utilizado como unidad de gobernanza. ¿Cuáles son los límites de una bio-región? ¿Cómo se sustentará y enfrentará los desafíos una federación bio-regional de comunidades autónomas, provenientes de una situación de doble-poder en la cual el Estado-nación es aún una autoridad política principal…?

-          ¿Cómo se controlarán los recursos en estas futuras federaciones? ¿Quiénes y cómo se dirimirán las disputas?

-          ¿Cómo se abordará el problema de los sentimientos nacionales propios de las distintas poblaciones?

-          ¿Qué significa la localización para los países desprovistos de recursos (financieros, naturales, tecnológicos)? ¿Cómo puede devenir autosuficiente y auto-valente un país que carece de recursos?

-          “Dado que el comercio internacional existe desde hace milenios y ha formado nuestras culturas en su existencia actual…”

-          MI Park cuestiona la cuestión local estableciendo el hecho de que hoy la mayor parte de la gente vive en la urbe (pero sólo pone el ejemplo de Corea del Sur). Así, se requeriría una reformulación total de la forma de habitar para conseguir este objetivo…

Esta tesis debe ser probada empíricamente de manera más rigurosa (además de la distinción urbe/agro es una sujeta a discusión por infinidad de autores –existen muchos casos intermedios, etc-). Asimismo, es precisamente el objetivo comunista reformular la diferencia entre campo y ciudad (ver el trabajo de Ross Gandy de 1979)

V. Modelo de planificación socialista

Propuesto por organizaciones de tradición trotskysta

-          La mayor parte de esta corriente presenta la tesis marxista básica de que “la forma concreta de las instituciones alternativas y las nuevas reglas emergerá de las interacciones contenciosas entre las fuerzas políticas, y que por esto diseñar un esquema basados en un futuro desconocido o de circunstancias que no podemos conocer hasta que seamos parte activa de este proceso, es un ejercicio mental sinsentido.

Excepción respecto de esta posición es el trabajo de Alex Callinicos (manifiesto Anticapitalista, 2003), quien toma las elaboraciones de Pat devine para proponer las siguientes medidas:

-          Ver “Sobre la teoría económica del socialismo” (Friket Adaman y Pat Devine), ficha que está incluida en nuestra siguiente ficha: “Nuevas notas sobre el debate acerca del carácter de la urss”

-          Unidades producción nacionales proveen servicios tales como comunicaciones, energía y cualquier producción que es demasiado grande como para ser manejada por unidades regionales

-          La actividad en pequeña escala (servicios de mantenimiento y reparación, servicios profesionales, cafés, restaurantes, música, recreación, medicina alternativa, artes y artesanías, etc) están exenta de planificación porque consume mucho tiempo planificar tales actividades de pequeña escala. “Callinicos cree que el alcance de las pequeñas empresas puede ser democráticamente negociado”

Comentario Mi Park

-          “Una cuestión crítica que debe ser abordada, sin embargo, es “quién” decide qué es lo esencial y qué no lo es. Hoy, beber café puede ser una necesidad básica para muchos mientras otros consideran que el café no es un bien esencial. Varias prácticas religiosas constituyen necesidades metafísicas esenciales para algunos, pero son no-esenciales para otros. Los cosméticos y los distintos tipos de vestidos ajustados son productos patriarcales para algunos, pero para otros éstos llenan una necesidad estética importante, etc”

Esta es la tarea de la democracia obrera. No es tan difícil distinguir entre lo necesario y lo superfluo en términos amplios. Es posible que el café y las pinturas femeninas sean necesidades básicas hasta cierto punto, la clase obrera restringirá su consumo diferenciado y desigual (no existirá 10 tipos de café de calidad diferente según valor, sino sólo unos pocos tipos de café de precios no muy distintos; no existirán millones de cosméticos, sino solo algunos pocos baratos, etc). Respecto de la religión, ésta desparecerá (lo que no es lo mismo que la desaparición de la espiritualidad). Ahora bien, en el caso de la existencia de recursos escasos, es obvio que la clase obrera será capaz de “ver por encima de sus narices” y privilegiar techo, comida y transporte, por sobre cierto tipo de estimulantes y cosméticos…

-          “¿Qué sucede cuando los individuos están en descuerdo con la “sociedad” (con los consejos comunales, las comunas, o los consejos obreros y de consumo en las sociedad alternativas) respecto de la evaluación de sus necesidades? ¿Existirá la posibilidad de que bienes no esenciales estén disponibles? ¿Estigmatizará la sociedad a aquellos que buscan satisfacer necesidades no-esenciales (burguesas, consumistas)? ¿Existirá una revolución cultural contra el capitalismo consumista?”


-          “Desde los ecologistas profundos hasta los anarco-comunistas, pareciera existir una inclinación general hacia una sociedad hiperética, ascética, lo cual se revela en su casi religiosa prédica respecto de la necesidad de reducir el consumo y minimizar los deseos humanos”

La crítica marxista al capitalismo (y la sociedad futura que ésta tiene implicada) no es moralista. Ver nuestro pequeño aporte en: http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2013/04/reflexiones-sobre-la-categoria-de.html, así como los trabajos de Allen Wood
-          “Pero encontrar maneras de separar las necesidades esenciales de las no-esenciales es altamente problemático…Los votos democráticos son poco adecuados para identificarlos porque la cuestión aquí es acerca de las preferencias de las personas, de su gusto: “¿Qué sucede con los derechos de la minoría en la cuestiones de consumo? ¿Es adecuado que los ciudadanos de un pueblo o un país voten 3 a 1  a favor de no proveer algo –desde cuartetos de cuerda hasta el pan integral de centeno- que ocurre es sólo un gusto minoritario?” (Alec Nove, 1983).

-          “La vergonzante cultura de los bienes materiales comparada con la búsqueda de una necesidad espiritual más elevada (¿por tanto esencial?) puede ser popular en muchos círculos religiosos, pero yo me pregunto si este mismo camino no nos lleva hacia una revolución cultural de tipo bastante anti-cultural… “No existe nada anti-socialista en la noción de que los ciudadanos deben buscar sus variadas necesidades y gustos hasta el máximo que sea consistente con la capacidad productiva de la sociedad y el bienestar de sus compañeros ciudadanos…” (Alec Nove, 1983)
  
Estamos de acuerdo con la cita de Nove. La cuestión es que “el bienestar de sus compañeros ciudadanos tiene primacía. Y esto no por una cuestión moral ni espiritual, sino racional (ver el artículo anterior). Respecto de la cuestión de los gustos, Park parte de una noción asocial e individualista de los “gustos”. En una formación poscapitalista éstos serán aún más colectivos-sociales que bajo el mpc. Esto no implica necesariamente la eliminación de la diferencia, sino sólo su reducción racional en consonancia con el bienestar de todos los “compañeros ciudadanos”. Así también, siendo que la diferenciación es inherente a toda forma de vida (social y natural), los gustos minoritarios existirán. Y éstos son solo un problema para quienes entienden de manera burda la democracia obrera (como Park). El mismo centralismo democrático demuestra que debe permitirse la constitución de facciones, la importancia de los votos de minoría (de hecho, ante una situación en que la escasez no es extrema, es probable que los mismos “gustos minoritarios” no sean eliminados de la realidad material ni no satisfechos, sino solo desprivilegiados…)

VI. Modelo anarco-comunista

Se basa en las idea de “ecología social” de Bookchin, la “Economía Participatoria” de Albert y la “Democracia Inclusiva” de Fotopoulos

Medidas

-          Se busca crear una economía cooperativa sin dinero y sin Estado, basada en la propiedad comunitaria y la autogestión obrera

-          Muchas de las propuestas de esta corriente se traslapan con lo postulado por el “modelo de decrecimiento”. Los anarco-comunistas se diferencian de este modelo porque ponen mayor énfasis en las cooperativas obreras, los consejos obreros, las asambleas comunitarias, así como también porque privilegian el elemento de la planificación (descentralizada) por sobre la actividad mercantil

-          Para Fotopoulos, “todos tienen que trabajar por un número mínimo de horas para satisfacer las necesidades ciudadanas básicas que serán identificadas a través de asambleas demóticas. Para necesidades no básicas, la gente puede trabajar horas extra si lo desean”

El error es que se considera al trabajo como una cuestión individual, cuando éste siempre es social. Por ejemplo, si es que yo deseo satisfacer una “necesidad no-básica”, para hacerlo no sólo requiero “trabajar horas extra”, sino que organizar un proceso de trabajo colectivo que sea capaz de proveer esta necesidad. Así, es necesaria la acción colectiva, a lo cual se suma el problema de los medios de producción (cuales serán libres y pueden ser adoptados para el trabajo superfluo, etc)

-          “Para contrarrestar problemas de la planificación como la falta de competencia y las malas elecciones de los consumidores, Fotopoulos propone un mercado artificial donde cualquiera puede iniciar una empresa demótica (una empresa propiedad del demos y controlada por éste), hasta tanto su propuesta productiva sea aprobada por la asamblea demótica”

-          “…el incentivo para la competencia no es monetario, sino que lo es la “satisfacción moral” que los productores sentirán si su trabajo es apreciado por los consumidores…Como muchos anarquistas que creen que el mutualismo o el altruismo son esenciales para la naturaleza humana, (se) afirma que las personas no serán “free riders” egoístas en la sociedad futura”


Comentarios Mi Park

-          “La asunción de una correlación positiva entre los dos (economía en pequeña escala y justicia) no se encuentra empíricamente bien fundada. Existe poca evidencia convincente de que la producción en pequeña escala fomenta mayor igualdad económica y prácticas eco-responsables. Las pequeñas empresas puede ser tan explotadoras como dañinas para el medioambiente como los son las grandes empresas. Constreñidas financieramente a adoptar costosas eco-tecnologías y a proveer beneficios decentes a sus empleados (menos horas de trabajo y vacaciones pagadas más largas), las pequeñas empresas pueden recurrir a medidas para recortar costos”

VII. Modelo eco-socialista

Propuesto  por activistas asociados con la Red Eco-socialista Internacional (Michael Lowy, Derek Wall, Joel Kovel e Ian Angus crearon esta organización en 2007)

Medidas

-          Rechaza el productivismo socialista que enfatiza en la industrialización y el crecimiento económico

-          Muy similares al modelo de planificación socialista (una diferencia menor es que algunos autores –Kovel- ponen más énfasis en la cooperativa obrera como la unidad fundamental de la sociedad)

-          “En lo que respecta a los negocios de pequeña escala, Kovel argumenta que éstos pueden contratar trabajadores asalariados, pero que esta situación sólo será temporaria a que ninguna explotación rentable de trabajo será permitida”

Comentario Mi Park

-          “Los eco-socialistas critican al capitalismo por ser inherentemente despilfarrador, debido a su tendencia inherente a la sobreproducción. A menos que sólo exista un tipo de bienes y servicios disponible, no obstante, la sobreproducción de ciertos bienes y servicios (y por tanto cierto despilfarro) puede ser inevitable si permitimos libertad de consumo”

“Mientras más elección existe, menos predictibilidad. Mientras menor el espacio de elección, menos despilfarro. ¿Cómo puede el usuario influencia lo que es producido, en detalle, en una economía planificada? Esta no es una cuestión simple. Con “detalle” no solo me refiero al “calzado”, sino que los zapatos que  uno efectivamente desea, no alimento, sino el plato que uno prefiere. Los planes son agregados, deben ser recucidos a un número manejable. Las necesidades son específicas. Un aspecto de la elección es la competencia” (Alec Nove, 1983)

-          “No es viable planificar cosas como la ropa, los cosméticos, los utensilios del hogar, los artículos de oficina, etc, que vienen en un millón de variantes. Si desestimamos los gustos y preferencias de la gente (sus valores de uso), las personas estarían forzadas a vestirse con sólo una limitada variedad de vestidos y utilizar una selección limitada de bienes y servicios. El mercado cumple, en este respecto, el rol de vincular los variados gustos de la gente con productos existentes. La competencia es igualmente despilfarradora e innovadora. Es innovadora porque permite a la gente satisfacer sus necesidades en una variedad de formas y esto impulsa innovaciones creadoras. La competencia, no obstante, es despilfarradora porque puede duplicar los esfuerzos productivos. Para contrarrestar las limitaciones de la competencia, Nove propone una mezcla entre la planificación y el mercado, en tanto “ingrediente necesario para cualquier economía socialista tolerable o viable”. Visto bajo esta perspectiva, la elección entre e l mercado (producción para la ganancia) y planificación (producción para las necesidades sociales) es un dilema falso, ya que la actividad mercantil también puede ser planificada a través de varios mecanismos (impuestos, regulaciones medioambientales, leyes laborales, subsidios gubernamentales, etc)

-          “La oposición dogmática respecto del mercado va de la mano con el rechazo de a ver los desafíos que emergen de la compleja relación entre la economía de escala y las diversas formas de democracia. La complejidad de la planificación, especialmente en economía de gran escala, requiere no sólo de especialistas con conocimiento técnico sino que también “una línea de mando, responsabilidad y autoridad (e.g. una jerarquía)”

-          “El trabajo de coordinación a multi-nivel puede no ser factible bajo un sistema de democracia directa, pero opera mejor con un cuerpo administrativo especializado y órganos de democracia representativa…Cómo Nove lo puso, “no debemos construir un sistema económico bajo la asunción de un altruismo alto de miras; como tampoco debemos asumir que nadie abusará de su autoridad” (Nove, 1983). Hasta tanto las condiciones socio-económicas que requieren la competencia y la coordinación existan, una organización tipo estatal y de tipo mercantil permanecerán, aún si escogemos llamarlas de manera diferente (una asamblea federal a cambio del Estado, o un mercado “artificial” opuesto a un “mercado real”)”

Las conclusiones generales de este artículo pueden ser resumidas mediante la expresión “materialismo acrítico, materialismo naturalizador, materialismo estático, materialismo feuerbachiano pasivista, etc”. Vamos por parte. Primero, el cálculo material microeconómico no es imposible ni inalcanzable, como han mostrado Oskar Lange (1967) y Cockshott y Cotrell (1990s). Segundo, todo el énfasis en la microeconomía neoclásica (basada en el consumo) se encuentra errado. Antes bien, desde una perspectiva obrerista, comunista e igualitarista la primera pregunta (en términos lógicos e históricos) es “quién (y “para quién”)  y “cómo” se produce. De la respuesta a esta pregunta se derivan las respuestas acerca de “qué” y “cuánto” producimos. La democracia obrera no es una democracia en la esfera del consumo, sino que coincide con el igualitarismo en la repartición de las tareas. La superación de la sociedad de clases capitalista exige la preeminencia del “cómo” y el “quién” por sobre el “cuánto” y el “qué”. Y esta determinación es que la explicará la menor diversidad de gustos (en serio, ¿son necesarios millones tipos de poleras, como argumenta la autora?) y la menor necesidad de la democracia en el “consumo”. Esto es también lo que hará innecesaria la coordinación mercantil en la esfera microeconómica. Pero bueno, frente al “socialismo de mercado” de Nove no hay comunista que pueda dar el vamos (¡pero si incluso justifica el despotismo de fábrica!). El ánimo meramente redistribucional de Nove se muestra en esto. Nove y Park no luchan contra la explotación. Ahora, también es pertinente recordar que la primera tarea racional es la derrota del enemigo de clase (en términos nacionales e internacionales). La cuestión del “horizonte” se encuentra inextricablemente ligada a esta tarea: sólo poniendo el énfasis en el “quién” y el “cómo” podemos evitar que vuelva a resurgir la explotación y la sociedad de clases.
También es importante tener en cuenta que para Park no existen principios de determinación; sería importante recordarle que la economía mixta (por la cual se decanta), en presencia de mercado, es economía capitalista basada en la explotación. Esto porque cualquier mercado posterior al mpc será funcional y propio de la clase explotadora capitalista. Más todavía, si la sociedad transicional (socialismo) preanuncia la sociedad futura (comunismo), la derrota de clase dominante propia del mpc (que aún existe bajo el Estado obrero y pugna por reaparecer bajo el socialismo) requiere la eliminación del mercado (instrumento esencial de coordinación capitalista). En esencia, la eliminación del mercado es la eliminación de la ley del valor. Esto es, la sociedad transicional supone la plena expropiación y niega la pequeña propiedad capitalista. Seguir reflexión…