martes, 7 de mayo de 2013

Apuntes sobre la noción de revolución (II. Teschke)


1.      Revoluciones burguesas, formación de Estado y la ausencia de lo internacional  (Benno Teschke)

Las relaciones internacionales siempre forman un aspecto de de la dinámicas social que prevalece dentro y entre sociedades

Las dinámicas internas de las sociedades siempre están ligadas con las relaciones internacionales

Muchos de los problemas de los problemas de la teoría marxista acerca de la revolución burguesa y la formación de los estados están ligados a la ausencia de lo internacional

En lo que se refiere a la historia anglo-francesa de la modernidad temprana, lo internacional se introduce como un momento constitutivo de la dinámica social de las revoluciones modernas tempranas, no como un elemento contingente o residual

La versión de libro de texto de revolución burguesa (clara en el manifiesto comunista) supone las siguientes características:
a)      Una clase burguesa unida y autoconsciente como el agente principal de la revolución. Esta clase era urbana y capitalista, involucrada en el comercio, la manufactura y la finanza
b)      Un antagonismo clasista cada vez más intenso entre esta burguesía emergente y progresiva que creció en los intersticios del orden feudal, y una nobleza feudal retrógrada
c)      Una captura violenta y decisiva del poder estatal en un momento concentrado en el tiempo. Esto es, un golpe revolucionario rápido entre el estallido revolucionario y el alcance del poder estatal
d)     Supuso, como resultado del proyecto revolucionario, la remoción de los obstáculos políticos para el completo establecimiento y florecimiento del capitalismo y la emergencia de un estado nación unificado, un mercado nacional, una esfera pública y una democracia representativa

Esta caracterización la criticara Davidson, si es que la misma pretende basarse en Marx

Marxismo político (Comninel, Teschke, Meiksins Wood y Heide Gerstenberger –esta última, aún si retiene el concepto de “revolución burguesa” está, según Teschke, mucho más cercana al marxismo político que a la otra corriente, dado su marco teórico)

La versión ortodoxa (Callinicos, Davidson, Anderson) ha hecho un número de concesiones
 a’) Ya no se plantea a una clase burguesa unificada y autoconsciente como la causante principal de la revolución. A la burguesía urbana y manufacturera se le pueden sumar los profesionales liberales, la intelligentsia, los empleados públicos y la pequeña burguesía. Es incluso de importancia secundaria quien lleva a cabo la revolución; lo importante es que la burguesía sea su beneficiaria (consecuencias)

b’)  Las revoluciones burguesas ya no están consideradas como productoras de estados burgueses: “…en términos de resultado, el logro del poder estatal por parte de la burguesía ya no es un rasgo conceptual definitorio. Los estados post-revolucionarios pueden ser compatibles con distintas formas estatales, en un espectro amplio desde el Bonapartismo y el absolutismo ilustrado a las monarquías constitucionales y las repúblicas, incluyendo la sobrevivencia de élites pos-revolucionarias en él”

Esto ya es criticable desde lo que tenemos. El autor interpreta “Estado burgués” en términos del origen social de sus miembros –Poulantzas criticaría esto-. Además, confunde la forma del estado con su contenido sustantivo –Cliff criticaría esto…¿cree Teschke que el estado burgués es siempre liberal, representativo y democrático?

c’) La completa transformación de la economía luego del momento revolucionario no es ya necesaria. Un pleno capitalismo puede ser reemplazado por una articulación de modos de producción, mientras el mpc deviene dominante con el tiempo

d’) La tesis de un momento concentrado en el tiempo ya no se sostiene. Las revoluciones burguesas pueden durar décadas, incluso siglos, incluyendo dentro de ellas varios momentos de convulsión transformadora 

“Porque, si el concepto revisado de revolución burguesa esta inseguro de su agente causal, inseguro acerca de sus resultados, e inseguro acerca de su duración, entonces, ¿por qué deberíamos aún adherirnos a él como una categoría explicativa abarcante?”

“…porque existe una tensión en este nuevo concepto de revolución burguesa entre la ambición metodológica de construir un concepto teorético –puro o típico ideal- y su confrontación con la diversidad de los casos históricos…Esto lleva a una expansión y dilución del concepto o la degradación de los “casos” en tanto que variantes –usualmente a ambos-. Pero, ¿cuántas variantes o excepciones puede constructo teorético soportar? El dilema es todavía más exacerbado por el reconocimiento del hecho de que la mayoría de las variantes no sólo divergen de la supuesta norma, creando infinidad de caminos especiales –Sonderwege-, sino que la misma norma, esto es, 1789, no se adecuada al concepto. Sin embargo, sin una norma como comparador definido, las variantes ya no son variantes o excepciones, sino que fenómenos únicos e independientes. El concepto y la historia viajan hacia polos opuestos. La tensión lleva una contradicción abierta –una aporía

Reflexionar sobre este punto. Teschke aquí reproduce la crítica que Meiksins Wood le hace a los althusserianos. Ver si esta crítica es aplicable a este nuevo grupo que pretende conservar la noción de revolución burguesa. Ver si esta forma nominalista y weberiana de construir teoría es la única que reconoce Teschke; observar si alternativa que propone se condice se condice con la dialéctica hegeliana marxista

“Las razones de esta zozobra teorética emergen directamente de la adopción de un método comparativo como la estrategia adecuada para la formación de conceptos. Aquí, la premisa es que las trayectoria histórico-nacionales discretas, entidades autocontenidas, sirven como unidades de comparación” (el mismo uso de los términos, “paralelo”, “analogía”, “patrón”, “camino de desarrollo”, lo muestra)

“La idea principal es que la lógica de los desarrollos nacionales puede ser reconstruida sobre la base de una lectura materialista de la dinámica social abstrayéndose de las tendencias histórico-mundiales más amplias”

Callinicos no hace esto cuando enfatiza el carácter acumulativo de las revoluciones y su dependencia de la fase de desarrollo del capitalismo

“…entonces la construcción típico-ideal debe hacer lugar para una lectura historizada radicalmente del gran arco internacional de las diferentes transiciones regionales hacia el capitalismo”

El autor habla de las variantes de Callinicos como de ciclos de revoluciones burguesas. El ciclo de las revoluciones clásicas (Holanda, Inglaterra, Francia, la primera revolución yanqui); el ciclo de revoluciones por arriba (Alemania, Italia, Japón, guerra civil yanqui)

El autor trabaja estos ciclos de revoluciones de burguesas de la siguiente manera:

a)      En el primer ciclo, tanto la primera revolución yanqui como la revolución holandesa fueron precipitadas por las demandas impositivas de sus metrópolis (España en el caso de Holanda, Inglaterra en el caso de los yanquis)

Pareciera algo problemático conjuntar el carácter colonial de los yanquis con el carácter ¿colonial? de Holanda.

a)      A estas dos se suma Francia, cuya revolución se explica por los continuos conflictos con Inglaterra a lo largo del siglo XVIII (causas directas son la guerra de los siete años y la independencia yanqui)
b)      El segundo ciclo de revoluciones no es tanto uno de “revoluciones por arriba”, como uno de revoluciones “desde afuera” mediadas a través de revoluciones por arriba.
B’) Estas revoluciones no fueron reacciones a la expansión del mercado capitalista transnacional, sino que reacciones geopolíticas a presión militar y diplomática transmitida por el sistema estatal
B’) La primera transformación en estos Estados será la que comprende el sistema militar y fiscal, de modo que éstos puedan posicionarse exitosamente en el sistema estatal

“…dependió crucialmente en la conjunción del ritmo y la forma de la presión geopolítica y las estrategias políticas específicas que las clases estatales pudieron diseñar…que existiendo, y por tanto pre-capitalistas, clases estatales o clases dominante reestructuraron el Estado desde dentro”

Varios comentarios se requieren aquí. Primero, el autor pareciera trabajar con la tesis estatalista de los weberianos (Arrighi, Skocpol), quienes le otorgan gran autonomía al Estado. Segundo, el mismo hecho de que el autor hable de clases estatales es decidor al respecto. Y, en relación con esto último, ¿supone que todos los estados prerrevolucionarios del segundo ciclo eran dominados por el modo de producción tributario? Es algo extraño postular esta tesis considerando el pasado feudal de Italia y Alemania. El autor podría argumentar, sin embargo, que el feudalismo tardío declinante (¿o una fase transicional?) supone la formación de una clase estatal dominante (¿estados absolutistas?

Se reafirma el carácter internacional de la evolución alemana (grandemente determinada por las reformas de Stein y Hardenberg durante las guerras napoleónicas, así como por los conflictos continentales posteriores del siglo XIX), de la italiana (contra las amenazas francesas y austrohúngaras), de la japonesa (contra la conquista militar de los ingleses)

Se afirma que pareciera algo paradójico que las mismas clases estatales se autoreformaran hacia el capitalismo y minaran así sus fundamentos de poder en la extracción extra-económica del excedente. El autor cree que la paradoja no es tal; puede subvenirse teniendo en cuenta la presión internacional y la dinámica nacional

(las revoluciones)…estuvieron, por supuesto, históricamente interrelacionadas, y la secuencia de sus conexiones entra dentro de la definición de sus diferencias. Su orden fue constitutivo de su estructura…Cada revolución fue en alguna medida una condición o inspiración de la siguiente” (Perry Anderson) 

Reflexión

Pero, “existe una diferencia fundamental entre el mitigar el método comparativo mediante el recurso a hipótesis auxiliares acerca de la significancia temporaria de lo internacional, y un intento general y sistemático de elevar lo internacional desde el comienzo a un componente constitutivo de cualquier teoría de la historia, las revoluciones incluidas”

El autor presenta algunos rasgos característicos del marxismo político y su relación con el tema en cuestión
a)      El capitalismo no es fenómeno inevitable que emergerá de las contradicciones propias de toda la europa medieval. Es un fenómeno bien específico no intencionado que se explica por condiciones sociopolíticas concretas (Brenner, Inglaterra). No resultaron en el triunfo del capitalismo: 1) la crisis general del feudalismo en los siglos XIV y XV; 2) los renacimientos urbanos del siglo XII y XVI; 3) las repúblicas comerciales de la Italia renacentista; 4) los descubrimientos europeos (¿España y Portugal?)

En 2) y 3) se tiene una buena crítica a Arrighi

b)      El capitalismo no es igual al ansia sistemática de ganancia (Weber), ni a la existencia del mercado (comprar barato y vender caro). “El capitalismo es una relación social entre personas en la cual todos los “factores de producción”, incluyendo la fuerza de trabajo, han devenido mercantilizados y donde la producción de los bienes para el intercambio dependiente de y regulada por el mercado. Sobre esta base, el capitalismo no significa simplemente producción para el mercado, sino reproducción competitiva para el mercado basada en un régimen social de propiedad en el cual los productores directos no propietarios están forzados a vender su fuerza de trabajo a los dueños de la propiedad (property-owners)…compulsión de reproducción en el mercado…Este sistema social es únicamente dinámico, impulsado por la competencia, la explotación y la acumulación”

De alguna manera el autor iguala capitalismo a plusvalor relativo. Reflexionar y discutir. Criticar también la idea de que todos los bienes han sido mercantilizados (si esta no es una licencia del lenguaje, ¿cómo interpretamos los estados de bienestar, el desarrollo del capitalismo por parte del estado –Japón-, y muchos otros fenómenos?). Es sintomático que el autor hable de la completa mercantilización pero calle acerca de la cuestión de si la ley del valor tiene o no vigencia

c)      Es necesario disociar los términos burgués y capitalista. Si el capitalismo no es nunca el comercio urbano en esencia, entonces puedes tener una burguesía no-capitalista (clase urbana manufacturera, comercial y/o financiera) así como también una aristocracia-capitalista

Esto hay que retener. Sorprende un poco que nosotros hayamos pensado en ellos hace año y medio sin leer nada al respecto tan claro (quizás fuimos influenciados por los ensayos de Wallerstein y Balibar en racismo y clase)

d)     Las revoluciones inglesa y francesa no deben pensarse como un conjunto dual (crítica Hobsbawn). No es que la primera sea pionera en el desarrollo económico y tarde un poco en su desarrollo político, mientras la segunda tarde en su desarrollo económico y sea más avanzada en lo político

Caso inglés: la aristocracia capitalista terrateniente entra en conflicto con la monarquía, los magnates feudales y los grandes mercaderes monopolistas

El autor recita la “descripción” de Comninel del caso francés. Conflicto intraclase (“pero el ingreso de estas tenencias era generado por la aparcería pre-capitalista y no del control directo sobre la producción”)

Detenerse en este punto. Desarrollar la crítica a la idea de que la aparcería es mecánica y directamente una forma precapitalista de extracción de excedente (utilizar textos de Adnan y otros que fichamos en el primer volumen). Segundo, establecer lo poco claro que es el autor: ¿qué quiere decir con el control directo de la producción? ¿Cómo se relaciones esta expresión con la diada marxista subsunción formal/real?

“El efecto de 1789 no fue el establecimiento del capitalismo, sino el reforzamiento del sector agrario precapitalista, incluyendo la consolidación de las tenencias campesinas”

Además de todas las otras críticas, recordar la crítica explícita de Vilar

El autor establece que lo internacional ha permanecido sub-teorizado en le marxismo político; su tarea es llenar este vacío (que los esfuerzas de Wood al respecto no han logrado)

El autor reconoce que un rasgo básico de la historia anti-marxista o no marxista es poner énfasis en lo geopolítico y en las relaciones diplomáticas internacionales. Desde la escuela histórica alemana (Von ranke) hasta Theda Skocpol, esta forma de hacer historia comprende que la formación de Estados nacionales modernos tiene que ver con la competencia militar endémica; ésta lleva a cumular y centralizar el poder en puntos definidos, lo que termina formando un sistema interestatal de relaciones, en el cual prima el criterio de selección del más fuerte

Teschke se propone incorporar esta dimensión “internacional en la teoría marxista

Ver como el marxismo político en general tiende a incorporar dentro de su marco las formulaciones revisionistas (Comninel en el caso de la RF, ahora Teschke…)

“El desafío para el marxismo, antes bien, es entender cómo las relaciones sociales de propiedad determinaron los modos en los cuales diferentes políticas son insertadas en lo internacional, e integrar lo geopolítico como una dimensión de la reproducción social en una reconstrucción global de la expansión regionalmente diferenciada del capitalismo dentro y a través del sistema europeo de estados. En otras palabras, debemos entender la naturaleza nacional específica y diacrónica, aún si acumulativamente conectada e internacionalmente mediada, de las transiciones capitalistas dentro del marco de un desarrollo geopolítico desigual y combinado”

Esto es lo que critica Callinicos. No separar revolución burguesa y transición capitalista. Teschke comenzó criticando la noción de revolución burguesa para terminar focalizando la cuestión en la transición capitalista

Hasta la década de 1980 fue común en el campo académico considerar a los estados absolutistas continentales como el prototipo de Estado moderno, mientras a Inglaterra se la omitía de esta evaluación (incluso la palabra Estado es bastante ajena al léxico inglés, en el cual es más común hablar de Commonwealth, sociedad civil, Bill of rights, parlamento, Common law, etc). Sin embargo, desde la citada década (1980), comenzó a invertirse esta percepción: los estados absolutistas continentales fueron vistos como Estados premodernos, repletos de venalidad, patrimonialismo y sinecuras; el Estado inglés, por su parte, fue puesto como el prototipo del Estado moderno. Con un poder fiscal de envergadura, basado en una política impositiva ordenada, eficiente y de peso, el Estado inglés pudo sostener sin demasiados contratiempos la enorme cantidad de guerras ocurridas en el siglo XVIII. La emergencia de este Estado, consolidado en 1688, no debe ser vista solamente como un efecto de la competencia político militar entre entidades estatales, sino que su explicación reside en las nuevas relaciones sociales de propiedad capitalistas en las cuales Inglaterra fue pionera

“…(la compulsión extraeconómica de Marx) fue reemplazada por formas privadas de explotación económica en la esfera de la producción…generó la separación formal (aunque no substantiva)  entre lo económico y lo político. El mercado y el Estado, lo privado y lo público, devinieron progresivamente diferenciados”

Ver si este énfasis en la separación estado/mercado, que Comninel también pone (Estado y sociedad –y que se basa en el Marx de la cuestión judía-), puede ser criticado de alguna manera

“Fue esta nueva forma de soberanía, ya nos más dinástica-personalista, sino que abstracta-nacional, lo que llevó a la revolución concomitante en la administración pública –la revolución fiscal, la revolución financiera y la revolución militar en particular” (e.g. entre 1680 y 1780 Inglaterra sumó entre un 75 y un 85% del presupuesto anual en el gasto de guerra, naval y en servicios de la deuda destinados a financiar lo militar)

“El presupuesto neo-weberiano de un isomorfismo creciente de formas estatales a nivel europeo, convergiendo en el largo plazo en el modelo del estado fiscal-militar, es una ilusión de superficie que esconde dinámicas sociales bastante diferentes. En último análisis, fueron estas dinámicas sociales las que decidieron cuáles estados sobrevivieron el juego competitivo de la selección y cuáles no”

Contexto internacional formación estado inglés
-          No era un “estado natural de anarquía” como querría la teoría realista en relaciones internacionales
-          Las relaciones sociales de propiedad precapitalistas llevaron a los Estados continentales a acumular poder político; su mecanismo de reproducción suponía la expansión mediante la guerra
-          El Estado inglés moderno se retira de las incursiones bélicas directas en el continente; lleva a cabo un apolítica internacional dual: a) buscaba el equilibrio de fuerzas en el continente sin intervenir directamente; b) impulsaba una política colonial e imperialista activa
-          a) Un ejemplo de esto es el sistemático apoyo inglés a potencias continentales menores que fueran capaces de coartar cualquier poder continental superior y con ambiciones (usualmente Francia); b) un ejemplo de esto es la guerra de los siete años. En ella Inglaterra vence a Francia en una guerra sostenida en el mundo colonial (India, Canadá, etc)

“Irónicamente, pudiera ser que el teorema nuclear de la teoría realista de las relaciones internacionales, a saber, el balance del poder, necesitara ser re-interpretado –no como un regulador ahistórico de la gran estrategia entre poderes mayores- sino como un conducto específico para la expansión inintencionada del capitalismo a través del continente durante el siglo XIX. Porque, fue mediante el  equilibrio de poder, de hecho mediante el rol de regulador, que Inglaterra fue capaz de distribuir la presión militar entre los Estados continentales. En respuesta, los estados continentales estuvieron forzados a diseñar contra-estrategias políticas que aseguraran su viabilidad militar y su salud fiscal-financiera para sobrevivir en el sistema de estados. Pero estas estrategias involucraron siempre intenso conflicto político, tanto dentro de la clase dominante como entre clases, acerca de la redefinición del Estado”

Reflexión y discusión

Francia
“Las comunidades campesinas se beneficiaron de la competencia entre la monarquía y los nobles locales por el excedente, ganando de esta manera libertad en el proceso y estableciendo tenencias hereditarias que pagaban tributos fijos cuyo valor bajó con el tiempo debido a la inflación”

“Sin embargo, las relaciones de explotación permanecieron gobernadas a lo largo del Ancien Regime (e incluso después) por los conflictos políticos sobre los términos y la distribución de los medios de apropiación, aún si no en la forma de los derechos y privilegios sancionados por el Estado”

Reflexionar sobre la utilización de conceptos en esta frase: “conflicto político”, “medios de apropiación”, “relaciones de explotación”

“En el contexto de estas relaciones sociales de propiedad (la frase citada antes), a la separación formal entre lo económico y lo político que caracterizó a la Inglaterra post 1688 no pudo ser llevada a adelante”

De nuevo la importancia de la separación entre lo político y lo económico: pareciera inherentemente ligado al capitalismo (¿como causa, efecto, fenómeno recursivo, rasgo?)

La forma de aumentar la base impositiva para los estados continentales como Francia era extensiva, esto es, mediante la conquista territorial de nuevas poblaciones sujetas a tributos (lo que explica la guerra endémica y la constante reorganización de territorios que existió en la modernidad temprana). Por el contrario, Inglaterra aumentaba su base impositiva de manera intensiva

Ver como aquí Teschke utiliza los términos extensivo e intensivo para denotar la diferencia entre modos de producción precapitalistas y capitalistas. Contrastar con las formas de acumulación de Chattopadhyay y ver si la distinción entre intensivo y extensivo puede deberse a una diferencia de modos de producción. Ver también cómo pudiera relacionarse el plusvalor absoluto (extensivo) con las formas precapitalistas

“El feudalismo, basado en los poderes autónomos regionales y locales de la clase señorial militarizada, fue reemplazado por la institucionalización del poder aristocrático en los estamentos (estados) y otros cuerpos corporativos representativos, cuyos poderes debieron ser continuamente renegociados con la corona. . Los poderes autónomos de dominio señoriales fueron reemplazados por los privilegios sancionados por el Estado. El feudalismo estaba muerto, aún así el absolutismo nunca se materializó (al menso en su sentido ortodoxo)”

Reflexionar sobre este tipo de “transición” francesa

Con el tiempo los cargos estatales devinieron hereditarios y se privatizaron. Así, el estado perdió control fiscal y financiero; con cada nueva guerra debía endeudarse con los privados…Esta era una forma medio-privada/medio-pública del aparato estatal

El mito de 1648 (tesis de Teschke)
Combina la teoría de las relaciones sociales de propiedad con la tesis del desarrollo geopolítico desigual y combinado
“Rastrea cómo el potencial de desarrollo de los diferentes regímenes de propiedad generó desigualdad interregional, la cual se tradujo en presiones internacionales que precipitaron crisis sociopolítica en las organizaciones políticas “atrasadas”. Estas crisis activaron e intensificaron los puntos débiles en las constelaciones regionales de clase pre-existentes –procesos que llevaron a luchas de poder dentro y entre organizaciones políticas (polities) que renegociaron y transformaron las relaciones de clase, las escalas territoriales y las formas estatales. Estos conflictos sociales resultaron en combinaciones altamente específicas de lo nuevo y lo viejo. Las dinámicas de las trayectorias domésticas fueron por tanto aceleradas, su composición sociológica transformada, y su direccionalidad desviada de maneras imprevistas, mientras sus resultados reaccionaban de vuelta sobre la escena internacional”

Reflexión. Brenner+ Trotsky “político”+ rree

“Lo internacional entra como un momento interviniente en la determinación de los orígenes, cursos y resultados  revolucionarios –tanto en términos de las revoluciones gatilladas por las guerras, la intervención externa, la exportación de la revolución, los intentos multilaterales para contener o readmitir el estado revolucionario dentro de la sociedad de estados, o, de hecho, mediante la misa revolucionarización de los principios bajo los cuales el orden internacional opera”

Esto demuestra que Teschke no logra distinguir entre transición hacia el capitalismo y revolución capitalista

“Pero este nexo dialéctico interno-externo no puede ser reducido a la interacción inter-societal mecánica entre fuerzas sociales y políticas, sino que también debe integrar el creciente sentido de consciencia sistémica que permeó la opinión pública y los mentes de los diplomáticos (policy-makers) en el análisis. Una administración colectiva multilateral del sistema europeo, y luego global, de estados –Westphalia 1648, Utrecht 1713, Vienna 1815, Versalles 1919, San Franciso 1945, para nombrar algunos de los momentos fundantes del orden mundial- desarrolló, reforzó y adaptó reglas y normas para las relaciones internacionales”

(Discutir. Este elemento si que pareciera amarxista)