martes, 9 de diciembre de 2014

La tesis de la primacía de las fuerzas productivas (ffpp) y el programa espacial (octubre 2014)


Siempre se ha criticado al trotskysmo consignando que su tesis de que las fuerzas productivas del capitalismo se han estancado, es una errada. Si por fuerzas productivas entendemos mero producto y productividad, entonces la crítica al trotskysmo es certera. Lo que no se tiene en cuenta en este caso, es que la noción "fuerzas productivas" es algo más compleja y rica en significados. Por una parte, hay que tener en cuenta que el texto fundamental donde Marx desarrolla esta idea de la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, es uno que fue publicado bajo la censura prusiana, como ciertamente mostró Arthur M. Prinz en 1967. En efecto, el Prefacio a la Contribución a la crítica de la economía política, publicado en 1858-9, paradigmáticamente omite la expresión "lucha de clases": esto no es arbitrario. Tampoco es arbitrario el sesgo "pasivista" en este Prefacio (al menos bajo algunas interpretaciones), que se muestra en aquella conocida frase acerca de que "toda sociedad solo está lista para ser remplazada por otra solo cuando ha desarrollado todas sus potencialidades" (o algo así). Empero, bajo este marco de censura Marx igual intentó deslizar conceptualmente sus ideas fundamentales. De ahí que para la mayoría de los miembros de la II Internacional, el concepto de fuerzas productivas no significara meramente mayor producto o productividad, sino que se vinculara estrechamente con al crecimiento y la generalización de las bases sociales de la revolución socialista anticapitalista. En efecto, la tesis de la primacía de las fuerzas productivas, implicó en ciertos momentos para Plejanov, Kautsky y Lenin (por ejemplo), la necesidad del crecimiento y la generalización de la condición social obrera, el agente transformador por excelencia para el marxismo. De ahí que se planteara la necesidad de una revolución democrática acaudillada por la clase obrera, la cual ampliaría las bases de su desarrollo como clase, y, así acusaría la lucha de clases, llevaría al "libre desarrollo de la lucha de clases". Es en razón de esto que el corsé que suponían las "relaciones de producción", se refiera también al hecho de que el modo de producción capitalista opere fragmentando a la clase obrera. Fragmentación que reduce la posición obrera clásica, basada en el plusvalor relativo y la subsunción real, y así, por implicación, aquella franja obrera a la cual Marx (en EL Capital) adosó las mayores posibilidades estructurales de generalizaciónd e la conciencia de clase revolucionaria.
 
 
 De ahí que Marx no pospusiera la revolución obrera anticapitalista hasta que el producto/productividad creciera a raudales. De ahí que para él la revolución anticapitalista (en sentido permanente y que opera mediante la tesis conceptual implícita del desarrollo desigual y combinado), estuviera a la orden del día siempre comenzando en Francia (y expandiéndose en sentido europeo-mundial).
 
 
Es sólo la deformación estalinista de la tesis de la primacía de las ffpp, deformación que toma elementos presentes en el seno de la II Internacional, a saber los preferidos por los mencheviques y tendencias afines (pero que no eran los únicos, como mostramos más arriba), la que entiende a éstas como mero producto/productividad, sustrayéndole a la idea marxista original todo sentido conflictivo y de "lucha de clases".
 
 
 Bueno, toda esta "introducción", es para postear un vínculo en el cual la ICFI da un botón de muestra del tipo de desarrollo (deformado-estancado) de las fuerzas productivas (entendidas en su sentido estrecho como mero mayor "producto"). En él se explica cómo la tecnología espacial actual se sostiene casi por completo en base a naves y motores desarrollados por las URSS hasta 1960. Se muestra, también, cómo la conquista del espacio, prometida desde 1969, se ha estancado de manera muy dramática. El hombre no ha vuelto a la luna desde 1972, apenas visita Marte regularmente, y no ha pisado venus (por ejemplo). Si esto muestra, por un lado, el corsé que supone la producción capitalista signada el beneficio, por otro también ilustra el grado de avance que permite la planificación centralizada de la producción: de hecho, el avance soviético en tecnología espacial, solo explicable por esta planificación centralizada, fue uno aceleradísimo (y esto con bajo una forma de sociedad, burocrática y dominada por una casta -y todo lo demás que se quiera añadir-, que operaba estructuralmente mediante el pleno empleo -el derecho al trabajo no estaba sujeto a la voluntad de los patrones-, y que por lo demás subsidiaba a Cuba y los países del glacis....)