miércoles, 8 de mayo de 2013

Notas sobre el debate de los modos de producción (XII. El problema "africano")



1.      El debate de los modos de producción en los estudios africanos (Bill Freund)

En la producción académica africana (o referida África) el tema de los modos de producción fue eminente en los 70’s. Sin embargo, no se cumplieron las predicciones de Harold Wolpe  y este interés en los modos de producción decayó en los 80’s.

El debate acerca de los modos de producción con la pérdida de hegemonía de los partidos comunistas soviéticos. Referido a Africa, Catherine Coquery Vidrovicth, basándose en la discusión del CERM acerca del modo de producción asiático, entendió la posibilidad de existencia de un modo de producción africano (la autora proponía que, especialmente en Africa occidental, el modo de producción dependía de una clase dominante que se basaba en el control del comercio a larga distancia)

Suret-Canale entendió, por contraste a Africa como una zona donde primaba una forma modificada de modo de producción asiático.

Retener desarrollos

Terray, por su parte critica el énfasis de Coquery Vidrovicth en la circulación.

“…para los autores más relevantes la aplicación de la noción de modo de producción no está realmente destinada a explicar demasiado acerca de los productores africanos, sobre cuya historia continuamos sabiendo muy poco, sino contribuir a un argumento clásico que había ocupado largamente a los historiadores burgueses: los orígenes del Estado africano”

Los autores involucrados en este debate africano rechazaban tanto la generalización abusiva de la teoría de la dependencia frankiana (basada en un Baran que había sido cercano a los teóricos críticos en Alemania)…

Retener

…como la teoría burguesa de la modernización. Basados en la idea de conservación/disolución de Bettelheim, estos autores intentaron comprender teóricamente por qué estos modos no capitalistas continuaban existiendo (en cambio, para Frank las zonas no capitalistas no existían…)

“Es verdad que un buen argumento lógico puede ser hecho, como lo realiza Samir Amin,  para concebir un fuerte elemento común en todas las sociedades clasistas fuera del capitalismo….Sin embargo, si este es el caso, uno tiene que preguntarse si llegamos demasiado lejos con una caracterización tan amplia. En verdad, cada sociedad en cualquier época parece tener rasgos particulares que necesitamos comprender si buscamos entender su desarrollo, y estos rasgos son solo revelados vagamente si insistimos siempre en referirnos a una pequeña lista de categoría universales”

Esta es una forma de criticar a Amin, como también a Cueva

“Como Foster Carter ha enfatizado en su importante crítica de Rey, no es claro como un modo de producción coherente continúa intersectando con el capitalismo industrial una vez este último se ha hecho realmente sentir…Gavin Kitching ha notado que en la Kenya rural ya no es posible distinguir cualquier modo de producción individual coherente, aún si mucha de la actividad económica difícilmente puede ser explicada en términos capitalistas. Johan Pottier, en un artículo reciente, gráficamente describe como la conservación de la vida rural una generación antes en la Rodesia del norte, ha supuesto su disolución en Zambia, a pesar, uno sospecha, de la voluntad de tanto el capital como del estado. Una vez el modo de producción ya no es capaz de procesar socialmente su reproducción de una manera distintiva, ¿es realmente significativo discutir las relaciones sociales en términos de una articulación entre distintas esferas circulando autónomamente en torno a sus propias estrellas?

Es una buena pregunta. Wolpe la responde con su distinción entre modo de producción restringido (unidad de producción no capaz de autorreproducirse en su situación actual) y modo de producción extendido (unidad de producción capaz de reproducción ampliada en su situación actual). Nosotros incorporamos esta idea con la reapropiación de la tesis de las formas de explotación de Banaji. A partir de esto emergen las siguientes preguntas: a) ¿Qué implica la reproducción simple como tercera categoría, intermedia entre la no-reproducción y la reproducción ampliada? (¿es históricamente posible?); b) ¿realmente podemos tratar con un solo concepto (“formas de explotación capitalistas”) realidades sólo articuladas al nivel de la circulación, realidades subsumidas formalmente de manera plena al capital (tipo pequeños productores de Languedoc de Vilar) y realidades capaces de autorreproducción y vinculadas a través de la producción (como pudo ser con el esclavismo sureño yanqui)?

“Finalmente, el modo doméstico de producción (de parentesco, etc) ha mostrado ser un recipiente con fugas. Como ya ha sido sugerido, parece poco claro cómo puede permanecer un modo de producción una vez las clases dominantes precapitalistas, dejemos fuera el capital y sus varias formas, deviene históricamente relevante…es difícil disociar su “modo” (de Meillasoux)  con los modos campesinos de producción o chayanovianos…”

Es una buena crítica al modo doméstico de producción. Nuestra propuesta acerca de las formas de explotación capitalistas puede subsanar el problema porque: a) no cae en el mito chayanoviano de la autorreproducción independiente; b) explica esta forma como una forma capitalista…

“Si uno pudiera resumir, la dificultad es que mientras modos de producción particulares pueden ser definidos con una elegancia y coherencia interna que provee una considerable satisfacción intelectual (Hindess y Hirst), los modos, una vez transformados en modelos, se prueban como incoherentes y rígidos en su aplicación. Este argumento, si es extremado lo suficiente, sugeriría que ellos fallan en cumplir el criterio marxista más importante, cuando dejan de tener cualquier significado al momento de hacer una valoración de ellos partir del materialismo histórico”

Es una buena cita metodológica ésta. Nuestra propuesta precisamente intenta solucionar esta cuestión, que esencialmente refiere la vinculación entre historia y teoría, entre el concepto-totalidad y sus momentos de concreción (categorías intermedias de Meiksins Wood)

“Como Cohen, entre otros, ha notado, Marx ni siquiera utilizo las palabras “modo de producción” de manera enteramente consistente. Las discusiones de Marx del desarrollo histórico son ricas en una imaginería poética y orgánica, bastante dañina para lo que normalmente pasa por análisis estructural”

Y es verdad que Marx trata el concepto de modo de producción de manera laxa. Pero esto no quita que haya sentado las bases de un proyecto intelectual inconcluso. Y su laxitud de hecho proviene del carácter abierto de su programa de investigación, el cual “abre” preguntas más que “cerrar” temas. Esto también está dado por el hecho de que la mayor parte de las obras de Marx son reflexiones no finalizadas y no publicadas (él mismos se refiere al hecho de que sus obras completas primero debieran ser escritas antes de ser publicadas solo un par de años antes de su muerte)

El debate de los modos de producción debe en último análisis siempre referirse al Prefacio

El mismo hecho de que bajo los modos precapitalistas no se encuentre vigente la ley del valor, hace que éstos “no puedan ser comprendidos completamente en términos de la extracción de un excedente cuantitativamente específico”

Esta es una nueva crítica a la cuestión de la vigencia de la ley del valor en modos precapitalistas articulados con el mpc. Al respecto, podemos señalar algunas cuestiones: a) debe incluirse el punto acerca de las formas de explotación; b) la contribución cuantitativa de estas formas a la generación de valor se expresa en la producción de mercancías que entran en el mercado capitalista y que en alguna medida modifican el establecimiento del trabajo social medio (aunque para el caso de la PMS de Bartra, esto no sucede); c) implican la ley del valor en tanto modifican el mismo núcleo estructural en su temporalidad y ritmo; d) implican la ley del valor en tanto reproducen fuerza de trabajo de manera diferencial (fragmentación clase trabajadora) y coadyuvan a afirmar una tasa de explotación más favorable a los patrones

“En un grado considerable, Marx mismo se apartó de la alta teoría y de los grandes niveles de abstracción cuando efectivamente trató de elucidar desarrollos históricos específicos”. Esto es claro en Las luchas de clases en Francia y en su actividad periodística. Esto, unido al sorprendente giro de Lenin, que en un mes dio cuenta de toda la discusión acerca del campesinado ruso después de la toma del poder (ya nos referimos a este hecho), nos informa que “el modo de producción es mucho menos determinado en este contexto de lo que Foster Carter, dejando de lado a otros, parecieran esperar. No existe una particular política que se seguiría necesariamente de la característica general de la producción técnica o social, de una sociedad. Esta es una conclusión inevitable de cualquier intento serio de explicar por qué ciertas regiones africanas desarrollan estados y otras no; por qué las relaciones entre los hombres las mujeres y la tierra varían grandemente en las sociedades agrarias; o por qué los alineamiento de clase son tan frecuentemente desemejantes en las sociedades capitalistas en una coyuntura histórica particular”

Retener este desarrollo. Sin embargo, sería pertinente no caer tampoco en el contingencialismo. Una solución es pensar que la política de coyuntura es una que a la vez “crea” realidad en un contexto en el cual lo real se mueve con actores que responden de forma semi-consciente. El análisis de los modos de producción sentaría las bases para establecer un contexto estructural en el cual se pueden negar con certeza ciertos caminos, a la vez que se afirma la posibilidad de algunos otros caminos …

“Lo que se necesita, no es un rechazo, sin embargo, de todo el marco del modo de producción, el cual de hecho hizo emerger cuestiones mayores e inspiró una investigación importante. Es un marco que opera a un nivel de abstracción que proporciona una aplicabilidad específica muy pequeña cuando se lo hace caber en un problema empírico. Cuando exprimida demasiado firmemente, la noción valorable de articulación se reduce a otro término descriptivo y circular.Sin embargo, la esencia de la estructura de Marx retiene un gran poder cuando buscamos considerar el barrido más amplio de la historia de la humanidad…Considerando la sociedad desde la perspectiva de los modos de producción, no somos dejados con reglas prescriptivas que determinan la cultura, la consciencia o la estrategia política sino con un amplio sentido de lo posible, de los amplios límites dentro de una época histórica en la cual el hombre puede hacer su propia historia…”

(Discusiones y reflexiones)
Pareciera que el autor reproduce el contingencialismo que Meiksins Wood le critica a la distinción althusseriana entre formación social y modo de producción. De hecho, el autor desliga la teoría de los modos de producción de la práctica, y en este sentido imposibilita la comprensión de que la misma habilita la generación de categorías concretas (categorías intermedias de Meiksins Wood). Este tipo de categorías deben ser compatibles con las implicancias del concepto-totalidad, pero a la vez conjuntarse de manera fértil con la historia efectiva. No deben ser categorías adhoc, pero tampoco una derivación mecánica sin vinculación con el desarrollo histórico. En este sentido, el concepto-totalidad debe ser uno abierto, el cual permita la generación de categorías intermedias a partir de la investigación histórica (éste es el sentido de un concepto que es desarrollo histórico y no una unidad autocontenida de la cual se derivan idealmente consecuencias necesarias ineluctables). El concepto-totalidad de modo de producción epocal está definido homogéneamente por el hecho de poseer ciertas leyes de movimiento y una reproducción ampliada relativa (expansión). Ahora, lo pertinente es preguntarse si sólo el mpc posee un núcleo estructural y momentos en tanto que formas de explotación, o si ésta es una característica pertinente a cada modo epocal

2.      La persecución de lo real: modos de producción e historia (Dennis Cordell)

Modo de producción compuesto de:

Fuerzas productivas: dotación de recursos y tecnología
Relaciones sociales de producción: la manera en que las fuerzas productivas están organizadas, el poder distribuido

Retener definición rrpp y ffpp

El autor da cuenta de interpretaciones del modo de producción más amplias; sin embargo, él se queda con su definición estrecha y denomina superestructura a lo político e ideológico

“…naturaleza del concepto. ¿Refleja la realidad un modo de producción? Si es así, ¿qué realidad o qué aspecto de la realidad? Si primariamente económica, ¿cómo se relaciona esta realidad a las realidades políticas, sociales y culturales? De otro lado, si un modo de producción no es más que un modelo, entonces la tercera cuestión de la aplicación deviene relevante. ¿Cómo puede un modelo –una imagen generalizada de lo real- ser utilizado para interpretar las montañas de datos…?”

“Mientras investigaciones teoréticas focalizadas han contribuido a nuestro entendimiento de las formaciones sociales africanas, me parece que ningún constructo analítico único reflejará la realidad”

Una sociedad nunca se encuentra caracterizada por un único modo de producción…e incluso si este fuera el caso base económicas similares pueden exhibir una variación infinita (palabras de Marx) en las formaciones sociales de las que dan cuenta”

“Articulación, me parece, es central para el uso del concepto de modo de producción. Es el punto de entrada para la historia en su sentido más empírico. Mientras el término formación social se refiere a la multitud de relaciones sociales de producción dentro de una sociedad, el término articulación enfatiza su contacto y articulación. Enfatiza el cambio”

“El concepto de modo de producción por sí mismo es incompleto sin un análisis del modo de reproducción”

“El factor determinante en la historia es, en último análisis, la producción y reproducción de la vida inmediata…Por una parte, la producción de los medios de subsistencia, de alimento, vivienda y herramientas; por otra, la producción de los seres humanos mismos, la producción de la especie” (Engels)

“Se sigue, por tanto, que la atención debe dirigirse a lo que Marx denomina la reproducción de la masa de la fuerza de trabajoTal reproducción adquiere distintas formas. El mantenimiento diario de la fuerza de trabajo, o la reproducción de la fuerza de trabajo; la reproducción social del trabajo mediante la procreación; y la reproducción social del trabajo mediante la inmigración desde otras formaciones sociales”

“…modos de producción particulares pueden muy bien dar lugar a patrones particulares de reproducción. Más allá de esto, existen probablemente patrones clasistas específicos de conducta reproductiva”

Esta es una cuestión a pensar. Van Zanden trabaja esta idea de los diferentes patrones de reproducción de la fuerza de trabajo que habilita un mismo modo de producción. Quizás habría que pensar acerca de cuándo una forma de reproducir la fuerza de trabajo es totalmente internalizada bajo el núcleo del mpc (familia burguesa); cuando es internalizada con ciertas contradicciones que modifican la operación de  la ley del valor (sin eliminarla, ya que ésta se mantiene vigente –lo que cambia es el ritmo y temporalidad-como en el caso de los Estados de bienestar); cuando relaciona formas de explotación distintas (y establecer las mismas diferencias entre la reproducción de la fuerza de trabajo en zonas tipo el Languedoc de Vilar y zonas tipo los casos constatados por Van Zanden en Holanda); cuando vincula modos precapitalistas epocales; etc

En suma, aún si el autor está cercano del nominalismo weberiano, sus preguntas son válidas en tanto busca lo que Meiksins Wood denomina “categorías intermedias”

3.       “No articularás los modos de producción” (Gervase Clarence Smith)

Se postulan tres tesis centrales
a)      Los modos de producción deben ser retenidos sólo como modelos que llevan a preguntarse y problematizar
b)      Nunca deben articularse los modos de producción
c)      La realidad social africana debe analizarse en términos de la multiplicidad de relaciones de producción

“Los modos de producción no existen. Como Hindess y Hirst mostraron, la manera más fértil de interpretar el uso confuso del término por Marx es tratando los modos de producción como modelos, abstracciones, instrumentos heurísticos, tipos ideales –llámenlos como quieran, hasta tanto no sugieran que ellos existen “ahí fuera”-. La confusión entre modelo y realidad ha sido uno de los principales problemas con el uso de los modos de producción en los estudios africanos”

Citar esta frase como un caso extremo de nominalismo y como negación amarxista de nuestra propuesta

El propósito de un modelo es aislar unas pocas variables centrales y demostrar la conexión lógica y jerárquica entre ellas. Crean un nuevo modo de producción cada vez que elementos menores emergen en la superficie de la realidad social y divergen del modelo es destruir el valor heurístico de todo el ejercicio

Ver como el nominalismo del autor le lleva a criticar el a veces fértil taxonomismo que propone Meillasoux y que aplica Hechter

“(Articulación de modos de producción) Pero me parece que cualquier intento de combinar las lógicas de diferentes modelos es un tipo de contradicción en los términos formal, la cual sólo puede producir confusión. En tanto que modelo, cada modo de producción es por naturaleza intemporal, incambiante y suficiente por sí mismo. No es sin razón que las frustraciones en la articulación de modos de producción han ido mano a mano con las frustraciones en la teorización de la transición de un modo de producción a otro. En la raíz de todo este esfuerzo malgastado se encuentra el mismo error fundamental, la creencia de que los modos de producción efectivamente existen en las sociedades para ser articulados y transformados”

Este es un nuevo ejemplo de nominalismo extremo. Justamente nuestra propuesta cuestiona el hecho de que los modos de producción sean intemporales, incambiantes y autocontenidos: sorprende como son justo estas tres dimensiones las que intentamos incluir en nuestra propuesta. Citar el ejemplo como un programa de investigación “en negativo”

La utilidad de un buen modelo es que produce buenas preguntas

Esto puede ser retenido si cambiamos la palabra modelo por concepto

“…para información que no es producida dentro del marco de un conjunto de preguntas ordenado. Esto en cambio provee un canal para que lo real pueda re-entrar en lo racional, sugiriendo maneras para mejorar los constructos teóricos”

La tesis de la primacía de las relaciones de producción, en combinación con la crítica al etapismo y mezclado todo esto con el leninismo, produjo un tipo de marxismo de alguna manera caricaturesco, el cual buscaba la transición socialista en regiones social, técnica, política y culturalmente muy atrasadas.

Retener contexto (la crítica es de alguna manera justa)

Preguntas relacionadas a la rsp
a)      ¿Quién controla (no es propietario) de los medios de producción y cómo?
b)      Si son controlados privadamente por un grupo restringido, ¿qué derechos de acceso tiene la mayoría de la población y como retribución de qué tipo de pago?
c)      ¿El plusvalor extraído es redistribuido o retenido parcial o totalmente por el grupo restringido?
d)     Si es retenido, cómo es realizado, ¿invertido, utilizado en consumo conspicuo, en actividades de relajo, o en el mantenimiento de aparatos de represión política e ideológica?
e)      La cuestión de la subsunción formal o real del trabajo

Retener las preguntas para el debate acerca de las rsp/ffpp

“Y sin embargo, Hindess y Hirst mostraron claramente que la esclavitud a un nivel es solamente un fenómeno ideológico y político, la reducción de las personas al estatus de cosas. Un modo de producción esclavista, como modelo, está basado en la extracción de fuerza de trabajo completamente a partir de esas personas reificadas. Parece claro que pocas sociedades en el África, si es que alguna, se aproximaron a tal modelo. Más todavía, la condición jurídica de los esclavos africanos exhibió un confuso conjunto de variaciones, infinitamente más complicado que la directa ecuación persona-cosa del modelo. Aún así, las instituciones sociales que tendían hacia el modelo esclavista cumplieron un rol crucial en muchas sociedades africanas…Es mucho más útil buscar relaciones de producción que incorporan elementos de la esclavitud que debatir infinitamente sobre si el modo de producción esclavista existió o no”

Es una buena precisión. Lo importante es entender que estamos trabajando al nivel  de la unidad de producción, al nivel de relaciones de explotación. El siguiente es observar si de un conjunto de unidades homogéneas es posible y necesario derivar leyes de movimiento…

Para el periodo colonial, alejarse del enfoque de la articulación, permite una análisis mucho más satisfactorio del sistema de trabajo migrante, el problema histórico mismo que los teóricos de la articulación declaraban haber resuelto más exitosamente. No existe ninguna necesidad de buscar la dominación de una totalidad capitalista de estructuras económicas, políticas e ideológicas sobre una totalidad de estructuras no-capitalistas. Es mucho más simple y más iluminador decir que los trabajadores migrantes se encontraban involucrados tanto en relaciones de producción capitalistas y no capitalistas. Entonces deviene esencial detallar la compleja mezcla en la cual se insertaban los migrantes, y su tarea para proveer cierto tipo de significado ideológico general de esta mezcla. Esto es especialmente importante para restaurar la agencia de los trabajadores, su habilidad para determinar en algún grado la naturaleza de su mundo, antes que ser la expresión funcional de una estructura. En esta luz, el trabajo migrante comienza a aparecer como una suerte de pacto entre el capitalismo colonial y las sociedades africanas rurales, antes que la brutal imposición de un estado omnipotente que sirve ciegamente al modo capitalista de producción”

Mientras el autor anterior precisamente argumentaba que la noción de articulación era capaz de incluir la dinámica y una concreción intermedia al concepto de modo de producción, el autor de este artículo precisamente argumenta lo contrario: la noción de articulación cerraría el debate. Por nuestra parte, si tomamos el concepto de modo de producción como uno cuyo mismo análisis debe ser hecho (por lo cual distinguimos modos de producción secundarios, primarios, epocales, formas de explotación, etc), entonces la noción de articulación abre la posibilidad de generación de tipos de categorías intermedias. Es un concepto abierto que es capaz de autotematizarse a sí mismo (articulación como coexistencia, como convergencias, como contradicción, etc). Los peligros del concepto articulación sólo están cuando se lo trata como unidad explicativa última irreductible (por lo demás, lo mismo sucede con el concepto de modo de producción)

En muchas ocasiones, en el contexto africano, el trabajo asalariado formal, era el camino dorado no a la proletarización sino al estatus de kulak.

Esto puede ser cierto para casos particulares. Si lo generalizamos caemos en lo que Meiksins Wood le critica a Przeworski (elaborar una teoría a partir de casos especiales). Con respecto al trabajo asalariado nuclear clásico, su característica es la continua desposesión del productor directo de los medios de producción. Si generalizamos la posición del autor, caemos en el mito de que todo trabajador puede devenir capitalista si ahora lo suficiente. Por lo demás, esta tesis cae en los errores de Wallerstein

La idea de que la articulación de modos de producción supone el acceso a trabajo barato ha olvidado la otra cara de esta cuestión: el trabajo que el mpc conseguía era muy poco productivo (el autor menciona a África como una de las zonas en las cuales, tomando todo en cuenta, el trabajo era caro para el capital)