jueves, 17 de octubre de 2013

New Realism, New Barbarism (Boris Kagarlitsky, 1999)

New Realism, New Barbarism (Boris Kagarlitsky, 1999) 

I.                   Reforma/Revolución

“La falta de una perspectiva revolucionaria ha llevado a una profunda crisis del reformismo. En ninguna parte las fuerzas de la izquierda han estado preparadas para la nueva situación”

“La desmoralización de la izquierda no termina con la lucha de clases o abole las contradicciones sociales…”

“Para los intelectuales del final del siglo veinte, el socialismo aparece no como un sistema alternativo al capitalismo, no como un nuevo estado del ser social e incluso no como un movimiento político, sino como un conjunto de valores”

Para demostrar la diferencia aún relevante entre la izquierda y la derecha Bobbio rechaza utilizar la palabra “socialismo”, sino que enfatiza en el hecho de que la izquierda aún profesa el ideal de la igualdad
“El rechazo del utopianismo y el reemplazo del slogan político de un nuevo sistema social con referencia a un “sistema socialista de valores” ha sido visto como una forma de capitulación intelectual refinada y diplomática. Hacer este cambio significa que no existe ninguna necesidad de luchar contra el capitalismo o incluso reformarlo; en cambio, es suficiente simplemente vivir en una sociedad y relacionarse con los eventos de una manera digamos diferente, de lo que lo haría un liberal. A cambio de llevar a cabo acciones alternativas, se nos ofrece la posibilidad de realizar evaluaciones críticas”

 “Si la sociedad soviética de finales de los 1980s estaba en un callejón sin salida de centralización burocrática, en occidente durante los mismos años el carácter limitado y sin salida de las reformas sociales de la era socialdemócrata fue revelado también”

Se desliza la interpretación de que el capitalismo no puede funcionar sin contrapesos externos:
“El libro “El Estado en el cual estamos” de Will Hutton (que fue llamado el gurú de Blair en la prensa británica) ha devenido en la práctica el primer intento de formular positivamente un programa realista de manera más o menos sistemática, y de mostrar de que existen diferencias fundamentales entre el neo-realismo y el neo-liberalismo. Aceptando el orden burgués, Hutton insiste en que dentro del marco de este sistema existen varios modelos –“capitalismos rivales”…Sus simpatías están completamente del lado del modelo alemán. Este es un capitalismo que acepta la colaboración social, la regulación y la responsabilidad con la sociedad”

“La ironía de la situación descansa menos en el hecho de que los admiradores británicos del “modelo alemán” hayan estado extasiados con sus virtudes, ya que en la misma Alemania la gente ha estado hablando de la obvia crisis del sistema. El desempleo se ha disparado en el curso de los 1990s, y la brecha entre la parte occidental y oriental del país no sólo ha persistido, sino que ha tomado un carácter estructural; las nuevas tierras han sido transformadas en una periferia interna. El gobierno de Helmut Kohl ha desmantelado gradualmente el sistema de seguridad social…El líder del grupo parlamentario PDS, Gregor Gysi, ha escrito que esto es bastante natural en una sociedad donde “el número de pobres está creciendo en proporción directa al número de millonarios, y el sistema de seguridad social está siendo radicalmente recortado dado el crecimiento del endeudamiento”

“No sólo el modelo alemán descrito en el libro de Hutton no existía en los 1990s, sino que en la forma en que el escritor británico lo bosqueja, nunca ha existido en alguna parte”

“La presidencia de Mitterand en Francia comenzó con buenas esperanzas y terminó con un desengaño universal. El fracaso del proyecto reformista más serio en la historia occidental de la posguerra hace imperativo repensar la cuestión de las posibilidades y perspectivas del reformismo. No más sorprendente fue el colapso de la perestroika soviética, que también puede ser descrita como una suerte de proyecto reformista, y que tuvo una influencia importante, aún si de corta duración, en toda la cultura mundial de la izquierda”

“La imposibilidad de los izquierdistas para presentar un desafío sistemático al capitalismo es, asimismo, un signo de su inhabilidad para reformar el capitalismo. El dinamismo anti-capitalista de la izquierda ha sido un factor crucial no sólo para el movimiento revolucionario, sino que también para el reformismo efectivo, el cual ha buscado suministrar algunos remedios al capitalismo. Al abjurar del anticapitalismo, los izquierdistas no sólo han perdido su habilidad para reclamar el rol de fuerzas capaces de crear una nueva sociedad, sino que también ha devenido incapaces de mejorar la sociedad actual”

“La debilidad de la izquierda y la falta de fuerzas capaces de realizar un proyecto socialista no implica automáticamente que el capitalismo neoliberal sea fuerte. Mientras el neoliberalismo retenga su hegemonía ideológica sobre la sociedad, a pesar de probar ser un fracaso en términos económicos…”

“El sistema mundial está hoy en tal enredo que la única manera de tratar con este nudo gordiano de contradicciones es cortándolo. Las reformas parciales y las mejoras graduales están deviniendo posibles sólo como consecuencia de los cambios radicales en toda la estructura de la sociedad y de la economía. Sin una amplia nacionalización del capital privado (“la expropiación de los expropiadores”), sin superar el “libre mercado”, es imposible llevar a cabo incluso una reforma mínima del sistema de salud o incluso mejorar el bienestar”

"En esencia, lo que hoy vemos no es otra cosa que la crisis de las consecuencias históricas de la revolución rusa de 1917. Las reformas sociales de la era de la posguerra no fueron otra cosa que una suerte de reacción de la sociedad occidental a esta revolución”

“La influencia en la sociedad occidental de 1917 fue enorme, pero bastante diferente a lo que los ideólogos de Octubre habían esperado. La experiencia rusa provocó concesiones desde las clases dominantes, y al mismo tiempo devino un obstáculo para la búsqueda de un modelo europeo distintivo de cambio radical. Una solución fue encontrada en el reformismo…el “chantaje revolucionario” incorporado en el movimiento comunista mundial y la “amenaza soviética”. Esto puede ser denominado “revolución diferida”.

“No es sorprendente que el colapso del comunismo fuera también una catástrofe para la socialdemocracia. Después de 1989 el curso reformista del movimiento obrero occidental se había completamente gastado a sí mismo, y no existía ya ideología o estrategia”

“En los tempranos 1980s los ideólogos de la reforma estructural dentro de las corrientes de izquierda socialdemócratas y de los rangos de los partidos eurocomunistas, encontraron serios problemas. Los investigadores se dieron cuenta de que la izquierda estaba dividida entre, creer que “programas alternativos” basados en “economías mixtas” o el “socialismo de mercado” podían funcionar, y reconocer que si las clases capitalistas toleraban estas reformas, las reformas no serían socialistas”

“Pero, ¿qué es lo que debe ser cambiado? La lógica del principio social burgués sugiere que los elementos secundarios del sistema deben ser cambiados, mientras sus fundamentos deben ser dejados intactos. El problema es que son precisamente los elementos secundarios del sistema los que mejor funcionan. La fuente de los problemas descansa en las bases del sistema”

“En cambio, somos urgidos a reconocer de que “el objetivo del socialismo no es la abolición del capitalismo sino que su coexistencia con la justicia social”…Porque la idea de la justicia no es rechazada por los derechistas, y porque la necesidad de mejorar el sistema es reconocida incluso por la clase dominante, la izquierda por tanto no debiera luchar contra la burguesía y los partidos de derecha, sino que colaborar con ellos. Pero si los izquierdistas no se diferencian cualitativamente de los derechistas, ¿por qué son necesarios después de todo? El mejoramiento evolucionario del capitalismo es incompatible con el reformismo…La reforma es necesaria cuando la evolución natural, que mejora las estructuras y hace por su puesto los ajustes de rutina, es insuficiente…Un movimiento reformista comienza declarando que el sistema es malo. Una cosa bastante distinta es que los reformadores no intenten demoler el sistema “hasta sus cimientos”, sino que meramente deseen reemplazar importantes elementos de él. Una crítica acerara del capitalismo fue el punto de partida no sólo del marxismo revolucionario, sino que también del revisionismo socialdemócrata”
“El socialismo ha logrado cumplir un rol central en el mejoramiento del capitalismo precisamente por su esencia anti-capitalista. Si el socialismo no fuera una alternativa real, si no tuviera su propia lógica económica y social, sobre la base de la cual crear una nueva sociedad fuera una posibilidad real, no sería capaz de desarrollar ideas y enfoques útiles para la introducción satisfactoria de un cambio. La reforma del sistema requirió un impulso ideológico externo. Si la sociedad socialista dejó de ser una alternativa fundamental al capitalismo, si el movimiento obrero perdió su capacidad de comportamiento agresivo y devino incapaz de una lucha determinada contra la burguesía, no será capaz de  cambiar a algo o alguien. Sin odio de clase no existiría ninguna reforma social o colaboración social. Como regla, la colaboración no emerge de simpatías mutuas entre los socios, sino que de un entendimiento de que rehusarse a colaborar tendría efectos catastróficos”

“El fracaso económico del capitalismo no ha llevado y no llevará automáticamente al colapso de su hegemonía ideológica. Las élites del día actual del capitalismo no pueden resolver las contradicciones objetivas del sistema, y no pueden y no quieren resolver sus crecientes problemas, aún así, son capaces de paralizar cualquier intento de resolver estos problemas sobre la base de enfoques alternativos

II.                Práctica electoral, socialismo rosa y programas avanzados

“En contraste, las sorprendentes victorias electorales de la izquierda en los últimos 25 años, han sido ganadas sobre la base de programas radicales. Este fue el caso cuando Miterrand fue electo en un primer momento en Francia, cuando los socialistas fueron elegidos por primera vez en España, y cuando Papandreou fue electo por primera vez en Grecia. En Inglaterra también, la última victoria Laborista en 1974 fue sobre la base de un programa progresivo. Ninguno de estos gobierno cumplimentó eventualmente lo que prometieron en un comienzo, pero esto no afecta la conclusión de que sus programas radicales iniciales apelaron de hecho al electorado”

“El patrón usual es que los socialistas se hacen con el poder durante una ola de irritación universal con las políticas neoliberales, y luego después de la victoria continúan poniendo en práctica estas políticas. El resultado inevitable es que los socialistas pierden su autoridad y finalmente son derrotados”

“Es instructivo observar que en ningún país del mundo ha sido exitoso cualquier intento de fundar un nuevo partido sobre la base de la ideología neo-realista. Los partidos que han abrazado esta ideología invariablemente han sido antiguas organizaciones que explotaban impúdicamente a sus bases sociales tradicionales, las cuales continúan dándole apoyo solamente en memoria de los servicios revolucionarios o reformistas) que estos partidos les habían proveído en el pasado”

“En este sentido, los izquierdistas en Gran Bretaña, como en un número de países, han devenido representantes de las instituciones del Estado de Bienestar antes que de cualquier clase particular”

“La paradoja del siglo veinte tardío descansa en el hecho de que la misma debilidad de la izquierda la obliga a no fraguar compromisos. Con la correlación de fuerzas presente, no puede existir un “nuevo consenso”, o condiciones favorables para los trabajadores para un nuevo compromiso social. Cualquiera que sueña con reformas debe luchar primero para cambiar la correlación de fuerzas, y esto significa devenir un revolucionario o un radical en el sentido tradicional”

“Massimo d’Alema, el líder del Partido de la Izquierda Democrática (los antiguos comunistas), proclama en Italia su principio de “abandonar el mito de la construcción de una nueva sociedad”. Romano Prodi, como la cabeza del primer gobierno de izquierda mayoritario en la historia de Italia, estaba convencido de que su misión consistía en implementar todo un complejo de medidas neoliberales que incluso los derechistas de sus país no se habían resuelto a llevar a cabo”

“Incluso el diario “La República”, que difícilmente puede ser designada como una publicación revolucionaria, ha descrito estas políticas de la izquierda italiana como “suicidio”

“La razón no es simplemente que las ideas socialistas estén desacreditadas; los estudios de opinión pública muestran que en prácticamente todos los países desde Mongolia hasta la República Checa estas ideas han devenido significativamente más populares de lo que fueron en 1989”

III.             Sobre los NMS, progreso e izquierda/derecha

“La ventaja del movimiento obrero histórico descansaba en el hecho de que se ponía a sí mismo la tarea de forzar cambio estructurales concretos, de alterar la misma manera en que la sociedad se reproducía. Los radicales nuevos movimientos, que declaran la bancarrota de los principios dominantes, pero a los cuales les falta una estrategia de cambio estructural comprehensivo, son incapaces de cambiar cualquier cosa –y tampoco están tratando-. Su emergencia no significa que una alternativa haya aparecido; es meramente un síntoma de crisis de sentido”

En la jerga socialista la “izquierda” y los “progresistas” han sido casi sinónimos. Tan es así que la misma derecha utilizó el motivo “si no puedes derrotarlos, únete a ellos”. Así, la derecha no era afín al mito del progreso; solo le quedaba la nostalgia del pasado.

Con la desestructuración neoliberal, la derecha vino a representar el progreso (la globalización moderna, la eficiencia, la competitividad), contra el conservadurismo de izquierdas (sindicatos, estado de bienestar, etc).  Asimismo, los radicales de izquierda vinieron a criticar fuertemente la idea de progreso (feminismo, ecologismo, pueblos originarios, estudiantes)

La derrota de la izquierda y del movimiento obrero, luego de 1989, ha mostrado que la historia no se desarrolla linealmente

“La izquierda tiene que aceptar el hecho de que el proyecto marxista de revolución presentado en el Manifiesto Comunista está muerto. Ciertamente existirán revoluciones…pero no serán unas explícitamente socialistas que sigan la tradición marxista iniciada por la Primera Internacional(Roger Burbach)
La alternativa al neoliberalismo está en los movimientos espontáneos que presentan demandas básicas. Una sociedad nueva más justa nacerá de la amalgama de los movimientos étnicos, nacionales y culturales” (Burbach)

Esto, a pesar de que estos nuevos movimientos son muchas veces reaccionarios y han apoyado las reestructuraciones neoliberales (e.g. nacionalismo en Europa del este). Esto sucede porque la izquierda ha perdido su seguridad moral y psicológica, seguridad que le permitía evaluar que es progresivo y que no lo es.

IV.             Se refuerza la idea de ser neo-tradicionalista para ser comunista

a)      Ejemplos en Lutero (que llamaba una vuelta a la biblia) y los calvinistas. Ambos movimientos instituyeron grandes cambios
b)      En este sentido, los neo-tradicionalistas no son conservadores
c)      Otro ejemplo es el neo-liberalismo (recicla a los clásicos pero genera algo muy distinto –la mano invisible mercado no era la idea central en Smith por ejemplo)
d)     Los comunistas deben retornar a la tradición de lucha contra el capitalismo (también decía esto Oskar Negt en los 1970s)
e)      En la RF los revolucionarios se basaban en principios de la antigua Grecia (Rousseau y Robespierre)
f)        Los grupos socialistas divididos sectariamente en Turquía lograron unirse en 1996 con un retorno a los principios básicos del marxismo
g)      “Lo que se encuentra involucrado aquí no es una nostalgia refinada por alguna edad dorada del movimiento obrero…Un retorno al marxismo significa sobre todo restaurar la centralidad de la clase en el pensamiento político de la izquierda”
  
V.                PC Sudafricano

Proclamando una reorientación radical de la economía en los intereses de la mayoría oprimida, el gobierno del Congreso Nacional Africano, con la activa participación de representantes del Partido Comunista y de los sindicatos, comenzó en 1995 y 1996 a poner en práctica consistentemente un programa neoliberal”

Principios programáticos del ANC (1994)

1)      Integrador y sustentable
2)      Llevado por la gente (implementar una amplia participación en las decisiones sobre la economía tanto en los sectores privados como en los públicos)
3)      Vincular reconstrucción y desarrollo
4)      Garantizar la paz y la seguridad para todos
5)      Construcción de la nación
6)      Democratización

“Es significativo que este programa, bosquejado por el Congreso Nacional Africano con la participación de los comunistas, no levantó ninguna objeción particular dentro de los conservadores. El líder del Partido Nacional Klerk voceó su apoyo al mismo, añadiendo: “Debemos luchar a toda costa contra la introducción de una filosofía política divisa dentro del RDP. No debe ser ni socialista ni comunista, debe trabajar para la gente”

“…la constitución transicional del país bloqueó cualquier posibilidad de utilizar la expropiación como un método de redistribución, mientras las políticas del gobierno no proveyeron una expansión estatal o de los servicios públicos, que podría haber servido a los mismos fines”

“Un cierto número de activistas del partido comunista se dieron cuenta de que se requerían medidas más radicales…Pero para este momento el Partido Comunista mismo estaba profundamente dividido y a un grado significativo paralizado por la lucha entre los radicales y los realistas, éstos últimos habían tomado el rol de campeones de la hegemonía neoliberal dentro del movimiento de liberación”

“Las medidas prácticas que fueron tomadas para implementar el Programa de Reconstrucción y Desarrollo fueron bastante distintas a lo que los ideólogos habían prometido. El gobierno comenzó a privatizar el sector estatal y a recortar los salarios. Los campeones de estas políticas no fueron los conservadores de derecha, ni los representantes de la élite blanca privilegiada, sino que los líderes de la ANC…”

“La prensa describió esta estrategia como un “Tatcherismo cauteloso”. En lo único en lo cual los representantes de la ANC se diferenciaban de los economistas neo-liberales, era en el énfasis constante que ponían en la necesidad de la colaboración social, la cual veían en la marcha de los negocios y el trabajo en conjunto, mano a mano, para construir la nación”

“En tanto la privatización estaba siendo llevada a cabo con metas directamente opuestas, los líderes sindicales la rechazaron decisivamente. “Vemos la privatización como una de las mayores amenazas para una mejor vida para todos”, declararon los líderes del COSATU. Las palabras fueron seguidas de acción. Las protestas organizadas por los sindicatos retrasaron significativamente y en parte bloquearon la implementación del programa de gobierno. Sin embargo, la capacidad de la izquierda y los sindicatos para resistir los planes del gobierno efectivamente fue seriamente debilitada por su deseo de no apedrear el propio barco y minar “su propio poder”. En este respecto, los izquierdistas que llevan a cabo políticas de derecha son mejores socios, tácticamente, para la burguesía que la tradicional derecha”

“Las metas progresivas del RDP fueron abandonadas una por una…Junio de 1996…un pequeño equipo de expertos…(sin consulta anterior fuera del gobierno)…esta política estaba claramente basada en un enfoque monetarista y provocó una confrontación con los sindicatos. Mientras los socialistas sudafricanos, comunistas y líderes sindicales, habían estado ponderando si ya era tiempo de cruzar a la oposición, y se preguntaban a sí mismos si las masas entenderían tal movida, los trabajadores mismos estaban expresando una insatisfacción cada vez más amplia con las medidas de “su” gobierno. La privatización y la austeridad se encontraron con huelgas, y luego con disturbios masivos”

“En Febrero de 1997, cuando las demostraciones de protesta comenzaron en barrios de color de Johannesburgo, la policía abrió fuego”

“Quienes veían la televisión alrededor del mundo el 6 de febrero, pueden haber pensado que accidentalmente sintonizaron un programa de archivo de los días del Apartheid Sudafricano: policías floridos escondidos detrás de amenazantes carros amarillos descargaban sistemáticamente bombas de gas, balas de goma…y munición pesada sobre la multitud que protestaba en los barrios; y escenas de sudafricanos muertos y heridos. Tristemente, no era un documental sino los eventos del día en la nueva Sudáfrica…” (cita desde un diario)

Congreso de 1995 de Partido Comunista Africano

-          Se aprobó un documento con Propuestas Estratégicas bastante avanzado (reflejaba el estado del pensamiento marxista hasta ese momento –democratización de la economía, sector público descentralizado, etc-)

-          No impidió que un año después miembros del Partido implementaran medidas neoliberales estando ya en el gobierno

“Aún si indicando que la burguesía el “oponente estratégico principal”, los ideólogos del partido enfatizaron en la existencia de fuertes contradicciones dentro de sus rangos: “Existen importantes tensiones entre las transnacionales extranjeras, los capitales monopólicos locales, y el sector no monopolista”
“Los intentos para dividir a la burguesía de acuerdo a estos lineamientos eran ingenuos…De hecho, la globalización en ningún caso es un factor externo. Su aspecto más importante es la hegemonía de la ideología neoliberal en el conjunto de la clase burguesa. Cualquiera sean las contradicciones y diferencias, la masa principal del capital sigue a su vanguardia, en tanto no tiene otra alternativa obvia”

VI.             Clase Obrera

“La clase trabajadora ya no es la clase más masiva en la sociedad (aún si a un nivel mundial nunca poseyó esta distinción).

“La revolución tecnológica del fin del siglo veinte ha pasado por las mismas fases básicas que la revolución industrial del siglo diecinueve…lecciones de la industrialización del siglo XIX. La introducción en gran escala de máquinas en ese tiempo llevó a un dramático debilitamiento en las posiciones de los trabajadores manufactureros organizados. Los antiguos sindicatos y gremios fueron destruidos, pero los sindicatos modernos emergieron en su lugar”

“La transición del procesamiento manual de información al procesamiento computacional supuso una completa revolución en la organización del trabajo. La transición de un procesador 386 a uno 486 o aun Pentium es simplemente un proceso técnico normal, como el reemplazo de las máquinas-herramienta, tal como ha ocurrido a lo largo de la historia de la industria"

“El cuadro, sin embargo, es aún más dramáticamente complejo por el hecho de que la proletarización no significa automáticamente la creación de una clase proletaria de trabajadores asalariados en el sentido marxista. La mayoría de los trabajadores que han sido introducidos en la economía capitalista durante el último cuarto del siglo XX son semi-proletarios. Más todavía, este estado intermedio no es necesariamente transicional o temporal; es soportado y reproducido por el sistema”

“Esto está conectado al hecho de que el periodo de reacción social a una escala mundial también ha sido un tiempo de renovación tecnológica. Esto en sí mismo no es nada nuevo; algo similar ocurrió en la primera mitad del siglo XIX, durante las primeras fases de la Revolución Industrial….A principios de siglo la introducción de nuevas máquinas fue acompañada directamente de la derrota del republicanismo burgués, de un dramático debilitamiento de la posición de los trabajadores asalariados, y por la instalación de un nuevo orden mundial dentro del marco de la Santa Alianza, la precursora de la Naciones Unidas

“La gente se ha estado preocupando de que las máquinas reemplacen trabajo humano desde el comienzo del capitalismo. Sí, las máquinas de hecho reemplazan trabajadores –pero el empleo aún continúa expandiéndose, se ha cuadruplicado en los últimos sesenta años en eeuu-. En la mayoría de las partes del mundo, fuera Europa y África, el empleo está creciendo. A lo largo de la historia, el capitalismo ha continuamente introducido nuevas personas en el trabajo pago, aún si la demanda por trabajo siempre supera la capacidad del sistema para proveerlos”  (New York Left Bussines Observer)

“Abruptos incrementos en el nivel de la tecnología productiva casi siempre han llevado a una devaluación de la fuerza de trabajo y a un desempleo incrementado. Pero esto a su vez ha hecho el trabajo humano más rentable para los empresarios, y por tanto ha reducido fuertemente el estímulo para subsecuentes innovaciones tecnológicas; a un cierto punto, incluso las muy sofisticadas máquinas comienzan a ser poco competitivas frente al trabajo barato”

En eeuu la gente incluso se considera hoy (1996) más de clase obrera

-          Un estudio del New york Times de 1996 establece las siguientes cifras para la autodeclaración de la población  yanqui:
a)      Clase trabajadora (55%)
b)      Clase media (36%) –y un 35% de este 36% declara estar amenazado en su condición de clase “por abajo”-
c)      Clase baja (6%)
d)     Hace 25 años la mayoría de la población yanqui se declaraba de “clase media”

“Incluso en los países ricos vemos una dramática polarización. Los políticos continúan comportándose como si sólo la clase media contara. Pero la clase media en muchos países se está estrechando y se siente amenazada”

“Teorías sociológicas de moda dejadas de lado, la industria tradicional y la clase obrera no están despareciendo del mundo moderno. Lo que sucede es que la división mundial del trabajo está sufriendo cambios dramáticos. La producción industrial tradicional está más y más siendo transferida desde los países capitalistas centrales a aquellos en la periferia y semi-periferia…Incluso en Occidente el trabajador tradicional continúa siendo una figura típica…Los programas de televisión de Francia muestra a ésta “como una en la cual la producción industrial se ha desvanecido”…mientras, el 275 de la población económicamente activa son trabajadores industriales, quienes recordaron a la sociedad de su existencia con las huelgas masivas de 1995”

“Anthony Giddens apunta que la división entre la esfera de la producción y la esfera de los servicios está deviniendo meramente relativa”:

“Una alta proporción en el crecimiento del empleo en los servicios es debida a contribución al empleo que en este sector hacen aquellos vinculados a la producción de bienes para consumo final. Es, en otras palabras, una expresión de la complejidad de la división del trabajo. La coordinación de la industria moderna, geográficamente dispersa e incorporada en la división internacional del trabajo, involucra una alta proporción de empleos distantes de la elaboración directa de bienes, pero que aún así son integrales para su producción y consumo”

“El hecho de que en Japón, el líder tecnológico en el mundo capitalista durante los 1980s y la mayoría de los 1990s, la declinación del empleo industrial ha sido menor y ha procedido mucho más lentamente que en otros países, testifica acerca de que aún es demasiado temprano para hablar del “fin del proletariado…El rápido ascenso de Corea de sur también ha sido acompañado por el crecimiento en los números del proletariado industrial y de su peso dentro de la sociedad”

“Un crecimiento en la industria tradicional se ha observado no sólo en Corea del Sur, sino también en China y en los nuevos países industriales del Asia del este, los cuales a un nivel significativo siguieron el modelo surcoreano. Una peculiaridad del caso coreano, sin embargo, fue el hecho de que el rápido crecimiento de la producción estuvo acompañado por un crecimiento simultáneo en el empleo y por una elevación en el nivel tecnológico de la industria, así como también por un incremento en los salarios reales. Esto sirve para refutar la teoría de que las nuevas tecnologías crean automáticamente desempleo…El número de trabajadores empleados en la industria manufacturera casi se dobló entre los años 1960s y 1990s. El empleo en los otros sectores de la economía también creció sustancialmente. Pero, lejos de declinar, la proporción de trabajadores industriales dentro de los trabajadores asalariados en general creció”

“En la mitad de los 1990s, más y más trabajos de cuello blanco estaban siendo perdidos. La automatización de los bancos y los servicios empresariales significó que menos y menos empleados eran necesarios, mientras más y más técnicos estaban llevando a cabo la misma función que sus colegas en la industria. Los investigadores han observado que el mito de que el área de los servicios devenía la fuerza motora principal del crecimiento económico, estaba basada en un nivel significativo en el nivel de atraso tecnológico en este mismo sector. Al mismo tiempo que la industria recortaba trabajos mediante la introducción rápida de nuevas tecnologías, la productividad de los empleados de cuello blanco crecía solo lentamente o incluso declinaba. Para la mitad de los 1990s, no obstante, las firmas habían aprendido cómo utilizar las tecnologías de la información para reducir el número de empleos de cuello blanco y administrativos. Este es el punto de la racionalización. La relación entre la industria y los servicios estaba de nuevo cambiando, en este caso a favor de la industria”

“Chrysler, para la mitad de los 1990s, descansaba en contratistas externos para un 70%  de sus componentes, y la misma tendencia es evidente en otras corporaciones. Es notorio que, en tanto la producción es descentralizada, los empleos están siendo transferidos desde los países desarrollados a los países en desarrollo, sino que también están siendo distribuidos entre los mismos países capitalistas desarrollados”


“La producción se encuentra más y más dispersa, pero es imposible pasarse sin el empleo de cuello azul. El trabajador industrial tradicional aún permanece siendo una de las figuras claves de la economía moderna”