miércoles, 10 de diciembre de 2014

Crítica inmanente al fetichismo de los miristas actuales (octubre 2014)

Leyendo todos los documentos públicos del MIR desde agosto de 1972 a septiembre de 1973, se aprecia una progresiva desmaoización de esta agrupación política. La situación objetiva de la lucha de clases era imposible que fuera negada, de ahí que el MIR deviniera una "expresión deformada de la clase obrera" ("deformada" porque nunca pudo terminar plenamente con el guevarismo, nunca pudo hacer la transición necesaria al trotskysmo). Este MIR de septiembre de 1973, es capaz de hacer la crítica a los actuales miristas, más fetichistas de la personalidad que un líder carismático weberiano. Dejo esta crítica inmanente del MIR de este momento a los actuales miristas, un MIR que en 1973 no se puso a llorar y lamentarse porque "nos encarcelaron a Miguel".
 MIR: Prepararse para luchar en todos los terrenos (El Rebelde N° 97, 27 de agosto-3 de septiembre de 1973)
“Al cierre de esta edición (viernes) la Fiscalía Naval emitió una orden de detención contra Miguel Enríquez, Secretario General del MIR. También exige el desafuero de Carlos Altamirano, Secretario General del PS, y Oscar Garretón, Secretario General del MAPU.
 Este hecho es de extraordinaria gravedad, que muchos creyeron que jamás se produciría bajo este Gobierno. Pero la realidad es así, y es hora ya que se convenzan y dejen de ser cómplices de los momentos represivos que se avecinan
  Pero esto no es todo. Lo más grave es que ha sido precisamente el Gobierno, prisionero de su impotencia y su debilidad, el que dio luz verde a través de un requerimiento por Ley de Seguridad Interior del Estado por esta supuesta subversión, lo que le ha permitido a este Fiscal ordenar la detención del Secretario General del MIR y la petición de desafuero a Altamirano y Garretón….
Sin embargo, sería un suicidio político entender que esta nueva situación debe ser asumida por los revolucionarios con una concepción conspirativa de la lucha y abandonar lo que hoy continúa siendo el aspecto fundamental y decisivo del combate de clases: la lucha política abierta y de masas. El hecho de que la detención o represión a los revolucionarios esté planteada como amenaza inmediata no puede ser entendido, bajo ningún pretexto, como que automáticamente la lucha política de masas ha desaparecido. Represión a los revolucionarios y eliminación de la lucha política de masas no son sinónimos. Por el contrario, la represión a los revolucionarios es precisamente una tarea preventiva que la burguesía se plantea para dejar su conducción a las masas, para mejor reprimirlas después. Este es precisamente el objetivo que persigue la burguesía y el Estado patronal con la orden de detención y la represión a los revolucionarios...”
(subrayo el último párrafo)