martes, 7 de mayo de 2013

Notas sobre el debate acerca de los modos de producción (I. Pierre Phillippe Rey)


1.      Pierre Phillip Rey

“Dentro de todas las formas de sociedad existe una industria que predomina sobre todo el resto y cuyas condiciones determinan por lo tanto el rango y la influencia de todo el resto” (Marx, Introducción a la crítica de la economía política”)

“El capital es el poder que todo lo domina en la sociedad burguesa. Debe ser la forma del punto de partida así como también del final y ser desarrollado antes que la propiedad de la tierra. Después de que cada uno ha sido considerado separadamente, su relación mutua debe ser analizada” (Marx, Introducción a la crítica de la economía política”)

En la introducción de 1857 el capital y la propiedad de la tierra parecen denotar modos de producción bien diferentes…Este es un programa de investigación completo –estudiar separadamente los dos modos de producción y subsiguientemente su articulación” (con respecto a la cita precedente)

“Sin embargo, los textos del capital sobre la renta de la tierra no tienen nada que ver con esta problemática. La renta aparece como renta puramente capitalista:

1.      La falta de especificación acerca del lugar de la renta misma. Marx nos dice que es una relación económica, la manifestación de la relación jurídica de la propiedad de la tierra. ¿Pero cuál es la naturaleza de esta relación económica? ¿Es una relación de distribución o de producción? Marx niega que esta es solamente una relación de distribución pero no afirma categóricamente que es una relación de producción”
2.      Una falta de precisión respecto del modo de producción dentro del cual la renta es una relación económica. Aún si la renta es capitalista, él nunca dice si es una relación económica de distribución o de producción dentro del modo de producción capitalista
3.      Una falta de precisión respecto de las clases que se encuentran dominadas por esta relación de producción o distribución. ¿Refleja la renta una oposición entre los burgueses y los propietarios de la tierra, o entre los propietarios de la tierra y los trabajadores de la misma? La concepción del problema de Marx señala más en el primer sentido que en el segundo; sin embrago, algunos pasajes  (especialmente en el capítulo “La fórmula Trinitaria”) sugieren lo contrario. En ningún lugar se ofrece una respuesta clara a la pregunta básica: ¿explotación de quién sobre quién?
4.      El apenas considerado fiasco de la renta absoluta. Marx había descubierto una teoría de la renta absoluta mediante la cual podía dar cuenta del elemento ignorado por Ricardo y sus discípulos, el hecho de que la renta no sea sólo la renta diferencial. Pero este razonamiento una vez más llevó a la conclusión de que la renta absoluta es cero o infinitamente pequeña, contrariamente a los hechos concretos que él intenta que la teoría explique”

Marx no trató y no se dio cuenta del problema de la renta absoluta/diferencial sino hasta 1862 (Carta a Engels). Desde este momento en adelante elaboró el tomo III de El Capital, en el cual trató el problema de la transformación de los valores en precios de producción. En el desarrollo de este problema, se apercibió del hecho de que para la existencia de la perecuación de la tasa de ganancia era necesario un factor externo, la propiedad privada de la tierra.Pero, entonces, ¿de dónde deriva este factor externo? Nadie sabe…si la renta de la tierra fuera solamente una ficción jurídica como Marx establece, se sigue que la renta absoluta debiera ser absolutamente pequeña. Marx mismo elige razonar de esta manera”. Si Marx hubiera vuelto a su formulación de 1857, se habría apercibido que la renta absoluta existía y no era infinitamente pequeña, que era todo un modo de producción con sus explotadores y explotados, “articulado” y en relación con el mpc.

“En otras palabras, si Marx hubiera tomado una teoría de la articulación de los dos modos de producción hubiera construido una teoría de la transición de uno de esos modos al otro, que no es otra cosa que su proceso de articulación”

Una de las virtudes del análisis de Luxemburg es el hecho de descubrir que el capitalismo no se desarrolla y amplía en un terreno virgen, sino que debe primero destruir y transformar modos precapitalistas de producción preexistentes”

“Sudando sangre y suciedad a través de cada poro desde la cabeza a los pies” caracteriza no sólo el nacimiento del capitalismo sino su progreso en el mundo a cada paso, y por lo tanto el capitalismo prepara su caída bajo condiciones que suponen convulsiones y contorsiones cada vez más violentas” (Luxemburg)

En Luxemburg, existe una confusión entre la relación colonial del capitalismo con sus zonas de dominio y la articulación de modos de producción.  Los modos de proudcción externos al mpc parecieran sólo capaces de satisfacer las necesidades funcionales de la reproducción ampliada del capitalismo (solución el problema de la realización términos de dinero, solución de falta de mano de obra). Sólo en una etapa secundaria, Luxemburg trata con los bienes producidos por los modos externos al capitalismo y la inserción (importación) de los mismos al interior del mpc. Por esto, los modos no capitalistas aparecen como meros límites que llenan necesidades funcionales, pero no cómo estructuras enteras coherentes, capaces de una extendida oposición al capitalismo o una articulación con el mismo.

Hay que tener en cuenta que la crítica de Ianni a la teoría de la articulación de modos de producción, corre los mismos riesgos que las conceptualizaciones de Luxemburg. Ver las situaciones de “transición” hacia el capitalismo como una mera acumulación primitiva permanente, y establecer que las especificidades diferenciales de este momento en un espacio determinado no suponen sino meras formas de despliegue del proceso de trabajo por parte del capital (distintas formas utilizadas por el capital para controlar/organizar el trabajo, todas las cuales sólo llevan a una homogénea acumulación de capital), supone trabajar bajo un marco funcionalista. Se obvía el hecho de que las mismas formas de despliegue del proceso de trabajo pueden conllevar leyes de movimiento heterogéneas a las del capital, esto si se le da siquiera alguna pequeña validez a la proposición de que las leyes de movimiento de un modo de producción se derivan de la unidad de producción (proceso inmediato de trabajo). Y aún si no se trabajara con esta explicación del “origen” de las leyes de movimiento de un modo de producción determinado (origen que puede ser distinto según modo de producción…esto es una cuestión a reflexionar), es importante reconocer las especificidades concretas de los procesos de trabajo diferentes al proceso capitalista “puro”, porque las misma sobredeterminan e influyen la forma y el contenido mismo del núcleo estructural básico del mpc (tiempo, ritmo y forma de manifestación de la TDTMG, forma y contenido del EIR, tipo diferencial de subsunción real , etc

Una de las lecciones de El Capital es la inevitable destrucción por el capitalismo de los modos de producción externos (anteriores o diversos a él), lo que ha llevado a un estudio meramente arqueológico de los modos precapitalistas de producción.

Polanyi: para él las sociedades se caracterizan no por sus modos de producción sino por sus modos de intercambio. Así, distingue tres modos específicos: mercantil, de “distribución-presentación”, y  aquellos que descansan en el principio de reciprocidad. Así, aunque Polanyi quiebra con los neoclásicos toda vez que cesa de describir las sociedades anteriores bajo el modelo mercantil, no logra ir más allá de la superficialidad de los fenómenos de intercambio.

“Como, en efecto, analizamos el intercambio entre dos tipos de sociedades, e.g., entre dos modos de intercambio, si el modo de intercambio define un tipo de sociedad y el intercambio es el principio integrativo de toda vida social? ¿Cómo podemos introducir un quiebre en la continuidad sin que esto nos devuelva a la problemática de Herskovitz (neoclásico) en la cual todo intercambio es intercambio mercantil?”

“Existe sólo una solución que explique la resistencia de un modo de intercambio a la penetración por otro: la teorización de la existencia de una barrera moral entre ellos” (Polanyi desarrolla esta idea)

Marxismo: “El modo de intercambio tiene un papel que cumplir dentro de un sistema social completo, un papel que él mismo no define y que, como consecuencia, no puede abandonar, un papel asignado a él por el modo material de producción. Este rol es definido por el proceso de reproducción, y la permanencia del proceso de producción supone en ciertos casos (cuando el modo de intercambio cumple un rol de importancia primaria en la reproducción) la permanencia del modo de intercambio. De esto se sigue que la barreras morales contra el intercambio externo, si es que existen del todo, sólo son los medios para conservar el modo de producción en sí mismo, y por lo tanto el modo de intercambio subordinado a él.”

Problemas que el materialismo histórico se propone resolver: el problema de la frontera entre la política y la economía; el lugar de las relaciones de intercambio en esta frontera; el lugar de la política en la reproducción

Para Polanyi una sociedad enteramente dominada por las leyes del mercado, es igual a una sociedad capitalista (lo postula en el caso africano). Propone tres fases históricas: sociedades sin mercados, sociedades con mercados periféricos (éstas funcionan como las primeras pero en sus bordes presentan intercambios de mercado) y sociedades que funcionan bajo el principio del mercado

Neocolonialismo: no existe ya necesidad de una coerción para el reclutamiento de la fuerza de trabajo, el trabajo libre existe ya.

Rey plantea la tesis original de que la teoría marxista acerca de las sociedades precapitalistas, y de su articulación (transición) con el capitalismo, no debe buscarse donde Marx trata el tema de manera explícita (e.g. carta sobre la India), sino que en el mismo Capital (por una parte, cuando Marx habla de la India en sus cartas para una revista yanqui, aún no desarrolla su perspectiva de manera coherente y sistemática)

En el tomo I de El Capital Marx trata el problema de los mecanismos de extracción de plusvalor, absoluto y relativo. El orden en que los trata no es fortuito: “el plusvalor absoluto es central para el modo capitalista, y el plusvalor relativo sólo puede ser explicado una vez el plusvalor absoluto ha sido explicado” (retener y reflexionar: si se define el mpc “a la Meiksins Wood” se termina contradiciendo esta cita de Marx, ya que se considera a este modo de producción sólo como plusvalor relativo) “Por el contrario, en lo que concierne a las formas de renta (tomo III), Marx recurrentemente repite el hecho de que una relación análoga no se sostiene desde el punto de  vista (que él asume) de la producción capitalista…Marx establece la independencia de las dos formas de renta de la tierra”
En el caso de la renta diferencial, tenemos una ganancia derivada del plusvalor. Pareciera que éste fuera un marco general para comprender el problema de la renta. Sin embargo, la renta se encuentra sujeta a dos especificaciones importantes. Primero, la renta se encuentra ligada a factores naturales de un carácter de largo plazo y no meramente a factores técnicos que pueden ser rápidamente asimilados por los productores competitivos. Segundo, la renta no es apropiada (o no enteramente) por el granjero capitalista que cultiva la tierra, sino que por el terrateniente
En lo que refiere a la renta absoluta, ésta aparece sólo bajo peculiares condiciones específicas a la esfera de producción. Sin embargo, Marx no ofrece ejemplos de renta absoluta.

“Ambos tipos de renta son independientes entre sí. El primero (diferencial) se origina en la variación de las condiciones de producción (tierra más o menos fértil, técnica más o menos avanzada). La segunda se origina en las condiciones especiales que afectan a una particular rama, la cual se las arregla para escapar total o parcialmente de la competencia entre capitales entre ramas de producción”

En la teoría económica clásica ya se conceptualizaba la existencia de la renta como un exceso en relación con la ganancia. Ahora bien, para Ricardo sólo existe la renta diferencial, no así la renta absoluta, la cual considera una imposibilidad.

“La importancia de una solución teórica dentro del dominio teórico solamente se aprecia cuando uno ve a los estadísticos y otros observadores afirmar por treinta años la existencia de la renta absoluta de la tierra, mientras al mismo tiempo los teóricos (influenciados por Ricardo), trabajando con abstracciones teóricas débiles y forzadas, han demostrado su imposibilidad” (Marx, El Capital)

La perecuación de la tasa de ganancia ocurre si “ningún obstáculo (o por lo menos no más de un obstáculo temporario u ocasional) impide la competencia entre capitales para transformar el valor en precio de producción” (Marx, El Capital)):
“Pero si lo contrario ocurre, si el capital se encuentra con una fuerza ajena a la cual puede parcialmente, o de  ninguna forma, superar, y que limita su inversión en ciertas esferas, admitiéndola sólo bajo condiciones que total o parcialmente excluyen la ecualización generalización del plusvalor en ganancia media, entonces es evidente que el exceso de valor sobre el precio de producción, en estas mercancías existentes a partir de estas esferas de producción, lleva a una sobreganancia , la cual se convertiría en renta y por tanto en independiente de la ganancia. Tal fuerza ajena y barrera es presentada por la propiedad de la tierra, cuando confronta al capital en su tarea de invertir en la tierra, tal fuerza es el terrateniente vis a vis el capitalista” (Marx, El Capital)

La renta absoluta puede aparecer si es que en un sector dado de la economía algo parece bloquear la igual distribución de este plustrabajo social entre los capitales…La renta en este sector dado es por tanto una función de la ganancia realizada en el conjunto de los otros sectores (una porción no distribuida de plusvalor. “Más todavía, si el plusvalor en este sector no es apropiado por los capitalistas de este sector, sino que por otra clase social, la renta entonces deviene una deducción de la ganancia realizada por toda la clase capitalista” (Marx, El Capital)

Para la existencia de una plusganancia, o de una renta, el valor producido por el sector en cuestión debe ser mayor al precio de producción. Por lo tanto, se requiere un sector con baja composición orgánica (más capital variable que capital constante). “Si la composición media del capital en la agricultura fuera igual a, o mayor que, la composición media del capital, entonces la renta absoluta –en el sentido descrito anteriormente –desaparecería” (Marx, El Capital)

Aún así, para Marx la renta absoluta no sería muy alta. Si es que los terratenientes sólo abrirán el paso para la explotación de más tierra en el caso de que los precios se alcen lo suficiente para que de los mismos se deriven tanto una ganancia media como una renta suficiente, aún con esto en cuenta, Marx afirma que: “de acuerdo a nuestra asunción, la propiedad de la tierra no devenga nada antes de que sea arrendada,  es económicamente sin valor hasta este momento, una pequeña alza en el precio de mercado sobre el precio de producción sería suficiente para explotar las tierra de peor calidad” (Marx, El Capital)

Como Ricardo confunde el valor y el precio de producción, concluye que si existiera la renta absoluta los productos agrícolas se venderían siempre por sobre su valor.

“Es ésta cuestión de la renta absoluta, insoluble hasta tanto el precio de producción y el valor son confundidos, el segundo (precio de producción) siendo la manifestación externa del primero (valor), lo que llevó a Marx a descubrir la diferencia entre los conceptos. Por lo que la existencia efectiva de la renta absoluta (confirmada por treinta años de datos estadísticos) y la necesidad resultante de una reconstrucción teórica cumplió un papel decisivo en el desarrollo de la teoría marxista del modo capitalista de producción. El tercer volumen del capital por entero y las extensiones realizadas a partir de él, descansan en esta base”

(Tener en cuenta para discutir la afirmación de Post de que el mpc se basa en la plusvalía relativa exclusivamente)

Tener en cuenta que es a partir del problema de la renta absoluta que Rey considera Marx resolvió la cuestión de la transformación de los valores en precios de producción (o, ni siquiera resolvió, sino que recién pudo plantear el problema porque reconoció la diferencia conceptual entre precio de producción y valor, diferencia que expresaba lo real)

“Por lo tanto, la teoría de Marx no es más satisfactoria que la de Ricardo para dar cuenta del hecho, confirmado por los estadísticos, de que la renta absoluta, lejos de ser infinitamente pequeña, es extremadamente grande….En cualquier caso, la teoría, aún si inscrita bajo un nuevo marco conceptual, lleva a esta conclusión si uno la restringe a su contexto ricardiano, e.g. a un análisis de la renta que no va más allá del modo capitalista de producción”. Aún así, se encuentra implícito en el análisis de Marx la afirmación de que el problema de la renta no sólo debe analizarse en el marco del modo de producción capitalista.

“La mera propiedad legal de su tierra no le crea ninguna renta al propietario. Pero le da el poder, de hecho, para retirar esta tierra de la explotación hasta que las condiciones económicas le permitan utilizarla de manera que le provea de un ingreso…” (Marx, El Capital)

Esta relación entre la ficción legal y la realización económica (la renta) de la propiedad de la tierra, es característica de todas las forma de propiedad de la tierra, cualquiera sea su modo de explotación.
“El capitalista aún ejecuta una función activa en el desarrollo de este plusvalor y este plusproducto. Pero el terrateniente necesita sólo apropiarse de la porción creciente de plusvalor y plusproducto, sin haber contribuido a su crecimiento” (Marx, El Capital). Aquí Marx pareciera afirmar que la función de la renta es sólo distributiva. Sin embargo, el mismo tercer volumen, Marx pareciera afirmar lo contrario:
“La renta capitalizada corresponde al precio de compra o valor de la tierra, una categoría que, como el precio del trabajo, es prima facie “irracional” (y el precio del trabajo es tan irracional como un logaritmo amarillo)…en tanto la tierra no es el producto del trabajo y por tanto no tiene valor. Pero, por el otro lado, una relación de producción real se encuentra encubierta bajo esta forma irracional” (Marx, El Capital)
“Aparece como una relación de producción “sobre la base del modo capitalista de producción” (Marx, El Capital). Pero esta es una relación de producción en contradicción con la ganancia misma”:
 “Ergo, cuando aquí hablamos de ganancia como una porción del plusvalor que cae a una porción de capital, nos referimos a la ganancia media (igual a la ganancia de la empresa más el interés), la cual se encuentra ya limitada por la deducción de la renta de la ganancia agregada…la deducción de la renta es asumida” (Marx, El Capital)

Una relación de producción real: ¿entre quién y quien? El pasaje es claro al respecto. Es una relación de producción entre la clase de propietarios de la tierra y la clase capitalista. Para ponerlo de diferente manera, es una relación de producción que entrelaza conjuntamente dos clases de no-productores:

 “Tal como el capitalista en funciones extrae plustrabajo, y por lo tanto plusvalor y plusproducto del trabajador en forma de ganancia, así también el terrateniente extrae también una porción de plusvalor o plusproducto del capitalista en forma de renta, de acuerdo a las leyes ya elaboradas” (Marx, El Capital)

(Discusión y reflexión)

Rey rechaza que se pueda trazar una analogía entre la relación capitalista/terrateniente y la relación capitalista/manager. Fundamentalmente porque en el primero el terrateniente no cumple ningún papel dentro el proceso de producción: “El que terrateniente sea reducido de manager y organizador del proceso de producción y de todo el proceso de la vida social, a un mero prestamista de tierra, un usurero de la tierra y un mero recolector de renta, es un resultado histórico específico del modo capitalista de producción” (Marx, El Capital)

(Discusión y reflexión)

Marx también afirma que la renta es tanto un resultado específico del mpc como una precondición histórica para el sistema de producción capitalista

(Discusión y reflexión)

“El sistema capitalista presupone la completa separación de los trabajadores de la propiedad de los medios mediante los cuales ellos realizan su trabajo. Cuando la producción capitalista se sustenta sobre sus propias bases, no sólo mantiene esta separación, sino que la reproduce en una escala ampliada continuamente” (Marx, El Capital)

(Discusión y reflexión. Tener en cuenta el caso de la subsunción formal que aún existe y se reproduce recurrente bajo el mpc, especialmente en la periferia –el “putting out system” es hoy una realidad bajo el capitalismo chileno )
Ver la subsunción formal como una parcial y deformada “reunión” del trabajador con los medios de trabajo. Reflexionar al respecto. Aún si en lo físico-inmediato (quizás podríamos decir, en lo “aparente”) el trabajador está nuevamente reunido con los medios de trabajo en fases capitalistas maduras (reproducción de la subsunción formal y de puestos “pequeñoburgueses”, por ejemplo, durante la reestructuración capitalista neoliberal en el chile de los 1980s), esta nueva “conjunción” tiene el correlato de desempoderar al Trabajo, desligarlo de su ligazón a los resortes fundamentales del proceso de producción mismo: esto es, el Trabajo ya no puede determinar en ningún nivel la tasa de acumulación, la forma de acumulación, para quién se produce, etc (cuestiones sobre las que tenía un control parcial durante fases capitalistas anteriores –intentos socialistas en Chile y Suecia en los 1970s de hecho parten de la base de una forma de acumulación capitalista que tendía a empoderar al Trabajo en este sentido-). Esto es lo que nos hace apercibirnos de la importancia de la distinción entre proceso de trabajo y proceso de producción: pareciera ser que el primero ésta subordinado al segundo (sin embargo, esto se conflictuaría con la proposición que arguye que las leyes de movimiento de un modo de producción determinado se derivan de la unidad de producción, proposición que está basada en la cita de Marx acerca del “proceso de producción inmediato”…). La cuestión pareciera ser más compleja. Primero, se debe considerar la positividad misma de los medios de producción y sus relaciones con el proceso de trabajo. Esto es, los productores que han sido nuevamente “ligados” a los medios de trabajo (al menos parcialmente) en una fase madura del mpc, no lo han sido con respecto a medios de producción fundamentales (no son ramas avanzadas, no funcionan con plusvalor relativo, etc), sino que en relación con medios de producción y procesos de trabajo no-fundamentales. Habría que explicar la distinción “fundamental”/ “no-fundamental”. Los procesos  de reunión deformada de los trabajadores con sus medios de trabajo en fase maduras del mpc, se dan: a) en sectores productivos retrasados que por lo general funcionaban antes mediante el plusvalor absoluto; b) en sectores que utilizaban procesos de trabajo que no representaban la relación nuclear estructural del mpc (sectores donde existía el enganche, el trabajo forzado, etc); c) nunca de forma que esto suponga la transformación y reemplazo de la relación nuclear estructural del mpc. Sin embargo, estas nuevas formas de explotación (subsunción formal, puestos pequeñoburgueses, etc), son necesarias para que una nueva fase y una nueva forma de plusvalor relativo puedan existir y desarrollarse. Volviendo a lo anterior: el proceso de trabajo podría determinar el proceso de producción (y no a la inversa), si es que comprendemos la cuestión no en abstracto y bajo una análisis relacionista que deviene puro formalismo. Esto es, el proceso de trabajo, materializado positivamente en su forma estructural nuclear (plusvalor relativo, ramas avanzadas, etc), determinaría el proceso de producción… 

El autor señala el ejemplo de eeuu como colonia, en el cual la tierra libre y barata permitió a los potenciales trabajadores escapar de la asalarización capitalista: aquí se demuestra la necesidad previa de una propiedad privada de la tierra (monopolio terrateniente de la misma) para la constitución y el funcionamiento del capitalismo: “El monopolio de la propiedad de la tierra es una precondición histórica que permanece como el fundamento permanente (sic) de la producción capitalista” (Marx, El Capital)

Retener esta cita en relación con los desarrollos de Charles Post

Tal como los productos se presentan al productor como una fuerza independiente en el capital y el capitalista –que de hecho no es más que la personificación del capital-, así también, la tierra se personifica en el terrateniente y por lo tanto se alza en su piernas para demandar, como una fuerza independiente, su parte en el producto creado con su ayuda” (Marx, El Capital)

Rey asume de pasada la existencia del modo de producción simple de mercancías

Sobre la acumulación primitiva: “Pero nosotros sabemos que no son los trabajadores (y todos los capítulos sobre la acumulación primitiva son particularmente claros en este respecto), sino los campesinos los que son desposeídos. Este es el tema de “La legislación sangrienta contra los explotados”, un capítulo que muestra que la expropiación del campesino no es en ninguna medida lo mismo que la integración del trabajador en la fábrica”

Sobre el problema de la estructura y la historia: “Por lo tanto, la abreviación de los dos términos de la contradicción en una fórmula –“la propiedad de la tierra…es el prerrequisito y la condición de la expropiación del productor”- (Marx, El Capital) es el resultado de un rechazo previo, un rechazo a poner en claro la cuestión del modo de producción a partir del cual la renta es una relación de producción”

Retener la cita de la primera frase y relacionarla con los desarrollos de Charles Post

“Hemos de hecho visto que Marx repite continuamente que la renta de la tierra sólo se puede desarrollar bajo el modo capitalista, y que la propiedad privada de la tierra es una forma jurídica necesaria para el desarrollo del modo capitalista….También hemos visto que una forma irracional, el precio de la tierra, encubre una relación de producción real. Pero lo que nunca ha sido dicho es que esta relación de producción sea una relación de producción interna al modo capitalista. Más todavía, desde este punto de partida, sólo podemos arribar a una conclusión: la relación de producción constituida por la renta a la vez entrelaza conjuntamente y opone a la clase terrateniente y a la clase capitalista”

“Sin embargo, esta concepción de relación de producción es inaceptable, y seguramente por esta razón nunca fue claramente expresada. Supondría una relación de producción entre dos clases no productivas –una noción que no tiene ningún sentido…la porción de plusvalor que los terratenientes se apropiarían como renta absoluta vendría de la clase capitalista como un todo y no de los trabajadores agrícolas. Finalmente, la porción de los terratenientes en la expropiación del trabajador no correspondería a una relación de producción positiva y no tendría ninguna relación con la renta”

El autor propone que aquellos expropiados por la renta de la tierra sean los campesinos trabajadores, no los trabajadores en general. Ergo, lo que existiría sería una relación de producción externa al mpc, una que vincularía al campesino y al terrateniente, expresando la relación de explotación en la categoría de renta. Es esto lo que explica que la renta absoluta no sea cero: la tierra puede ser arrendada tanto a un capitalista (en este caso el terrateniente exigirá que la misma produzca lo suficiente como para extraer una renta) como a un no-capitalista. “Existe entonces no solamente una competencia entre capitales, sino una competencia entre tierras capaces de generar valor dentro de diferentes modos de producción”

(Discusión: he aquí una cuestión problemática. Se asume, por un lado, que puede producirse “valor” fuera del mpc. Por otro, se entiende que un modo de producción lo define la clase que se apropia del trabajo, y no las relaciones sociales de explotación –la forma de explotación, según Banaji-, lo que viene a negar los conocidos pasajes de Marx en la Contribución y los Grundrisse, los cuales explican un modo de producción a partir de un modo de explotación…¡Reflexión!)

“Permanece siendo igualmente verdadero que, una vez un obstáculo externo es encontrado, existen mecanismos dentro de las relaciones capitalistas que gobiernan en la fuente la renta distribuida a los terratenientes por los capitalistas…Esta plusganancia, distribuida por los capitalistas a los terratenientes, es de hecho una porción de todo el plusvalor de la clase capitalista –y no solamente de los capitalistas granjeros- extraído a la totalidad de la clase obrera….La renta capitalista de la tierra es una relación de distribución inscrita en el modo capitalista de producción, y esta relación de distribución es una consecuencia de una relación de producción de otro modo de producción con el que el capitalismo se articula…Desde nuestro punto de vista, son en realidad las relaciones de producción las que determinan la renta capitalista de la tierra. No son, sin embargo, las clases del modo capitalista de producción las que se oponen, sino las de otro modo”

Retener argumento

Durante todo un periodo (y éste es el periodo en el cual Marx desarrollaba sus escritos), los intereses de los terratenientes y los capitalistas fueron convergentes: en tanto sólo la producción capitalista le podía proveer al terrateniente de una renta suficiente en dinero y la expropiación de los campesinos por los terratenientes proveía de mano de obra a las ciudades y a la industria capitalista. “La contradicción que pone a los terratenientes en oposición a los capitalistas sobre la distribución de la renta es por lo tanto secundaria a la convergencia básica de sus intereses desde el punto de vista de las relaciones de producción. Para los campesinos, no obstante, la renta es a la vez una relación de producción y una relación de distribución. Puede, por lo tanto, en un momento dado, presagiar una solidaridad entre los trabajadores campesinos y la burguesía contra los terratenientes al nivel de la distribuciónEsta solidaridad es la base de la revolución francesa…Pero, precisamente porque esta convergencia fue en el nivel de las relaciones de distribución solamente, la solidaridad es momentánea. Una vez la propiedad de la tierra desaparece, la función que ésta cumple (la expropiación de los campesinos, la extorsión del plusproducto) debe ser tomada por la misma burguesía, en tanto estas funciones son aún vitales para ella”  

“Después de haber destruido las relaciones de producción que habían opuesto a los terratenientes y los campesinos, la burguesía reestableció relaciones de producción similares con el campesinado (como Marx muestra en sus escritos sobre la historia francesa)”

(Reflexión: tener en cuenta el hecho de que esto explica el carácter “campesino” de una parte de Francia, aún después de la RF. En este sentido, las relaciones feudales de explotación fueron reestablecidas por el Estado burgués naciente, en una suerte de modo secundario de explotación que daba cuenta de una situación en la cual la relación de fuerzas aún no le permitía a la burguesía capitalista la transformación igualmente capitalista del agro. Esto es, la burguesía se apoya en una forma de producir tradicional del campesino, a la vez que imita la forma de apropiación de la anterior clase feudal mediatizandola a través del estado. En este sentido, podríamos hablar de un Estado que funciona de forma dual, permitiendo a la vez el desarrollo capitalista y la mantención de una forma de explotación subsidiaria. Esto se transparenta en la misma naturaleza del Estado (no “puramente” capitalista, sino que con remanentes feudales transformados –no supervivencias-. Existen dos factores, imbricados mutuamente, que explican el carácter de la Francia postrevolucionaria. Primero, el hecho de que los fundamentos del nuevo tipo de estado que nacía eran propios de una alianza con burguesía-campesinado. Para cambiar este carácter del Estado, y así hacer emerger un estado propiamente capitalista (“puro”) la burguesía debió haber establecido una guerra frontal contra los campesinos. Lo segundo tiene relación con esto: el desarrollo del capitalismo francés aún no era lo suficientemente fuerte como para quebrar este poder. ¿Se daba esto por un retraso en la acumulación? ¿O se daba por la existencia de una clase noble que se apoyaba en el Estado y así hacía valer sus prerrogativas mediante el campesinado? ¿Podría ser que la clase burguesa estuviera cruzada de elementos aristocráticos, lo cual daba cuenta del carácter débil de la acumulación en Francia, la reversión de los excedentes a actividades especulativas?....continuar reflexión)

Retomar esta reflexión de hace medio año y establecer que la tesis acerca del modo de producción dual de hecho se cumple para la Francia existente entre 1789-1852. Esto si queremos extremar el argumento. Si no lo extremamos, este periodo francés parece, al menos, análogo a las proposiciones sobre la historia latinoamericana que enfatizan el carácter híbrido del Estado (funcionalmente capitalista, pero formalmente señorial o feudal –elaboraciones al respecto de Torres Rivas, Quijano, Faletto, etc)

Ergo, lejos de aparecer como un efecto de la ganancia derivada del plusvalor, o por lo menos, lejos de fluctuar según sus variaciones, la renta permanecía constante: “Por caso, desde 1849 a 1859 los salarios de los trabajadores agrícolas se elevaron en Inglaterra por una combinación de eventos…Al mismo tiempo, los precios medios del grano cayeron al menos un 16% en este periodo, con la excepción de los malos años agrícolas de 1854-1856. Los granjeros arrendatarios clamaban por una reducción de las rentas. Ellos fueron exitosos en casos individuales, pero en lo general fracasaron en obtener su demanda” (Marx, El Capital)

Por lo demás, el debate en torno a esta cuestión muestra el carácter altamente político de la determinación de la renta. Era mediante el Estado (la estructura político-legal) que los pequeños granjeros eran explotados y la superexplotación de los trabajadores agrícolas mantenida. “Estas relaciones de producción no tienen nada que ver con el modo capitalista de producción. Su característica común es que su apropiación es la realización económica de la propiedad de la tierra, de una ficción legal. Estas relaciones de producción por tanto aparecen como relaciones político-legales dentro de la esfera económica, y por tanto como relaciones extraeconómicas”

Esta es una forma de relacionar las tesis de Rey con las tesis de Brenner que definen el mpf como mera extracción extra-económica del excedente

“La vieja nobleza había sido devorada por las grandes guerras feudales. La nueva nobleza era hija de su tiempo, para la cual el dinero era el poder de todos los poderes” (Marx, El Capital) Esta es la primera condición para el desarrollo de la propiedad de la tierra bajo las bases del modo capitalista de producción

“1) Las transformaciones del título feudal por la propiedad moderna de la tierra fueron aseguradas por medios político-legales (de hecho, por la ley); 2) en el continente, ni siquiera existió la necesidad de este desvío, porque el resultado fue obtenido mediante la violencia pura y simple, una violencia que siempre habría regimentado las relaciones entre los campesinos y los señores. Esto demuestra que el uso de la ley burguesa en Inglaterra para arribar al mismo resultado simplemente encubre las relaciones feudales anteriores; y constituyen una suerte de regresión desde el punto de vista de los trabajadores (los campesinos), en tanto que los campesinos liberados en el siglo XV se encontraron ahora subyugados…en el contexto de esta nueva expresión de las relaciones feudales”

Aún si las relaciones de producción feudales parecieran permanentes, sus formas difieren. Así, bajo el feudalismo antiguo la relación de explotación era una relación personal, basada sólo en el poder particular del señor, mientras que ya con los Estuardos esta relación era formalizada legalmente (dependía de la ley y el estado). Ya en el siglo XIX, por otra parte, el lazo conjunta sólo dos clases, los terratenientes y los campesinos-trabajadores, expresándose también en términos políticos.
“Por tanto, si la propiedad de la tierra y su realización económica, la renta capitalista de la tierra, aparecen como los resultados históricos del modo de producción capitalista, ella aparece también como una consecuencia histórica particular del modo de producción feudal…La ley, como toda la estructura política y económica de relaciones, muestra todas las marcas de dos modos de producción luchando por la hegemonía. Esto es característicos de lo que los marxistas han llamado un periodo de transición, un periodo que no es otra cosa que el proceso de articulación de estos dos modos de producción, un proceso en el cual lo que está en juego es la inversión del dominante”

Tener en cuenta las tesis de Rey para desarrollar nuestra propuesta. El hecho de que la propiedad privada de la tierra sea necesaria para la afirmación del mpc sobre sus propias bases, y que esta propiedad privada se genere a partir de una forma de propiedad privada existente antecedentemente en el modo de producción previo al mpc (y previo también en términos espaciales), es una expresión más de que el mpc se desarrolla (su núcleo estructural también, no sólo sus premisas complementarias o sus “condiciones de existencia”) a partir de la incorporación interna de procesos propios de otros modos de tendencias…desarrollar idea de acuerdo a la tesis que formulamos más largamente en otros comentarios

“Hemos mostrado en las páginas precedentes que ésta también encubre una relación de producción, una relación que no es del modo capitalista, pero en realidad una relación del modo feudal de producción que es expresada bajo las bases del modo capitalista de producción, y en particular en términos de sus leyes. Esta relación de producción es la renta de la tierra”

Retener para nuestra propuesta. Desarrollar

Las relaciones capitalistas de producción pueden entrar en contradicción con esta relación feudal de producción (de nuevo tipo). Por ejemplo cuando el terrateniente reclama que las mejoras en la tierra le sean propias cuando el contrato de arrendamiento termina. Asimismo, esto muestra como, en un país sin pasado feudal, la simple importación de la relación jurídica de propiedad de la tierra, no beneficia a los nobles sino a los especuladores

La renta absoluta explica el desarrollo en lo externo del mpf con respecto al mpc. Sin embrago, la renta diferencial, cuando apropiada por el terrateniente, muestra las contradicciones entre el mpf y el mpc.

Existe un momento en que la propiedad de la tierra aparece como superflua a los ojos del capitalista.

“La evolución de la propiedad feudal a la propiedad de la tierra (landed property), una forma más adaptada al modo capitalista, debe aparecer apropiadamente en los textos de Marx como una necesidad tanto desde el punto del modo capitalista de producción como desde el punto de vista feudal”

La formación social debe dar nacimiento de manera propia a la transición hacia el capitalismo. La formación social en transición está sujeta entonces a una doble historia cuando lo que erupciona son dos órdenes de necesidad. Por un lado, es la historia del capital por sí mismo, una historia cuyos esenciales se encuentran fuera de la formación social en transición. Por el otro lado está la historia de la transición que es específica al modo de producción con el cual el capitalismo se articula.

Esta es la cuestión que discutiremos en nuestra propuesta: las condiciones históricas que han permitido ser al mpc en su forma estructural nuclear, no son meramente olvidadas una vez la autorreproducción del mpc se da en función de sus propias bases. Estas condiciones históricas (cristalizaciones de procesos relacionales) se reproducen en las fases maduras del mpc también, aún si su reproducción es transformada por su inclusión en una “nueva” totalidad. La cuestión no es sólo que estos procesos reproducidos de forma modificada ahora inscritos en un mpc maduro existan de forma complementaria; la cuestión es que estos procesos, en tanto han permitido ser históricamente al núcleo estructural del mpc, y en tanto continúan permitiendo su ser contemporáneo maduro en tanto que condiciones de existencia necesarias, modifican, influyen y codeterminan la manifestación misma de las tendencias derivadas del núcleo estructural central (forma, tiempo y ritmo de la TDTMG, forma y contenido del EIR, tipo de subsunción real, etc). Y esto no es igual a decir que todo lo que existió antes del núcleo estructural del mpc sea reproducido y sea necesario para su funcionamiento apropiado, sino que sólo aquellos procesos relacionales que han influido en su ser mismo (sólo aquellos proceso determinantes…). En suma, no es cómo Rey plantea, que exista una historia de la transición y luego una historia de la reproducción estabilizada de un modo de producción determinado, sino que la cuestión se trata de relacionar los procesos de transición con el ser mismo del modo de producción de reproducción estabilizada

El autor afirma que la transición al mpc, está descrita, desde el punto de vista de la clase feudal en camino de extinción en el tercer volumen de El capital.

Fue el ansia de rentas de los señores feudales lo que creó una masa “libre de trabajadores, mediante la expropiación de los campesinos. “Por tanto, es la reproducción en escala ampliada de la relación de producción fundamental del modo feudal –la renta de la tierra- la que crea las condiciones para el modo capitalista de producción”

Pero habría que plantear cómo procesos necesarios para la emergencia del mpc en una fase determinada, devienen contradictorios con el mpc en otra fase más madura. Habría que establecer que no todo proceso necesario para el establecimiento del núcleo estructural del mpc es, y debe ser necesariamente, reproducido por éste en su forma estabilizada.  Aquí planteamos la cuestión de la formas de explotación que devienen contradictorias con el mpc (explotación esclavista yanqui, modo de producción soviético). Esto también plantea el problema de las fases de un modo de producción…

“De las condiciones para el desarrollo de esta nueva forma de desarrollo (autónomo, sobre sus propias bases, sugerimos nosotros) –y la nueva forma por sí misma es la negación de la antigua forma –pueden encontrarse todas las capas de actividades prácticas que comprenden este desarrollo bajo las bases de estas condiciones. Son estos niveles de prácticas las que separan la dialéctica hegeliana de la dialéctica marxista, y no es una cuestión de formas que engendran otras formas sino de clases de hombres que hacen su historia sobre la base de las condiciones ante las cuales se encuentran históricamente confrontados

Retener como premisa para nuestra propuesta

“La fase de la transición es una fase de necesidad dual. Para los terratenientes existe una necesidad en desarrollar el capitalismo, porque este desarrollo les asegura sus rentas. Para los capitalistas, existe una necesidad para mantener al propiedad la tierra bajo una nueva forma específica a la transición, porque esta forma asegura por sí misma una provisión tanto de fuerza de trabajo como de mercancías agrícolas”

Ver como relacionar esto con las tesis del modo de producción dual

1)      Inicialmente, el nexo entre la producción campesina y los artesanos es reemplazado por el nexo entre los granjeros y los manufacturerosLa separación de la agricultura de la manufactura no descansa directamente en un mecanismo económico, sino que depende de la presencia del terrateniente que:
-          Expulsa a los campesinos y por lo tanto crea una masa de proletarios…Marx anota, no obstante, que estas manufacturas requieren la mantención de un campesinado, trabajando la mayor parte en materias primas, tal como el lino, por lo que la expulsión de los campesinos de la tierra no es general durante este periodo
-          Presionado por los requerimientos de renta en dinero (nosotros asumimos que por la mantención de un estatus mediante la compra de bienes en el mercado, los cuales la mayoría son producidas bajo el modo capitalista), el terrateniente se encuentra obligado a vender en el mercado la mayor parte de su cosecha. No hay ninguna necesidad intrínseca que haga que esta forma de reproducción no vuelva al autoconsumo, propio del feudalismo (al menos en algún sentido). Estoy sucedió en parte en eeuu.

Retener que Rey aquí elabora una explicación sobre la separación industria urbana/industria agrícola, separación que rompe la unidad de estas esferas de producción propias de modos de producción previos al mpc (en ocasiones el mpf, aunque en este caso es más dudoso; es más claro en modos previos como el descrito por Post para explicar la producción campesina yanqui antes de que emerja el capitalismo propiamente tal). La explicación subraya la presencia del terrateniente (en Post será el monopolio privado, reforzado por el Estado, de la tierra). Quizás sea importante reflexionar sobre el hecho de que lo que necesita ser separado es la conjunción entre industria urbana/industria agrícola que se da en las formas de protoindustrialización (subsunción formal, putting out system, etc)

2)      El desarrollo del capital industrial en gran escala, por otra parte, destruye por completo la clase de los artesanos. Su penetración en algunas ramas de la agricultura, también hace superfluos a los pequeños campesinos…Por tanto, en contraste a la pequeña manufactura, el capital industrial en gran escala no mantiene producción artesanal”. Esta destrucción supone que los productores campesinos dependan progresivamente en el mercado (propiamente capitalista) para la adquisición de sus bienes de consumo y producción.
3)      Aún si Marx no distingue una tercera fase, muy bien puede establecérsela si comprendemos que los campesinos sujetos a la presión de “comprar y vender para sobrevivir”, junto a la destrucción del artesanado y la toma de cierta producción agrícola por los procesos capitalistas de producción, suponen la superfluosidad del terrateniente. Esto porque un flujo de trabajadores, insumos y materias primas, ya se encuentra establecido por los mismos procesos de producción capitalista.

1)      La propiedad de la tierra es absolutamente necesaria en esta fase. La convergencia de intereses en torno a las relaciones de producción, es fundamental entre los terratenientes y la clase capitalista; esto, aún si existen contradicciones al nivel de la distribución, las cuales se expresan de manera política en el Estado.

“La transición de la renta en especie a la renta en dinero…es inviable…sin un cierto desarrollo de la productividad social del trabajo…Esto es demostrado por los varios intentos frustrados para llevarla a cabo bajo el imperio romano, y las regresiones a la renta en especie después de buscar al menos la conversión de la porción de los impuestos estatales de esta renta en renta en dinero” (Marx, El Capital). Esto probablemente llevó a Celso Furtado a afirmar que el feudalismo brasileño se debió a cierta crisis mundial en el siglo XVII, la cual implicó que la esclavitud, como modo de producción para el mercado mundial, desapareciera y fuera reemplaza por el autoconsumo.

1)      El estado, en esta fase, no puede ser caracterizado aún como totalmente burgués (crítica al Poulantzas de Poder político y clases sociales). Por caso, muy probablemente la principal contradicción fue entre los terratenientes y el campesinado (aunque el autor no es taxativo al respecto), la cual se expresaba diferidamente en el Estado: la oposición de la nobleza a la burguesía en el seno del Estado expresaba de forma mediatizada estos intereses campesinos

1)      Desde finales del siglo XV hasta mediados del siglo XVII. Progresivamente el Estado, expresando a la nobleza, iba defendiendo a los campesinos cada vez menos. Crommwell (1648), será una de las últimas expresiones de defensa de los campesinos por parte del Estado (aunque Crommwell también defendía parcialmente a los asalariados)

2)      El capital no ha tomado todavía toda la producción de alimentos y materias primas, por lo cual aún necesita la propiedad de la tierra (feudal). Los campesinos comienzan a competir en el mercado; la proletarización del productor del campo se acentúa todavía mediante mecanismos extra-económicos: la misma propiedad de la tierra, los impuestos y las deudas, etc. Este es el caso en el cual la propiedad de la tierra ya no cumple para el capital el rol de expropiador, sino que éste se autosirve como recolector de rentas

3)      Ya aquí la competencia de la pequeña producción campesina implica la superfluosidad de la propiedad de la tierra (feudal)., aún si la misma no desaparece del todo

“En la destrucción de las sociedades asiáticas, como en la emergencia del capital dentro de la sociedad feudal, la competencia mercantil simple es vista como inoperante para crear por sí misma las condiciones preliminares para la emergencia de esta competencia, la existencia del mercado mismo. Por esto, esto ocurre fuera de la circulación, por ejemplo, mediante la influencia de procesos jurídico-políticos que establecen las condiciones competitivas entre los modos de producción. Desde el punto de vista del modo capitalista la necesidad de la propiedad de la tierra, no es otra cosa que la necesidad de la intervención de estas formas jurídico-políticas. Pero en el caso de la transición del feudalismo al capitalismo, esta intervención aparece sólo como consecuencia del modo de producción feudal mismo, la consecuencia del movimiento dialéctico simple de su propia reproducción”  

Este es un párrafo interesante si lo consideramos a la luz de ciertas formulaciones. De alguna manera, lo que Rey está diciendo es que el mercado capitalista no puede surgir natural y espontáneamente a partir de la producción simple de mercancías (nosotros diríamos: ¿cómo puede obligarse al campesino vender no sólo el pequeño excedente, sino también toda la producción? ¿Quién  o qué puede imponerle la necesidad de reproducir sus condiciones absolutas de existencia sólo en y por medio del mercado?). “A la Gramsci”, el mercado capitalista debe ser creado e impuesto políticamente. Asimismo, Rey explica que este acto de fuerza político es análogo a la reproducción económica “automática” del mpf previo al mpc

“En el caso  de otros modos de producción –modos que no han aceptado el desarrollo capitalista sin intervención externa, porque su propio curso impide esta evolución.- el modo de producción que asegura esta transición al dominio capitalista es un nuevo modo que no puede ser reducido ni al antiguo modo ni al que vendrá”. Esto es lo que percibió Luxemburg cuando describió como el capital inglés en Egipto y el capital alemán en Turquía se aprovechaban del modo despótico para conseguir fuerza de trabajo (por coerción e impuestos).

2)      En esta fase se encuentran hoy (1972) los países excoloniales. Ahora bien, dado que nunca pudo imponerse de manera absoluta el monopolio de la tierra, los campesinos logaron mantener muy parcialmente su autonomía (la proletarización no es completa). De hecho, éstos proveen el mercado interno de alimentos, ya que el capital no ha logrado hacerse de la producción agrícola. Característico de esta fase y estos países, es un nivel importante de inestabilidad en el proletariado (e.g. aún a veces se quiere volver a cultivar la tierra)
3)      Esta fase sólo se da hoy de manera (casi) pura en eeuu. En Francia comienza a desarrollarse. En Inglaterra y en Alemania no tiene demasiada importancia, ya que la propiedad y el monopolio de la tierra ya han expropiado al campesinado: lo único que quedaría sería someterlo a las presiones “puras” del mercado.

“La economía natural, la producción para las necesidades personales y la estrecha conexión entre la industria y la agricultura, debe ser derrocada y sustituida por la producción simple de mercancías. El capitalismo necesita el medio de la producción mercantil para su desarrollo…Pero en tanto la producción simple de mercancías ha reemplazado a la economía natural, el capital debe volverse contra ella” (Luxemburg)

(Criticar: se utiliza la noción de economía natural, que ya es cuestionable. Por otra parte, se entiende la necesidad de la producción simple de mercancías, como paso previo al capitalismo –no se entiende que este nunca puede ser un “modo” dominante, sino que siempre un modo secundario, si es que nos referimos a la transición al capitalismo, ya que es este último el que preexiste y coexiste con la producción simple de mercancías. Por lo demás, si lo que facilita la producción simple de mercancías es el desarrollo del mercado, sabemos que este se puede desarrollar tanto bajo el feudalismo (la segunda servidumbre) como bajo la esclavitud colonial (eeuu) -. Asimismo, cada etapa pareciera mecánica; no se entiende que la psm puede coexistir con la economía natural)

Rey critica Luxemburg porque su noción de modo de producción denota un weberianismo implícito. El hecho de concebir el modo de producción como un tipo ideal, la lleva a no considerar como estructuras coherentes y totales (como modos de producción) a las formas productivas con las cuales se encuentra el capitalismo en el camino de su expansión. Por lo mismo, asume que será necesaria la introducción de la propiedad de la tierra para importar el capitalismo a las colonias (cuando esto requiere violencia y lucha de clases muy aguda, sobre todo cuando la idea de propiedad privada no se encuentra desarrollada en el modo de producción con el cual se encuentra el capitalismo).

“El esquema marxiano de acumulación es sólo la expresión teórica de un momento específico que la dominación capitalista ha alcanzado…y en este sentido tiene el mismo carácter de una ficción científica, tal como el esquema de reproducción simple que da una formulación teórica al punto de partida del capital. El análisis exacto de la acumulación y sus leyes se encuentra en algún lugar entre medio de estas dos ficciones” (Luxemburg)

Esta formulación es la que supone cierto nominalismo-weberianismo. La idea de una “ficción científica” es la que imposibilita pensar dialécticamente la unión entre concepto y realidad

“A esta concepción del modo de producción le falta el rasgo característico del pensamiento marxista –ese que procede de lo simple a lo complejo, de lo abstracto a lo concreto (en el pensamiento)- de acuerdo al cual los modos de producción son elementos simples cuya articulación constituye el complejo entero de la formación social”

(Reflexión)

Cuestionar la introducción de la temática de los elementos (como señalamos en otro comentario, esto supone un pensamiento sustancialista no relacional, además de poseer connotaciones funcionalistas demasiado poco trabajadas). El modo de producción está compuesto de relaciones; estas relaciones forman procesos; estos procesos se condensan y cristalizan en objetivizaciones positivas; etc. Lo que importa es que lo que “aparece” (objetivizaciones positivas) no es más que la cristalización material de tendencias y leyes de movimiento que se derivan de relaciones y procesos relacionales

“En el movimiento occidental el punto en cuestión es por lo tanto la transformación de una forma de propiedad privada en otra forma de propiedad privada (de la feudal a la capitalista). Con los campesinos rusos, por el contrario, uno tendría que transformar su propiedad comunal en propiedad privada.”

El desarrollo de la dinámica feudal (rent-seeking) da pie para su articulación con el modo capitalista y le proporciona un elemento fundamental a éste: la separación del productor de sus medios de vida y trabajo, cuestión que mediante su propia lógica (los mecanismo puramente mercantiles) el capital no puede hacer. Ahora bien, la expresión jurídico-política (en el Estado) de esta necesidad de separación del productor de sus medios de vida y trabajo, puede ser asegurada bajo otros modos de producción distintos del feudalismo. “Nos dice que debe existir una sucesión de fases –que hemos denominado como proceso de articulación- mediante la cual el capital instituye su dominación sobre los modos de producción precedentes”

Relacionar el primer punto con la idea de Banaji de que el mpf se basa en la lucha por la tierra entre los pequeños campesinos propietarios y el señor feudal, la cual se expresa en la importancia relativa de los mansos señoriales. Ver cómo se pueden ligar estos dos autores. Asimismo, observar cuáles son las condiciones que permiten que, una vez los mansos acrecen y los campesinos son progresivamente expropiados, éstos ya no se encuentren sujetos a las prestaciones de trabajo en estos mansos (explicaciones tentativas: ¿presencia  de la ciudades? y/o ¿Mercantilización avanzada? ¿Cómo no caer en la presuposición y no explicación del mpc? ¿Cómo no ser susceptibles a la crítica de Meiksins Wood –“begging the question”?

2.      Pierre Philippe Rey (Contradicción de clase en las sociedades de parentesco)

Dentro de la literatura académica pertinente, se le ha dado un uso mucho más amplio (en términos temporales) a la noción de modo de producción y a la de relaciones de producción; sin embargo, a las nociones de clase y explotación tiende a restringírselas a una temporalidad más acotada. La ampliación del uso de la noción de modo de producción ha llegado al extremo de que muchas veces se iguala modo de producción a un pueblo específico definido en términos geográficos, con lo cual se ha perdido más propiamente marxista del concepto.

Retener que nuestra crítica de que es incorrecto identificar un modo de producción con un pueblo específico, está basada en Rey

El autor sostiene que las áreas temporales y espaciales que cubren los conceptos de clase y explotación, y modo de producción y relaciones de producción, son coextensivas: si utilizamos uno de ellos, debemos utilizar los otros. Esto implica que existen sociedades extremadamente diferentes que pueden ser analizadas por estos mismos conceptos. Sin embargo, existen sociedades tan diferentes que no pueden ser analizadas, o solo pueden serlo parcialmente, por estas herramientas conceptuales.

Esta es la idea de que la noción de clase y explotación está ya inscrita en el concepto-totalidad de modo de producción. Da para reflexionar al respecto. Clases y apropiación existen desde la disolución de la comunidad primitiva; esto es efectivo si consideramos que la apropiación y las clases existen en el momento de organizar la producción (qué se produce, quién produce, para quien se produce, cómo se produce), y no meramente a partir de la apropiación de excedente para consumo. En este sentido, un modo de producción sin explotación y clases (sin apropiación y clases) obvía el hecho de que existen ciertas posiciones estructurales (ocupadas por agentes) que determinan el “qué se produce”, “quién produce”, “cómo se produce” y “para quién se produce”, aún si las mismas no suponen privilegio material alguno en el consumo (lo que teóricamente es posible pero históricamente muy improbable –en general estos privilegios de consumo se han visto como “remuneraciones de función”-). En este sentido, la apropiación y las clases sólo podrían acabar si existiera un pueblo autoconsciente que organizara democráticamente los cuatro criterios citados. Así, la explotación y las clases sólo serán eliminadas bajo el socialismo. La trascendencia de la explotación, las clases y la apropiación, requieren la autoconsciencia colectiva, y ésta en realidad solo existe como posibilidad con la emergencia de la modernidad (algo de cierto tienen las tesis sociológicas de un Habermas). Por otra parte, es importante clarificar por qué hacemos la distinción entre explotación y apropiación. Mientras el segundo concepto hace referencia a una materialidad ya dada (algo que ya ésta ahí antes de su apropiación), el primero hace referencia al proceso de creación/producción y, simultáneamente, al proceso de apropiación. Esto es, cuando utilizamos la noción de explotación mentamos la apropiación no de algo ya dado (existente en la naturaleza, por ejemplo), sino que la apropiación de una creación/producción (transformación sustantiva de la materia natural). Esta es una distinción cualitativa (de fundamentos) que tampoco debe dejar pasar la distinción de fundamentos entre los modos cazadores-recolectores y los modos clasistas-apropiadores que cronológicamente son posteriores. Esto es, el modo tributario, el modo esclavista, el modo feudal, no meramente “recogen” de la naturaleza lo que necesitan para reproducirse como modos de producción, sino que transforman la misma naturaleza. Pero, como en todos ellos el nivel de las fuerzas productivas es cualitativamente muy menor al nivel de éstas bajo el mpc, esta transformación de la naturaleza está aún muy limitada por las mismas condiciones espaciales, temporales y geográficas naturales ya dadas (y no transformadas). Esto es, el qué se produce y el cómo se produce son escogidos por la clase dominante apropiadora, pero esta “elección” es una cuasi-natural: no existen casi alternativas, existe una reproducción casi automática. Quizás el “quién produce” y “para quién se produce” no se encuentran tan naturalmente determinados; aún así, su “naturalidad” parece eminente si se consideran algunos rasgos específicos (e.g. por lo general los esclavos eran prisioneros de guerra, las clases productoras dominadas eran grupos llegados más tardíamente a un lugar, etc: en suma no se decidía política y conscientemente “quienes” debían producir para “quienes”…). Por el contrario, bajo el mpc, dada la emergencia concomitante de la posibilidad estructural de una verdadera autoconsciencia colectiva (la posibilidad estructural moderna reconocida por Habermas), existen otras alternativas. Y esto no es recaer en el idealismo. Es el impresionante (y cualitativamente distinto, esto es, con una diferencia de fundamentos) desarrollo de las fuerzas productivas bajo el mpc el que explica que: a) el qué producir (contenido de la producción) no sea una mera reproducción mecánica determinada en alto grado por las limitaciones naturales del espacio y el tiempo, sino que sea una elección política consciente de un grupo particular (por qué se producen yates y no más casas obreras, por qué tantos recursos se gastan en la producción de automóviles y no así en la producción de un transporte colectivo público mejor). Esta elección política consciente no es la autoconsciencia de una clase (su “para sí”), sino que es función de su posición estructural y la ideología (como emanación estructural) que le es afín. No caemos, así, en el voluntarismo idealista de los sujetos-clases. La cuestión es que la posibilidad de esta elección se presenta recurrentemente bajo el mpc: por ejemplo, durante los procesos de elección en las democracias formales, las cuales transparentan elecciones de este calibre (¿destinamos recursos a importar yates o a producir casas para obreros?). La alternativa se presenta porque la autoconciencia de la modernidad (como posibilidad estructural) es la lucha de clases, los intereses generales de la clase dominada. Es la expresión de estos intereses fundamentales el que revela el hecho de que el mpc no es sólo un modo de producción apropiador, sino que explotador; b) el cómo se produce: la clase obrera da cuenta de que el modo en el cual se apropia la naturaleza (la naturaleza de los hombres mismos y la naturaleza externa) no es uno dado y natural. Esto es, podría no ser completamente alienante y dominador (procesos de decisión democrática sobre la división social del trabajo, por ejemplo). Este es el significado de la democratización “portada” por la clase trabajadora; c) el quién produce: la clase obrera manifiesta que es ella la productora del mundo, mientras los especuladores y los capitalistas se la pasan increíble haciendo nada. Así, la clase obrera plantea de frentón la cuestión del quién produce (podríamos producir todos –e.g. igualdad de género-, y así el trabajo sería menor para todos; podríamos distribuir democráticamente las tareas más alienantes, etc); d) el para quién se produce: este es evidente (porque no producir más casas obreras y dejar de producir hoteles de cinco estrellas o yates)

El modo de producción comunista sólo puede ser llamado así por extensión y mediante herramientas descriptivas (debería omitirse la categoría de modo de producción porque el comunismo supone la eliminación de las clases y la explotación)

(Nosotros trabajamos con la distinción entre modo de producción apropiador/modo de producción explotador/modo de producción autoconsciente (socialismo)

Las relaciones de producción son las relaciones sociales de producción. Como tales incluyen tanto las relaciones entre los productores directos y sus explotadores como las relaciones entre los productores directos entre sí. Relaciones que son por un lado relaciones de explotación y por el otro relaciones de cooperación. Esto se sostiene no sólo para el capitalismo (en el cual la relación de explotación se denomina plusvalor) sino que para todos los otros casos. …diferencia entre las relaciones de producción (relaciones entre personas) y la propiedad de los medios de producción (la relación entre las personas y las cosas) la cual es una relación jurídica y como tal interviene de la misma manera que la religión, la política, el arte o el lenguaje lo hacen en la reproducción de las relaciones de producción, sin ser una parte constituyente de las mismas

“Dentro de las relaciones de producción, la relación de explotación determina la relación de cooperación (en el capitalismo la extorsión de plusvalor determina la división el trabajo)…Esto es verdadero para el capitalismo y para todos los sistemas de producción”

¿Pero cómo define las ffpp Rey? ¿Se refiere a ellas cuando habla de la relación entre las personas mediatizadas por las cosas? ¿Es fértil la distinción analítica entre rsp (relaciones entre personas) y ffpp (relaciones entre personas mediatizadas por las cosas)? ¿No es ésta una distinción analítica espuria como el velo de Rawls o el contrato originario de los liberales? En la realidad no existen relaciones entre las personas (no hablamos de una cuestión físico-aparente, sino de la realidad en términos de procesos relacionales esenciales), sino que siempre relaciones entre personas mediatizadas por las cosas. Reconocer la distinción de Rey llevaría a proporcionarle determinancia a las relaciones de subordinación (“a la Laclau”): y ya criticamos esta tesis estableciendo que nunca se busca el dominio por el dominio mismo, sino que el dominio es función de la apropiación material que provee (apropiación material que puede ser incluso muy menor: el no trabajar y sólo mandar, por ejemplo)

“Porque la lucha de clases no solamente involucra la lucha de los explotados contra la explotación sino que también involucra la lucha contra las relaciones de cooperación que en sí mismas están dominadas por las relaciones de explotación; siempre son las luchas por la unificación de la clase explotada como de los explotadores contra la unificación de la clase explotada. La unidad de los explotados nunca es dada como un resultado de la operación normal de las relaciones de producción, por el contrario, la división de la clase dominada siempre es el resultado de esta operación”

Rey no entiende que las ffpp sean iguales a las relaciones de cooperación y las rsp iguales a las relaciones de explotación: la distinción entre explotación y cooperación es interna a las rsp. Resch está equivocado, como nosotros comentamos al ficharlo

“Las relaciones sociales de producción son así llamadas porque controlan la producción, tomada en su aspecto técnico. Esto hace posible comprender la distinción hecha por Marx entre el proceso de trabajo y el proceso de producción”

“(En Marx) el concepto de proceso de producción solamente es aplicado al modo capitalista de producción: el proceso de producción es por tanto la unidad de proceso de trabajo y el proceso de valorización, en otras palabras la unidad del proceso de trabajo y la creación de plusvalor…la creación de plusvalor, o el proceso de valorización, determina el proceso de trabajo”

Pensar sobre el hecho de que Marx sólo utilice la noción proceso de producción para el mpc. Su distinción con el proceso de trabajo sólo sería relevante para el mpc. Quizás esto se derive de una incomprensión de los modos precapitalistas, a los cuales se ve como imposibilitados de autorreproducirse endógenamente. Esto podría ser cierto para algunas formas de explotación complementarias al mpc (e.g. trabajo forzado en las minas peruanas durante la colonia). Sin embargo, no es cierto ni del modo tributario, ni del feudalismo ni del esclavismo. Ahora bien, habría que pensar si una distinción entre el proceso de trabajo y el proceso de producción puede hacerse en estos modos precapitalistas epocales. Porque Marx no está evocando con esta distinción entre el proceso de producción inmediato y su realización y reproducción en la esfera de la circulación, sino que se refiere a la distinción entre valorización inmediata y trabajo inmediato (Rosdolsky pone el ejemplo de que en la agricultura el proceso de crecimiento de lo plantado es parte del proceso de producción pero no del proceso de trabajo). Pensar: ¿Qué sería análogo al valor en estos modos precapitalistas? Para Fahy Bryceson, existirían estos mecanismos (reciprocidad, por ejemplo): el problema es que ella iguala valor a mercado y restituye la idea de que la valorización no es más que la realización en la circulación. Seguir reflexionando al respecto

La creación de plusvalor es el núcleo de las relaciones capitalistas de producción (las relaciones de explotación determinan las relaciones de cooperación). El proceso de valorización es por tanto el proceso mediante el cual las relaciones de producción determinan el proceso de trabajo

Esta cuestión se cumple no solamente para el capitalismo sino que para todas las sociedades, excepto el comunismo (aquí las relaciones de producción no se encuentran determinadas por las relaciones de explotación, ya que ésta ha sido eliminada, por lo que lo único que existe son las relaciones de cooperación).

La cuestión es: ¿cuál es el proceso de valorización de las sociedades precapitalistas? La pregunta es solo referencial, porque no puede nunca aceptarse que el valor existe bajo el precapitalismo. Si Rey postula esto, está a todas luces equivocado

“…todas las relaciones de apropiación que no son determinantes en relación con el proceso de trabajo no son relaciones de explotación ni relaciones de producción, sino que pueden ser meramente relaciones de distribución, resultantes de otras relaciones de producción, o si no un acto de violencia que ocurre sólo intermitentemente”

Retener

En tanto el proceso de trabajo mismo –proceso en el cual las fuerzas de producción transforman un objeto de trabajo, mediante el trabajo- es el portador de las relaciones de producción y en particular las relaciones de explotación bajo las cuales las primeras emergen, de hecho el proceso de trabajo sólo existe y se transforma a sí mismo en un específico proceso de producción”. Tanto el conocimiento aplicado a los medios de producción como la tecnología misma, son portadoras de las relaciones de producción (con todas las implicaciones que supone esto).

“…en un modo de producción dado, sin embargo, el proceso de trabajo y las fuerzas productivas siempre son más lentas en evolucionar que las relaciones de explotación, en otras palabras, que la lucha de clases”. Por tanto, el proceso de trabajo nunca puede estar por delante de las relaciones de producción; esto sólo puede ser así si nuevas relaciones de producción-explotación comienzan a emerger

Tiende a interpretarse a las rsp sólo como relaciones de explotación. Asimismo, pareciera que el proceso de trabajo y las ffpp van juntas.  La cuestión es que antes nos pareció que el proceso de trabajo era igual a las relaciones de cooperación internas a las rsp. Existe cierta confusión conceptual. Nosotros creemos que Rey desarrolla la distinción entre proceso de trabajo y proceso de producción (valorización) para distinguir entre relaciones de explotación y relaciones de cooperación (todo esto interno a las rsp). Sin embargo, la cuestión no es del todo clara. Podría ser que las ffpp se identificaran con el proceso de trabajo y que el proceso de producción (valorización) correspondiera a las rsp. Así, la distinción entre ambos sería para distinguir entre rsp y ffpp. Dentro del proceso de producción (valorización) existiría la distinción entre cooperación y explotación: sin embargo, esto genera que las ffpp no sean más que una suerte de categoría flotante vacía…Continuar reflexión

“El cambio en las relaciones sociales solamente puede ser alcanzado mediante el uso, en el periodo inicial, del proceso de trabajo antiguo y sus fuerzas productivas…El periodo en el cual las nuevas relaciones de producción y en particular las nuevas relaciones de explotación se encuentran subordinadas a las antiguas fuerzas productivas y su proceso de trabajo, es denominado por Marx la subordinación formal del trabajo al capital (cuando las nuevas relaciones de producción son capitalistas)”

Aquí pareciera que Rey iguala más todavía proceso de trabajo con ffpp

“Las nuevas relaciones de explotación solamente pueden existir de forma completa una vez esta adaptación es asegurada: cuando el plusvalor existe bajo sus dos leyes complementarias de plusvalor absoluto y relativo. Cuando estas condiciones no existen no podemos hablar propiamente de plusvalor porque el “doble vínculo” que sempiternamente arroja al trabajador, deprivado de todo menos de su fuerza de trabajo, en la confrontación con el hombre con el dinero, todavía no opera completamente

En esto nos podemos basar para entender que el mpc no puede existir sino a ha emergido su núcleo estructural

Relaciones sociales de distribución, circulación o de mera violencia pueden devenir relaciones de producción

“…la supresión de esta relación de explotación presupone un cambio en las relaciones de producción como un todo –en otras palabras una revolución”

“…tal perspectiva hace la distinción decisiva entre determinación en última instancia y dominancia, redundante. Es por el contrario la relación social (circulación, distribución, violencia, religión, parentesco…) la que es dominante y es tomada por la producción, y de esta manera deviene una relación social de producción”

Reflexión

La idea de que la permanencia de todo los existe no requiere explicación es una constante en toda ideología. “El concepto de reproducción no es por tanto el concepto de esta permanencia sino de su negación. Hablar de reproducción es cuestionar el proceso que permite que aquello que existe continúe existiendo, y por tanto negar que esta continuidad proviene desde dentro de sí mismo”

Retener

La reproducción no es otra cosa que la reproducción de las relaciones de explotación que fundamentan las relaciones de producción y a su vez el proceso de trabajo y el proceso de producción: y esto no es otra cosa que la lucha de clases llevada a cabo por la clase dominante contra la unificación de la clase explotada.

Un modo de producción no es otra cosa que un proceso de producción que es reproducido. Ahora, para hablar de modo de producción no solamente debe haber extorsión y dependencia, sino que es necesario que la relación de apropiación se encuentre adaptada a la relación de cooperación y a las formas del proceso de trabajo, entendidas en un sentido técnico. Sólo así podemos decir que un modo de producción “es la base oculta para todo el edificio social”.

¿Reemplaza aquí explotación por apropiación?

Mpc: plusvalor opone al proletariado y la burguesía; mpf: la renta de la tierra precapitalista opone a los señores con los campesinos; “la esclavitud opone a los esclavos a los amos, cuyos propietarios son, y constituye un modo de producción en el cual los esclavos son los productores directos”

Cuestionar la idea de definir el mpf solo por la renta. ¿La renta como análoga al valor? Discutir

De hecho existen formas de apropiación que no dominan estructuralmente al proceso de producción (no han devenido relaciones de producción); éstas existen al comienzo en todo modo de producción naciente.

Todos los modos precapitalistas de producción se basan en mecanismos extra-económicos para la extracción de excedente, mientras el capitalismo se basa fundamentalmente en mecanismos económicos

Discusión con Nikiforov. Puede llegar a indistinguirse feudalismo de esclavismo como hace explícitamente Brenner y como sugiere implícitamente Amin

“Para repetir, no es posible afirmar que existe autonomía de la política bajo el capitalismo más que en cualquier otro caso”

(Discusión)

Suponer que los conceptos marxistas son sólo aplicables al capitalismo es entender que éste no es transitorio sino que más bien sempiterno

La discusión en torno a la realidad de los modos precapitalistas de producción, ha tendido a confundir las nociones de explotación y apropiación. Incluso se ha llegado a sostener que es la intensidad de la apropiación (y por tanto se tienen en cuenta como contratendencia las compensaciones efectuadas por la clase apropiadora) lo que determina la existencia de clases y modos de producción. Ahora bien, para el autor la apropiación no es nunca una relación de explotación (aún si la primera es masiva o moderada). “No determinará clases sociales y no especificará un modo de producción sino cuando llegue a estructurar las relaciones de cooperación entre los productores y el proceso de trabajo o, para usar la terminología de Marx, cuando corresponda a una subordinación real de los productores. Sólo en este momento la apropiación es considerada una relación de explotación”

Retener que esta es una forma de apoyar nuestra distinción entre modos de apropiación y modos de producción. Sin embargo, Rey no logra construir una distinción análoga entre el mpc y el precapitalismo. La terminología no es lo más relevante, sin embargo, debe distinguirse entre: a) modos cazadores recolectores que solamente “recogen” de la naturaleza lo necesario para subvenir sus necesidades; b) modos apropiadores de la naturaleza (externa e interna), que se encuentran altamente limitados por las mismas condiciones naturales de su existencia (tiempo y espacio geográfico), y, en los cuales, por lo tanto, la decisión acerca del quien produce, qué se produce, para quién y quienes producen, es menos relevante y está menos presente; c) modos explotadores (mpc). Seguidamente, podría reservarse la categoría expoliación para los actos de apropiación de recursos mediante la violencia que no estructuran ni organizar el proceso de trabajo y de producción (saqueo imperialista en las colonias durante la emergencia del capitalismo)

Esto es lo que hace relevantes las alianzas entre clases dominantes de modos de producción diferentes pero articulados, ya que la dominación estructural y sistemática del modo de apropiación de una clase dominante, el hecho de que las mismas sean relaciones de producción, permite la transferencia de plustrabajo entre modos de producción

Rey entiende que la dominación de una relación de apropiación de una clase dominante por otra clase dominante, constituye una relación de producción. Discutir y reflexionar al respecto

En el caso de las apropiaciones mediante invasión y razzias, no tenemos una relación de explotación propiamente tal, sino una relación de distribución, en la cual la clase productora continúa produciendo bajo las mismas formas, aún si estas se encuentran intensificadas por el robo sistemático. “Un paso más allá” en lo que concierne a estabilidad y estructuración es dado por la subordinación formal de los productores: aquí la forma de apropiación lleva a cambios en la estructura de la producción, pero solo en lo que concierne a las relaciones de cooperación (e.g. la forma y la extensión del trabajo colectivo de los campesinos en la tierras del señor, es diferente de la forma y extensión del trabajo colectivo de éstos en sus propias parcelas; sin embargo, las técnicas y los instrumentos de trabajo son las mismas, no se encuentran definidas por las relaciones de apropiación)

(Reflexión y discusión). Retener la idea de una subordinación formal, la cual transforma el proceso de trabajo, pero no revoluciona la técnica. Relacionar con la discusión de las diferentes formas de subsunción del trabajo desarrolladas por Chattopadhyay

La subordinación formal es más estable que la mera “invasión” o “razzia”, así como también es más inusual y tiende a ser derrocada por la lucha entre explotadores y explotados. Bajo esta estructura, sin embargo, no podemos hablar de una nueva clase, una nueva explotación, un nuevo modo de producción. “De hecho, esto es posible en la subordinación formal al capital, mediante anticipación, porque la subordinación formal al capital siempre lleva a la subordinación real”

Concepción sobre la subsunción formal que niega las citas de Marx que Meiksins Wood presenta, y que establecen a la subsunción formal del trabajo al capital como ya el mpc mismo. Discusiones

La destrucción de la comunidad, sus formas de apropiación y de cooperación, cuando no es reemplazada por un sistema señorial o un sistema tributario-estatal, por lo general mantiene las mismas técnicas e instrumentos de trabajo. Esto hace que sea posible la regresión a sistemas de producción de parentesco; éste es un caso en el cual la subordinación formal no lleva a la subordinación real

Punto interesante: la subsunción formal del trabajo al no siempre lleva  ala subsunción real de éste frente al capital. Esta ineluctabilidad solo aparece si el proceso de trabajo y la forma de explotación del trabajo en la cual emerge la subsunción formal capitalista tienen ciertas características determinadas (esta es la idea del mpf y su transformación inmanente en mpc)…Reflexionar

Wittfogel (hipótesis): la evolución previa de la base material explica los cambios en la estructura social. Llevada a su extremo, esta hipótesis afirma que son los grandes canales y los sistemas de irrigación los que dan pie y explican la génesis y el funcionamiento del modo de producción asiático

“…uno debe dejar de considerar la ciencia y la tecnología como los motores de la evolución histórica y uno no debe intentar comparar los diferentes niveles de fuerzas de producción de diferentes modos de producción (esta comparación solo tiene significado en el contexto de un modo de producción dado, no siendo el desarrollo de las fuerzas productivas otra cosa que su mayor adaptación a las relaciones de producción dominantes, por lo que las fuerzas productivas se encuentran en retraso en relación con un nuevo sistema de relaciones de producción, así como se encuentran avanzadas en relación con un modo de producción anterior”

En esto se apoya alguno de los autores de “Los modos de producción en América Latina”, quien afirma que las ffpp sólo son comparables dentro de un modo de producción determinado y no entre modos. Creemos que esto supone ciertos riesgos. Primero, supone un relacionismo extremo que deviene formalismo (ignora la positividad y las determinaciones/objetivizaciones). Segundo, cae en una suerte de relativismo cultural posmoderno que no permite la comparación entre distintos rasgos de distintas sociedades (rasgos que no son elementos, sino cristalizaciones objetivas de procesos relacionales). Tercero, imposibilita la formulación de las tesis acerca de de la revolución burguesa desarrolladas por Callinicos y Davidson (la cuestión del “avance” de las ffpp por sobre las rrpp). Cuarto, no permite la formulación de la tesis del predominio débil del ffpp por sobre las rrpp que desarrolla Wright. Quinto, y fundamental, no concibe que a las ffpp y rrpp como categorías generales aplicables a distintos modos de producción. En este sentido, no concibe que las rrpp y las ffpp están al mismo nivel de abstracción y generalidad que las categorías de lucha de clases y modo de producción. Las rrpp y las ffpp no están al nivel de abstracción y generalidad que la categoría de valor: ésta si es una categoría específica propia de un modo de producción determinado y no aplicable a otros modos. Sobre otras categorías (base-superestructura, explotación), la cuestión es menos clara. Ahora bien, es pertinente aclarar aquí que Rey no propone que las categorías ffpp y rrpp no sean aplicables a otros modos de producción; sin embargo, al postular que éstas sólo tienen significado (absoluto) en el contexto de un modo de producción determinado, lleva a las tesis relativistas que aquí criticamos.

Sociedades parentales: son sociedades segmentarias en las cuales el mayor principio de la vida social y de sus unidades de producción es el real o ficticio parentesco. Existe un sistema de regulación de los matrimonios, y éste es el mecanismo fundamental de dominación de los explotados por parte de los dominantes. La división del trabajo se da en bajo el principio de la edad y el sexo. La clase dominada no se encuentra constituida solamente por los jóvenes, sino que también por las mujeres y los niños. Aún si algunos jóvenes devendrán cuando mayores “clase dominante”, esto no inhabilita el reconocimiento de una clase dominada: la fracción de estos jóvenes puede analogarse a una suerte de movilidad interclase, tal como se da bajo el mpc con la pequeñaburguesía y la clase obrera. Las mujeres producen la mayor parte de lo trabajado en el campo, siendo la fracción mayormente explotada de la clase dominada

Existen sociedades cazadoras-recolectores que muestran complejos sistemas de parentesco; en estos casos estamos hablando de una subordinación formal de éste tipo de sociedades al modo de producción parental. Así, existen posibilidades de volver a un tipo de desarrollo puramente recolector-cazador, lo cual no es posible cuando se establece la agricultura, lo que supone ya la subordinación real por el modo de producción parental. Asimismo, el momento de subordinación formal supone la hipertrofia de las funciones extraeconómicas en estas sociedades, lo cual se explica por la no adaptación del modo de apropiación al modo de explotación. Por otra parte, aquí solamente podemos hablar de subordinación formal, porque ya en hemos presenciado al subordinación real (y, por lo demás, como ya ha quedado claro, las estructuras parentales preceden al establecimiento de la agricultura).

Interesante tratamiento de las categorías de subsunción formal y subsunción real. Aunque Marx solo habló de ellas tematizando la contradicción Capital/Trabajo (capítulo VI tardío del primer volumen de El Capital), Rey aplica éstas a sociedades precapitalistas (donde el capital no existe). ¡Reflexión importante!

“…bastante independiente de todas las hipótesis genéticas. Es éste tipo de análisis de un modo de producción el que es relevante, en tanto el orden histórico en el que los diferentes procesos ocurren no es inevitablemente el mismo”

Subordinación real (condiciones): a) apropiación; b) que esta apropiación estructura las relaciones de cooperación mediante el proceso de trabajo (subordinación formal); 3) que todo el cambio técnico se encuentra determinado por las relaciones de apropiación y no puede desarrollarse si no es reforzando estas relaciones (subordinación real)

A la clase capitalista que se encuentra con otras sociedades en su expansión, le interesan las alianzas con los grupos dominantes de estas sociedades, sólo cuando éstos poseen un mecanismo regular de extracción de plustrabajo, lo cual habilita la transferencia del mismo hacia el mpc (¿subordinación real y subordinación formal?). Cuando estas clases no existen, el mpc impone un nuevo modo de producción en las zonas coloniales, el cual le permite la transferencia de plustrabajo (“sin imponer modificaciones indebidas en la base material rural de producción”- ¿subsunción formal?-). “La experiencia ha demostrado repetidamente que (la subsunción real) solo vale la pena como último recurso”

Reflexión. Se analoga modo de producción a  la existencia de subsunción real. Quizás sea importante desarrollar la cuestión de la formas de explotación de Banaji en relación con la cuestión de la subsunción real/formal ¡Reflexión!

El cambio tecnológico, aún si función predominante de la clase lucha de la clase explotadora, también es expresión de una relación dual (expresa la lucha de la clase dominada, aún si de manera deformada)


1.      Reflexiones sobre la pertinencia de una teoría de la historia del intercambio (Georges Dupré y Pierre Philippe Rey)

“Demostraremos el hecho de que el lugar ocupado por el intercambio –tal como el lugar ocupado por el intercambio en la sociedad capitalista o el lugar ocupado por la política en la sociedad griega- puede ser explicado por el lugar ocupado por el intercambio en la reproducción de las condiciones de producción, esto es, a un nivel diferente de aquel del intercambio mismo”

(Esta es una forma buena de sintetizar nuestra crítica a Friedman)

La cuestión es reflexionar sobre “la reproducción de las condiciones de la producción”. Interpretada laxamente esta premisa puede dar lugar al everythingsm que Carling le critica a Hindess y Hisrt. Sería importante especificar esta premisa; su especificación es de hecho nuestra propuesta…

“Casi en el centro de cada sistema particular, el lugar del intercambio en la articulación de estos sistemas será justificado por su rol en el proceso de dominación de uno de estos sistemas sobre el otro, y este rol será determinado en última instancia por el modo de producción dominante”

Sociedades parentales o segmentarias
-          El acceso a los medios de producción no puede ser controlado por la clase dominante, porque éstos son muy simples y accesibles
-          El control del conocimiento técnico tampoco puede ejercerlo la clase dominante, ya que estos logros son fácilmente desarrollables en un corto espacio de tiempo, además de que su adquisición está limitada por la senectud
-          No existe una coerción directa o fuerza represiva
-          Las relaciones de parentesco son la base de la cohesión social, pero no constituyen por sí mismas esta base
-          Dado que todas la formas anteriores de dependencia, propias de los otros modos de producción que han existido en la historia, no son viables en las sociedades parentales o segmentarias, éstas fundamentan su reproducción en el control del conocimiento social ejercido por la clase dominante. Así, esta clase, controla las genealogías, la historia, las relaciones matrimoniales, los ritos culturales, la magia, la divinización y, por sobre todo, el acceso de los cadetes (jóvenes) a las mujeres: esto último lo garantizan monopolizando los bienes de elite que son indispensables para el matrimonio

Lo fundamental en este modo de producción es el control ejercido por la clase de los intercambios matrimoniales. Así, ésta puede controlar también a aquella clase que le está subordinada, esto es, controlar la progresión de los cadetes en el camino que los convertirá en “mayores” para lo cual les es necesario el matrimonio. Así también, mediante el control de los intercambios matrimoniales, los “mayores” controlan la reproducción demográfica de los linajes
 En este tipo de sociedad, existe otra forma de control por parte de los “mayores”. Esta se da mediante la compra de esclavos, los cuales son reducidos a cadetes subordinados. Así, se crean linajes artificiales para poder integrar a los esclavos en este tipo de sociedades. Esto también abre la posibilidad de que los cadetes sean convertidos en esclavos para ser intercambios con otros “mayores” por bienes de elite.

La forma de conflicto principal, y por tanto de dependencia y de reproducción fundamentales, es aquella que se refiere a la reproducción demográfica de los linajes, la cual se relaciona estrechamente con el intercambio matrimonial. Esto porque el acceso a la tierra y a las herramientas es fácil y está casi asegurado (por lo general la tierra ni siquiera es un bien de conquista)
En las sociedades segmentarias, la reproducción de las condiciones de producción es la reproducción demográfica de la unidad de producción (el linaje), en tanto, en las sociedades antiguas es la defensa o la adquisición de la tierra, la preservación de la libertad de la comunidad o el esclavizamiento de una comunidad derrotada. Asimismo, en este tipo de sociedad la reproducción es lograda en primer lugar mediante el proceso del intercambio, mientras en las sociedades antiguas el proceso de reproducción se logra mediante la guerra

“Por tanto las condiciones de la producción explican por qué en las sociedades parentales el intercambio entre linajes y controlado por los “mayores”, toma el primer lugar: es el modo dominante (siendo uno de los modos dominados el conflicto armado) mediante el cual es logrado el proceso de reproducción de las condiciones de producción” (y este modo de intercambio es un hecho político)

Retener esta cuestión. Trabaja bien la distinción entre determinación en última instancia y dominancia, sin perder la preeminencia de la producción material

Rey sostiene que aquí sólo ha explicado cómo se mantiene un modo de dependencia (la dinámica de la reproducción), no así como éste se establece, lo cual requeriría una teoría de las formas de transición desde otros tipos de sociedad a este tipo de sociedad (este es el problema que imbrica génesis y estructura, dinámica de funcionamiento y formas de creación de lo nuevo)

Retener y desarrollar para nuestra propuesta este problema señalado por Rey

En algunas ocasiones el control del hierro (de los bienes hechos con hierro) es importante para la dominación de la clase explotadora en las sociedades parentales (es una determinación más que se suma). Ahora bien, es el control político de la reproducción el que es el fundamento del control de los medios de producción y no lo contrario.
Un punto importante es que, si bien la clase dominante controla los “bienes de elite”, no consume éstos, sino que los utiliza para controla los intercambios matrimoniales. Así, tenemos una clase que no se diferencia por el nivel y tipo de consumo (contra la forma que entiende las clases Ruyle y los weberianos).

“La explotación comienza cuando la apropiación es efectuada sin contrapartida (equivalente) o compensación” (Godelier). Esta forma de definir la explotación hace que Meillasoux niegue la existencia de la misma en las sociedades parentales. Para este autor, los bienes de elite constituye una parte muy pequeña del excedente, además de no ser consumidos con fines personales, lo que hace que no exista explotación. Ésta solo existiría cuando, debido a la penetración del mercado capitalista, los “mayores” comienzan a utilizar sus privilegios para consumir más y apropiarse de más excedente. Rey se opone a esta definición de explotación: “Nosotros pensamos que esta definición es inaplicable (no existiría explotación en cualquier forma de sociedad) y que no constituye una enunciación científica”

Retener discusión (referida en Resch). Establecer la pertinencia del argumento de Rey, pero imbricarlo con nuestra distinción entre apropiación y explotación

“No trataremos de aplicar esta definición al sistema capitalista: el hecho del desarrollo de las fuerzas productivas es incuestionablemente una “contraparte (compensación) por la apropiación de plusvalor”; existe explotación, por lo tanto, solamente cuando la burguesía despilfarra el excedente sin garantizar la reproducción de las condiciones de producciónNo es sin interés que esta definición de explotación lleva a una concepción opuesta a la de Marx: implica que los capitalistas explotan menos en tanto proveen un equivalente significativo, esto es, hasta tanto ellos consignan una parte mayor del excedente al desarrollo de las fuerzas de producción y una parte menor a su consumo personal; pero para Marx…ocurre lo opuesto. Cuando los capitalistas consignan una parte mayor del valor del excedente apropiado a la reproducción, la explotación de la fuerza del trabajo no es por tanto disminuida sino que se incrementa (como todo sindicalista sabe): esto es porque los capitalistas tienen la capacidad para explotar más intensamente la fuerza de trabajo a su disposición…o porque son capaces de explotar una fuerza de trabajo adicional”

Retener corolario de la forma de definir la explotación de Godelier, la cual es análoga a las teoría actuales que sólo critican a la forma financiera del capitalismo

“Y es difícil determinar el punto en el cual la comunidad comienza a ser explotada por la misma gente que le provee servicios” (Godelier). Este continuismo muestra que el autor no se encuentra al nivel apropiado para definir su concepto: el hecho de que el producto excedente sea apropiado sin contraparte en un momento dado no es más que una consecuencia externa del cambio en el balance de fuerzas y no dice nada del proceso que permite la apropiación

“Existe explotación cuando el uso del producto excedente por un grupo (o un agregado) que no ha contribuido el plustrabajo correspondiente reproduce las condiciones para una nueva extracción de plustrabajo de los productores” (Rey). Por tanto, en el sistema capitalista, de acuerdo a Marx, el proletariado se encuentra obligado al final de proceso de trabajo a vender su fuerza de trabajo una vez más al capitalista que lo explotará (más intensamente) gracias al producto excedente que se apropió para sí mismo durante el proceso de trabajo

Buena definición de explotación. Lleva a preguntarnos acerca de nuestra distinción entre apropiación y explotación. Ahora, aún creemos que esta distinción es relevante porque los modos de producción no son meras relaciones entre personas (lo que está implícito en la tesis de la apropiación desnuda de la fuerza de trabajo humana), sino que es la apropiación simultánea de ésta y la naturaleza externa (en suma, es la apropiación de la naturaleza, si concebimos a ésta sin las dicotomías idealistas burguesas hombre-naturaleza). En la historia, el trabajo se va diferenciando y a la vez haciendo intercambiable (según el Marx de los Grundrisse), como también lo va haciendo la “materialidad”. Esto es lo que nos permite hacer la diferencia entre modos apropiadores y modos explotadores (los primeros operan con un marco de naturaleza humana y externa más o menos dado al cual no se enfrentan posibilidades reales; los segundos operan con un desarrollo de las ffpp que presenta las alternativas como reales y necesarias –definición “política” o consciente de qué producir, quien producirá, para quién será está producción, etc)

“En las sociedades parentales, como en todos los modos no-capitalistas de producción, el proceso que permite la reproducción simultánea de las condiciones sociales y técnicas de la producción, es distinto del proceso de producción mismo”

(Reflexionar sobre el carácter extraeconómico de la apropiación de plustrabajo en todos los mp precapitalistas. En el mpf, la coerción es extraeconómica, por tanto, no puede ser conceptualmente delimitante…quizás sólo si especifica la naturaleza política de la cuestión…)
Un punto importante. Si definimos/explicamos el precapitalismo sólo en función de la coerción extraeconómica entonces designamos una condición general del mismo (la citada por rey). Esto hace que la definición del mpf sólo a través de esta premisa imposibilite especificar las leyes de movimiento pertinentes sólo a éste modo

“¿Constituyen los “mayores” una clase? El control de este grupo de la tierra y las herramientas es muy menor y limitado; cuando éste existe (hierro), siempre se explica por su control del proceso de reproducción. Este control de la reproducción es una “función de clase”; pero el soporte de esta función no tiene ninguna existencia efectiva fuera de la función misma, por lo menos en las sociedades parentales “puras”….Esto es, los “mayores” no son una clase, excepto al nivel de la reproducción, teniendo como grupo ningún papel sistemático en el proceso de producción. La noción de “soporte”, significando la agencia mediante la cual una función es soportada o llevada a cabo, está tomada del trabajo de Althusser y Balibar

“Creemos que este problema de una función de clase que no tiene un grupo constituido como su soporte, se encuentra en otras formaciones socioeconómicas; por caso, antes de la constitución de la sociedad feudal propiamente tal como entendida por Marc Bolch los diseminados nobles y magnates cumplieron ciertas funciones de clase antes de que se constituyeran realmente como una clase”

(Reflexión: el autor descubre un modo de producción, explotación; sin embargo, niega la existencia de una clase como tal… ¿?)

El modo de producción parental no se encuentra solo en las sociedades parentales; se articula con otros modos, aún si él es el dominante. Rey establece que no desea tematizar la relación de articulación entre los modos precapitalistas.

En esta frase se muestra como por momentos Rey iguala modo de producción a modo (forma) de explotación: “La unidad de producción bajo la cual la sociedad parental se encuentra articulada (esto es, la célula parental, propiamente hablando), no es la única unidad de producción posible en las sociedades parentales; el modo de producción de esta unidad, que podríamos llamar el modo de producción parental, ya no es el único modo de producción presente en estas sociedades sino el dominante”

Articulación entre el mpc y los modos de producción existentes en África (modos parentales)
-          En una primera fase el comercio de esclavos es más intenso que el intercambio de productos. Por lo tanto, es más importante la apropiación de hombres que del plustrabajo cristalizado en productos
-          Esta fase (1) es sorprendentemente estable, lo cual se explica por los intereses complementarios entre los jefes de las sociedades parentales y los comerciantes. En ambos modos de producción que se articulan de esta manera, la instancia dominante opera por medio del intercambio. Así, mientras la instancia económica dominante del mpc se expresa mediante el intercambio, la instancia política dominante se expresa mediante el intercambio en el modo parental. La acción de los comerciantes, llamada a existencia por la reproducción ampliada del capital, coincidía con el reforzamiento del poder de los jefes de los modos parentales
-          Cuando el comercio de esclavos pasa a ser reemplazado por el mayoritario comercio de productos, las unidades parentales locales dejan de tener intereses complementarios con los europeos. Comienza una época de dispersión e inestabilidad, en la cual es necesario recrear el poder político y el orden necesario para mantener la nueva forma de comercio (esta es la época de la colonización)
-          Mientras en la fase 1 la dominación del sistema capitalista sobre el modo parental de producción se ejerce mediante la instrumentalización de la instancia dominante de la formación social parental misma –y ésta continua dominada por el modo de producción parental-, en la segunda fase, se implementa una transición que supone la creación de un nuevo orden basado en el modo de producción capitalista. Al final de la fase 2, se establecerá el modo capitalista propiamente tal.
-          Así, la fase 1 y 3 se asemejan más entre sí que con la fase 2: “de hecho, en la fase 1 y 3 el capitalismo metropolitano opera simplemente mediante el control que ejerce sobre la reproducción del modo de producción dominante de la sociedad dominada y opera mediante sus medios de dominación normales, principalmente, el intercambio. La diferencia entre la fase 1 y 3 descansa en el hecho de que en la fase 1 el modo de producción dominante de la sociedad no es capitalista, mientras en la 3 sí lo es”
-          La fase 2, la de la colonización, se caracteriza por la ambigüedad: es una cuestión de usar la base económica característica de la sociedad parental para establecer las condiciones de transición al capitalismo” (aquí son características las carreteras y líneas de ferrocarril cuando aún no existe un mercado de trabajo propiamente tal, por lo que este tipo de sociedad transicional se asemeja en mayor medida al “despotismo oriental” que a la sociedad capitalista –este periodo supone la mayor jerarquización de la sociedad dominada, con jefes estables y formalmente responsables-).
-          Mientras la fase 1 y 3 (neocolonialismo) son sumamente rentables para el capitalismo, la fase 2 tiende a ser no rentable, ni siquiera para grupos particulares de capitalistas.

Colonialismo
-          Articulación de manera compleja: a) el sistema parental aún en existencia; b) el sistema político administrativo heredado del periodo colonial, que mezcla una forma de capitalismo burocrático con el tribalismo que proviene de la sociedad parental; c) el sistema capitalista mismo, articulado con el capitalismo metropolitano

“En cada uno de estos sistemas (mpc y modo parental) el intercambio cumple un rol dominante en la reproducción de la dominación de uno de estos sistemas sobre el otro sistema con el cual está articulado”

Retener y reflexionar

“En Francia, el modo capitalista de producción ha luchado por dos siglos contra la producción pequeño-campesina: ciertos trabajos recientes muestran que mediante la intervención política la producción pequeño y mediano campesina fue mantenida desde 1870 a 1958, pero las leyes de la competencia…operando como lo hicieron en otros países (donde la clase burguesa se encontrara menos amenazada por la clase trabajadora o fuera menos timorata y pudiera sostenerse sin la alianza política con el campesinado) habría provocado la desaparición del campesinado a una tasa mucho más rápida”

“El periodo neo-colonial, particularmente en Africa, es el periodo cuando el capitalismo, habiendo creado un mercado de trabajo  (durante el periodo colonial anterior) y desarrollado una infraestructura suficiente para sus necesidades, puede finalmente beneficiarse completamente de sus gastos”

“Ciertamente, incluso en tiempos normales, otras instancias tal como la política o la ideológica cumplen un rol en esta reproducción; pero esta es una cuestión de un rol suplementario, siendo que el rol principal lo cumple el intercambio”. En los periodos de crisis, no obstante, otras instancias logran la preeminencia (se da el ejemplo de la primacía de la instancia política bajo la Alemania nazi y la eminencia de la instancia política bajo el capitalismo monopolista de Estado). En el caso del modo parental sucede algo análogo: en tiempos normales domina la reproducción el intercambio, mientras en los periodos de crisis (colonialismo) otra instancia, como la ideológica

“Por cuatro siglos los bienes producidos por el capitalismo europeo de diferentes épocas han sido absorbidos por el sistema parental…estos bienes de origen europeo han cumplido un rol y una parte importante en la reproducción del modo de producción parental…contrastantemente, estos bienes no han avanzado ni un poco la emergencia del modo capitalista de producción en las formaciones sociales que nos conciernen. Por supuesto, la inyección de dinero ha sido incluso mucho menos capaz que la inyección de bienes…de transformar el modo de producción”

Algo similar señala Cueva para las primeras décadas de independencia de AL

Fue necesario introducir una ruptura para que el modo de producción capitalista pudiera desarrollarse paralelamente al modo de producción parental y contra él. Esta ruptura resultó ser un modo de producción independiente que no era ni el capitalismo ni el modo parental de producción; este modo permanece dominante hasta que las condiciones normales de desarrollo del capitalismo se encuentren completas. En este sistema tradicional el intercambio no cumple un rol dominante: es la coerción administrativa y la policía la que cumple este rol como lo hace en otros sistemas burocráticos”

Reflexión sobre este nuevo modo de producción. Es probable que Rey plantee el problema de esta forma porque el mismo Balibar entiende que es necesario un nuevo modo de producción transicional. Pero, Balibar construye esta explicación porque es incapaz de concebir una totalidad estructurada como dinámica, y poseedora de una contradicción inmanente. Mandel también habla de un “modo de producción transicional”. Si bien la conceptualización de éste como mpms es errada, es interesante preguntarse por la “unidad” en las formaciones en transición. El mismo debate Dobb-Sweezy sobre la transición tematiza esta cuestión. La teoría de la articulación de los modos de producción, presenta una alternativa a esta cuestión; por lo mismo, es extraño que rey hable de esta unidad coherente propia de un modo transicional de producción. Los períodos de transición debieran conceptualizarse como poseyendo un conflicto entre más de dos clases, lo cual expresaría un conflicto entre leyes de movimiento y tendencias (habría que ver que tendencia predomina, por qué y de qué forma se modifica ésta por las otras tendencias diversas, además, enfatizar en el carácter híbrido del Estado: aquí son pertinentes los desarrollos de Quijano, Faletto, Mandel, Labastida sobre AL, así como los desarrollos indios acerca del modo dual de producción 

Neocolonialismo
-          Alternativa a): dominación del capital comercial el cual es acompañado por la sustitución del modo tradicional de producción en la agricultura por la pequeña producción mercantil o la producción capitalista (sistema de plantación)
-          Alternativa b): dominación del capital industrial con todos sus correlatos en la manufactura agraria y el capitalismo agrario. El modo tradicional de producción solo cumple un rol suplementario. Aquí el sistema tradicional se encuentra limitado y no tiene posibilidades de recobrar su autonomía; las condiciones son favorables al mpc
-          Existe la posibilidad de que se combine b) con un modo de producción colonial más fuerte. En este caso, existirá una fuerza de trabajo asalariada parcial, la cual trabajará durante un tiempo en la industria capitalista, y otro tiempo cumplirá sus funciones en el sistema tradicional. Muchas veces esto puede darse; en estas situaciones los productores trabajan en ambos modos, y la compra de bienes de elite en el mercado es una cuestión casi normal
-          Está la opción de la intervención política mediante incentivos crediticios o cercamientos. Aquí el trabajo del gran capital junto al Estado es esencial (este modo de dominación es transitorio e inestable)
-          La dominación se establece por medio del intercambio, el mpc no cumple ningún en la formación social considerada, pero el sistema capitalista controla la reproducción de este modo de producción suministrando insumos (bienes o dinero) específicos para el circuito de reproducción…

La última alternativa y la tercera se combinan en las periferias de b). En estos casos el mpc todavía actúa de manera que tiende a conservar el sistema tradicional de producción. “Pareciera que lo que es ordinariamente entendido como la dominación capitalista en el curso de la fase neo-colonial es un sistema de modos de dominación articulados entorno a uno dominante, el modo de dominación descrito como “b”. Los otros modos de dominación citados son una secuela de modos de dominación principales en otras fases (comercio de esclavos, colonialismo, etc).

(Comentario: reflexionar sobre distintos puntos. Primero, la utilización recurrente de los términos “sistema” y “tradicional”, combinados de manera extraña con la noción de modo de producción. Asimismo, la no vinculación sistemática de la noción de explotación con la idea de modo de producción; esto, en el sentido de que es recurrente la utilización de la noción de dominación por sobre la de explotación-producción. Esto es, la misma idea de construir una taxonomía de modos de dominación, tiene más que ver con formas de dependencia que con la articulación de modos de producción y la idea de explotación. Quizás esto se condice con la idea de que, para Rey, el intercambio es dominante en la articulación de modos de producción, así como también es dominante bajo el modo parental. Asimismo, también pareciera ser que Rey afirma la dominancia del intercambio en el mpc, la cual expresa la determinación en última instancia por lo económico. ¿Es la de Rey una teoría circulacionista? ¿Cómo concibe Rey los modos de producción? ¿Comprenden solo base o también la base junto a la superestructura?)