miércoles, 16 de octubre de 2013

Sobre la defección de algunos elementos de Igualdad (clases, pueblo, etc) (2013)

Sobre la defección de algunos elementos de Igualdad


Triste que elementos "supuestamente" anticapitalistas renuncien al proyecto de Igualdad para ir a votar por Marcel Claude. Antineoliberalismo no es lo mismo que anticapitalisamo; lo prueba el mismo hecho de que progres como Manuel Antonio Garretón vengan hace un tiempo hablando de eso (la sociedad posneoliberal...). 

Triste que fuerzas "supuestamente" anticapitalistas se unan a un proyecto que rechaza la noción de "clase obrera", que ya no habla sino de "ciudadanos", y cuyo objetivo es reimplantar (sic) el Estado de bienestar en Chile. Triste que se unan a un comando compuesto por:

a) Empresarios como Hirsch
b) Tipos que aún participaban en la concerta en 2008
c) Tecnócratas "muy calificados" (recordemos que la Von baer tiene un doctorado en Alemania) que buscan las "trasformaciones por arriba"

Triste que se renuncie al proyecto igualitario por una candidatura cuyo discurso no va más allá de buscar una "sociedad de derechos" (¿votamos a la basura "La cuestión Judía" de 1843 de Marx, entonces?)

Triste que se renuncie al proyecto igualitario por un proyecto cuyo representante:

a) viene de las casitas del barrio alto (en stgo)
b) habla de educación pública y laica cuando puso a sus hijos en un colegio privado y religioso carísimo
c) tiene un nombre que se escribe totalmente en francés

Triste que se renuncie al marxismo y al análisis de clase; que se prefiera hablar antes de:
a) mayorías
b) oprimidos
c) pueblo

El viejo populismo que renuncia al análisis de clase es una renuncia al análisis racional. No entiende que las clases se definen por:

a) Relación con los medios de producción
b) Posición en la organización de la producción (proceso de trabajo)
c) Forma y cuantía de la remuneración

d) Extracción de clase
e) Condición de clase
f) Posición de clase 
g) Trayectoria vital de clase

Sectarios y populistas son los que preguntaban a Miranda por "el 1%" y la "clase media". Sectarios y populistas son los que quieren reproducir "modelitos" de estados de bienestar ya inexistentes incluso en Europa. Sectaria es la "izquierda" que ha renunciado a superar el capitalismo y se queda con un discurso antineoliberal que la misma Bachelet podría llegar a compartir. Sectaria es la izquierda que se beneficia del capitalismo (me pareciera ver que quienes renuncian a Igualdad seguro están dentro del 20% más rico...) y deja a los productores y explotados en la estacada...

Hace un tiempo escribí "Tristeza de un comunismo capitalista", hoy escribo "Tristeza de unos igualitarios pro-capitalistas"

Que la clase obrera y sus aliados manden!
Respuesta a la crítica de un compañero

Me disculpo por escribir que quienes quiebran con Igualdad van a votar por Claude. Si no es así -si éste era sólo un rumor infundado como señala Pancho más abajo-, mucho de lo que escribí no tiene tanto sentido.Con respecto a "lo del 20%" fue sólo una cuestión de "guata" (bajo la premisa de que iban a votar por Claude...); también me disculpo por ello. 

Sin embargo, el espíritu de la carta es "a lo Pablo Varas" (e.g. "somos de esa nueva izquierda que ya no habla de clase obrera"), toda vez que se utilizan expresiones como las siguientes: "izquierda marginal", "izquierda sectaria", "incapacidad de representar a todo el pueblo y los oprimidos", etc. Asimismo, se hace uso de la monserga anti-neoliberal (de moda en los "progres" como Manuel Antonio Garretón), lo cual también es propio del discurso tipo Claude. En este sentido, aún me parece una carta que se condice con personas que quiebran con Igualdad por ir a votar por Claude. Si no es así, la coincidencia es sólo eso: una coincidencia.

Por mi parte, estoy claro que el enemigo es un enemigo de clase; en este sentido, los elementos sobre las clases que presenté en el post anterior apuntaban a un hecho cierto: la necesidad de alianzas "correctas" por parte de la clase obrera. La clase que "porta el futuro" debe aliarse si es que realiza un análisis racional de su situación; sin embargo, nunca hacerlo con elementos o fracciones capitalistas (por eso decía que Hirsch es un empresario). Si bien éste es un tema complejo, creo que un primer paso en la resolución del mismo supone efectivamente dar una respuesta "negativa" como la que planteo (no unirse a los progres tipo Hirsch). En términos positivos, plantearía que las alianzas deben construirse con:

- la verdadera pequeña burguesía (no el "pequeño capital", que no es lo mismo): dueños de las tiendas de esquina, pequeños agricultores que no asalarizan casi y que trabajan su tierra, pescadores dueños de sus botes, comerciantes con puestos en la feria, etc. Asimismo, este grupo objetivo debe analizarse y dividirse para concertar alianzas con las fracciones más depauperadas y en transición hacia una posición proletaria (e.g. no aliarse con taxistas que tienen un buen pasar)....Habría que ver la sobredeterminación política e ideológica también...

- El lumpenproletariado (que, en realidad, según muchos marxistas es parte de la clase obrera misma): vendedores ambulantes, pobladores incapaces de asalarizarse (verdaderos trabajadores temporales), etc 

Y el enemigo, claro está, es la clase dominante/explotadora in pleno (la clase capitalista). El enemigo real, por tanto, no es:

- La derecha
- el 1%
- Cinco familias 
- Los grupos económicos