jueves, 11 de septiembre de 2014

Sobre el 11 de septiembre de 1973 chileno (10 septiembre 2014)


Mañana se viene el 11. Los compas del ptr ya publicaron la carta de los cordones del 5 de septiembre de 1973, así que no voy a redundar por ese lado. Más bien quiero compartir un trabajo que escribí a fines del año pasado, el cual analiza, en términos políticos y de clase, el contenido de la situación prerrevolucionaria que se abrió a mediados de 1972.
Sólo agregar que el guevarismo sostenía que existía una situación casi revolucionaria en todo el subcontinente latinoamericano ya desde mediados de los 1960s. El ultraizquierdismo estalinista de estos maoístas, obviamente se caracteriza por evitar hacer "análisis concreto de la situación concreta" (eso que la sociología burguesa, dependentista y weberiana, llama "especificidad"), y en su vida escuchó algo así como el "desarrollo desigual y combinado". El MIR, como parte de esta tradición guevarista, consignaba que la situación prerrevolucionaria existía en chile desde 1970. Como marxistas materialistas, nosotros sabemos que si bien la misma victoria de Allende en las elecciones era un índice de un ciclo ascendente de lucha de clases (que había comenzado a fines de los 1960s), sólo con la emergencia de gérmenes de poder obrero por abajo, solo con instituciones de autoorganización independiente de la clase, podemos hablar de la existencia objetiva de una situación prerrevolucionaria. Esto ocurrió a mediados de 1972 (con su cúspide en octubre de ese año), y volvió a repetirse y extenderse en 1973. Para el MIR octubre de 1972 casi no supuso cambio: si antes había situación prerrevolucionaria, ahora esta se mantenía...

El mismo Miguel Enríquez reconoce en julio de 1973 que el MIR no estuvo metido en los cordones. Toda su política fue hacer la vista gorda a esta organización independiente de la clase y privilegiar a los "consejos comunales" ("comandos comunales" en 1973). El mismo pliego del pueblo de octubre de 1972, y el programa del pueblo que el MIR levanta a partir de esta fecha, omiten soberanamente la existencia de los cordones. Cuando ya la catástrofe se avecinaba y avanzaba 1973, el MIR cambia su política de no nombrar a los cordones y/o pedirles que se transformen en "comandos comunales", remplazándola por una llamado directo a los cordones a la defensa del gobierno popular (porque vieron que los comandos no se desarrollaron y la única defensa de las conquistas obreras que existía era la de los cordones).
Y para los compas que dicen que no había posibilidades revolucionarias en 1973 porque los cordones solo defendían a un gobierno de colaboración de clases, solo queda indicarles dos cosas: i) la revolución de rusa de octubre (noviembre) 1917 supuso una situación en donde la coordinación nacional de los soviets emitió una declaración defendiendo el gobierno vigente 2 días antes de la insurrección; ii) la carta de los cordones del 5 de septiembre de 1973 tiene un algunas dimensiones de defensa del gobierno, pero termina postulando (sin contradecirse necesariamente) la necesidad de la dictadura del proletariado.
Esto nos tiene que hacer ver lo obvio: como dice Trotsky, nadie hace la revolución por gusto (como el jueguito de la revolución que se da mucho en las universidades), sino que la clase obrera se ve obligada, por la defensa de sus intereses más inmediatos y urgentes, a la insurrección. Esto es, una postura defensiva no es contradictoria con la existencia de una insurrección exitosa. Que la misma se transforme luego en revolución y tenga una dirección comunista y pro-explotados, obviamente depende de la existencia de organizaciones políticas que, en el seno de la clase obrera, orienten a la clase en ese sentido.

Lo último: me quedo con las declaraciones obreras de esa época (en los cordones y los congresos por rama): "toda la izquierda nos ignora"...Es que para Lenin, Trotsky (y también para el ultraizquierdismo de Bordiga de 1922), era claro que el comunismo existía como cuestión radicalmente distinta a la izquierda, que en su mayoría era (y quizás siempre será) "burguesa". Y hoy los revolucionarios como Sebastián Osorio llaman a la "unidad de la izquierda"...ni siquiera son capaces de distinguir la existencia de una "izquierda burguesa"...