miércoles, 10 de diciembre de 2014

Sobre los sindicatos, el paralelismo y el PT de 1938 (octubre 2014)



 Esta noticia de la ICFI,
 
 
quien tiene una posición no trotskysta y más bien ultraizquierdista respecto de los sindicatos, da para pensar algo más el tema. Cuando comienza esta crítica marxista más fuerte al comunismo de izquierda (Lenin en 1921, si no recuerdo mal -aunque hay críticas anteriores a la izquierda comunista en 1918 y antes), Illich operaba con dos premisas básicas: i) existía una situación prerrevolucionaria o cercano a ello en distintas formaciones centrales capitalistas; ii) existía una fuerte tendencia al alza en la afiliación a los grandes sindicatos por parte de la base obrera (tenidos por amarillos y reformistas). En el caso del PT, podríamos hablar que nuevamente se escribe en un momento de alza de lucha de clases, y justo con el ejemplo francés, donde el estalinismo controlaba una cgt, pero que era muy masiva y tenía importancia y peso políticos considerables.
 
 El punto es que estas dos tendencias no se cumplen hoyen Chile, al menos no al nivel de esos tiempos. Existe una leve/parcial alza en la lucha obrera (paros ramales por ejemplo), y la CUT viene perdiendo afiliados combativos hace bastante rato (incluso la base combativa dentro de la cut tiene hoy una posición paralelista). Si bien es claro que no es correcto aislarse de las masas y renunciar a la lucha por la conquista "directa" de la base obrera más masiva y poderosa ("directa" porque los paralelistas plantean su conquista en el más largo plazo de manera "indirecta": que la CUT pierda miembros y que éstos se vengan para acá -al menos en algunos casos se plantea esto-), el hecho de que la cgt francesa a) esté financiada casi en 90% por grandes patrones declarados; b) tenga una base sindical de 7% de afiliación en relación a la masa total de la fuerza de trabajo, c) no sólo sea burocrática por naturaleza (que es el argumento asilacionista que utiliza Gorter en 1921 y que es discutible -sino tendríamos que tener un marxismo que no tiene problemas con la teoría de la organización de Michels-), sino que cumpla directamente funciones de gestión-administración-explotación reconocidas por los mismo patrones (quienes de hecho hablan a favor de este tipo de sindicalismo que dicen es muy necesario)...todo esto nos lleva a pensar si Lenin y Trotsky no nos plantearon un problema como el de Sísifo (aunque responder afirmativamente lleva a la desesperanza).