miércoles, 23 de abril de 2014

Sobre la "unidad de la izquierda". Comentario crítico a la fur (Abril 2014)


Cabros, la unidad de la izquierda será siempre una unidad burguesa pro-explotación. Se los dice un compañero que en 2011 iba a las marchas y le preguntaba con curiosidad a los compas con carteles que decían "no virar a izquierda ni a derecha", qué chucha querían decir. La unidad de la izquierda supone una "unidad de voluntades políticas", no de condiciones materiales de existencia. En último análisis, al evidenciar su naturaleza politicista, es un horizonte idealista y no materialista. La unidad tiene que ser de clase, de ahí la noción comunista de Lenin y Trotsky (que solo vieron cómo actuaban los obreros) acerca de la necesidad de los "frentes únicos obreros" (¡de clase!)
Sobre la "unidad de los revolucionarios", se puede decir lo mismo que respecto de la tesis de la "unidad de la izquierda". Es una unidad de voluntades en torno a un término que en ningún caso significa lo mismo para todos los "unificados". Basta ver los distintos tipos de revolucionarios y revoluciones que hubo en el siglo XX y ahora también en siglo XXI. Desde la genuina revolución obrera rusa y los bolcheviques, hasta la revolución frente populista de Chávez, pasando por Nasser, Cuba (cuya revolución se hizo con apoyo de terratenientes y capitalistas cubanos y yanquis), Nicaragua, Ho chi Min y otros más.
En la misma línea, es un error grueso eso de que el enemigo es la derecha: no es solo politicista (¡olvida que el enemigo es de clase!), sino que es el mismo discurso del PC y la nueva mayoría desde 2012. La misma concertación y ahora la nueva mayoría muestran que burgueses y capitalistas sí presentan a menudo proyectos hegemónicos "de izquierda". De hecho el proyecto burgués más coherente en la actualidad es del progresismo (Meo, autónomos, revolución democrática, etc), el cual es típicamente de izquierda.
Por otra parte, "pueblo" no es lo mismo que "clase". La historia de la lucha de clases lo demuestra. Incluso cuando el concepto político de "pueblo" estuvo más cerca de la noción objetiva de "clase", entre 1970 y 1973, tanto la UP como el MIR entendían que el pueblo incluía, no sólo a la pequeña burguesía (profesionales liberales), sino que también al capital medio y pequeño. Lean el programa de la UP y observen cómo dentro de las "fuerzas populares" se incluye a los patrones (capital medio y pequeño). Lean el Pliego del Pueblo y vean como "el pueblo" incluye al capital medio y al pequeño.
Por último, lo de la multisectorialidad impide plantear una posición clasista genuina. Los trabajadores no son "un sector", menos todavía "un sector más". Feministas, ambientalistas, pensionistas, demandas originarias, demandas estudiantiles....todas deben ser vistas a través del prisma materialista que antepone siempre el concepto de clase a la hora de hacer el análisis político-científico. No es lo mismo ser estudiante en un CFT o un IP que en una universidad. No es lo mismo ser universitario en una tradicional que en una privada cara. No es lo mismo una universidad estatal de regiones que la misma udec. No es lo mismo ser mujer siendo obrera, que ser mujer siendo ingeniero, arquitecto, patrón, etc. No es lo mismo ser ecologista en el barrio alto de santiago y votar por Sfeir, que ser ambientalista en los territorios devastados por el capital.
En último análisis, la cuestión de la multisectorialidad supone adoptar el paradigma aclasista errado de los NMS (nuevos movimientos sociales) e imposibilita darse cuenta que dentro de cada movimiento social que no sea el obrero, existen distintas clases antagónicas. Esto lo demuestra la dirección autonomista progre del Confech, la cual dejó absolutamente votada a la u del mar, el momento más importante de la lucha estudiantil desde una perspectiva clasista desde 1990.
1) Sobre la izquierda:
2) Sobre la noción de pueblo: