viernes, 10 de enero de 2014

Un comentario a los progres del MAIZ y sus insultos a Allende y los explotados (mediados 2013)

Un comentario a los progres del MAIZ y sus insultos a Allende y los explotados (mediados 2013)


"Hoy se hace imprescindible crear un instrumento político de izquierda que recoja algunos legados de la Unidad Popular (democracia, recuperación de las riquezas básicas, derechos sociales universales, entre otros), enriquecidos por las demandas recientes de los movimientos sociales (medio ambiente, educación y asamblea constituyente). Nos convoca el ser parte de una izquierda que se sitúe más allá del duopolio que nos ha gobernado durante las últimas décadas"

¿Y los trabajadores? Como si no existieran.....
Esta es la "nueva izquierda" de Claude, Varas y los ecologistas, una izquierda que no entiende que su base social, así concebida, está imposibilitada de desarrollar cualquier cambio material real de impacto sustantivo.

Una izquierda que le hace asco a los obreros y toda su tradición, una izquierda que ha olvidado todas las saludables tradiciones del movimiento obrero.

Obviamente que la masacre después del golpe no se condice con las acciones del gobierno de Allende: él esperaba un plebiscito en el que hubiera perdido en 1973 (tenía 43% de los votos). La susodicha masacre fue una masacre perpetrada por la clase dominante/explo tadora a las clases explotadas/prod uctoras. Una masacre de clase a clase que "percibió" como desde abajo sea abrían las posibilidades de construir un verdadero "estado obrero" (como precondición para cualquier transición fuera del capitalismo -una transición que es imposible manteniendo la propiedad privada de los medios de producción y distribución en todas aquellas plantas "no monopólicas"-)

El mismo Allende lo dijo en 1973: el plebiscito debió hacerse en 1971, cuando el 50% de los votos ya se tenía. Desde mayo de 1971, cuando las fuerzas sociales se realinearon, la batalla era muy difícil.

Es un insulto a Allende -y a la mayor parte de las fuerzas políticas "socialistas" de la época-, la recordación que proponen los "compañeros" del MAIZ. Más todavía, es un insulto a la memoria de todos los obreros muertos desde septiembre de 1973. Un insulto que viene desde una poltrona que ya seguramente es "burguesa" (quizás nunca dejó de serlo), aún si nunca será ni ha sido "capitalista".