domingo, 28 de abril de 2013

La transición del feudalismo al capitalismo (Sweezy-Dobb, 1952)


La transición del feudalismo al capitalismo (debate entre varios autores)

A. Sweezy

1) Define feudalismo a partir de las relaciones de circulación, un sistema en el cual la producción es para el uso en comparación a un sistema en el cual la producción es para el mercado.

2) Feudalismo, aun si en alguna pequeña medida es un sistema “en expansión”, se caracteriza más bien por su carácter estático (con un nivel muy bajo de desarrollo de las fuerzas productivas). Las guerras entre señores tendían a empobrecer el sistema, así como los aumentos de población no presionaban porque el sobrante se constituía en “masa vagante” o perecía en las guerras.

3) Un movimiento dinámico interno al feudalismo, capaz de transformarlo o hacerlo estallar, no existía.

Pensar esta cuestión en relación a las distintas leyes de movimiento que reconocen en el mpf Brenner, Bois y Banaji. Para Bois, la contradicción inmanente del mpf tendía a generar crisis cada vez más agudas, cuya solución pudo darse por la emergencia del mpc. Para Banaji, el feudalismo “típico ideal” llevaba a la concentración de la tierra por parte de los señores y a la producción para el mercado. Ahora bien, el mismo Banaji reconoce que existía cierta tendencia a la caída en las rentas señoriales. Habría que preguntarse si lo primero habilita estructuralmente lo segundo; si en realidad son dos tendencias o leyes de movimiento distintas que se reconocen; si suponen una contradicción inmanente que habilite la emergencia del mpc. Brenner, por su parte, postula que la espacialización concreta de una variante específica del mpf tenía inscrita la posibilidad estructural de la emergencia del mpc. Habría que trabajar un poco esta idea: no tomar los modos de producción como una unidad homogénea, sino que ver en ellos una “unidad en la diferencia” (a la Hegel) en la cual la heterogeneidad es interna e inherente a la unidad. Así, sería una variante del modo de producción (¿una línea de movimiento secundaria? ¿Una forma de explotación distinta del núcleo estructural básico del modo de producción?) la que cristalizaría las posibilidades estructurales inmanentes del cambio. Quizás este es uno de los papeles centrales que cumplen las distintas formas de explotación internas a un modo de producción: habilitan el paso de una dinámica estructural a una dinámica destructiva/creativa, el paso a una transición y/o a otro modo de producción. Habría que pensar acerca de cómo se relaciona la ley de movimiento derivada del núcleo central del modo de producción, con la materialización concreta de formas de explotación diferenciadas. Todo esto se acerca, de alguna manera a la tesis de Amin

4) No bien descarta la importancia del crecimiento de la clase feudal “parásita”, recoge el argumento de Dobb sobre el incremento en las necesidades de renta por parte de la misma clase señorial.

5) Este aumento en las necesidades de renta estuvo dado por el crecimiento del comercio y la vida urbana, lo cual aumentó la cantidad de bienes a los cuales era posible acceder. La transformación del sistema es externa, no inmanente sino contingente…

6) La huída de los siervos a las ciudades es más bien debida al factor predominante del “atractivo” de las ciudades, en las cuales las perspectivas de futuro eran considerablemente mejores. Así, la sobreexplotación de la mano de obra servil en el campo, que habría implicado la succión de las fuentes de excedente propias al modo feudal de producción, si bien es una dimensión relevante, se eclipsa ante el “atractivo” de las ciudades.

7) El comercio y la vida urbana tiene su origen en los intercambios a larga distancia, los cuales incentivan la mercantilización de la vida local, que después comienza a primar.

Aquí hay una tesis algo similar a la Kriedte: recordemos que él la ampliación de los mercados internacionales en los siglos XVII y XVIII fue de sustancial importancia para el giro hacia el capitalismo

8) La conversión del excedente entregado en trabajo y en especie, a un excedente entregado en forma de renta monetaria o mediante la relación de asalarización, tuvo su principal factor causal en la nueva presión que pudieron ejercer los campesinos sobre los señores, la cual se derivó de la alternativa posible de recibir mejores salarios en las ciudades cercanas.

9) El periodo que abarca desde 1400 hasta 1600, es conceptualizado por Sweezy como una etapa transicional, en la cual los elementos predominantes no son ni feudales ni capitalistas. Provisionalmente, lo denomina “producción de mercancías precapitalista”. Sin embargo, a esta forma transicional no se le debe otorgar el estatus propio de modo de producción acabados como el feudalismo y el capitalismo. Si bien en ella existían aun elementos importantes de los dos sistemas anteriormente mencionados, la forma de trabajo predominante era lo suficientemente inestable como para no poder afirmarse a futuro

Esta es una forma de conceptualizar la transición. Son interesante dos rasgos: producción importante de mercancías con un mpc aún no vigente (no hay predominio de la ley del valor); b) inestabilidad en las relaciones de producción hace imposible que se afirme un mecanismo estructural autorreproductivo

f) Los primeros capitalistas insertos en la forma transicional de producción, que supusieron el avance hacia un nuevo modo de producción, tuvieron su origen probablemente en comerciantes monopolistas que dispusieron del suficiente capital para luego invertir en la producción industrial en mayor escala. Se descarta la tesis de Dobb que considera la “vía revolucionaria” como propia de de productores medios y medio-bajos (pequeñoburgueses) que se elevaron en la escala social, y de esta manera sumaron la actividad comercial a su originaria actividad productiva.

Este punto lo resuelve Kriedte de una manera más satisfactoria. Éste se la juega más por la vía revolucionaria (pero estilizada y explicada en la riqueza de su heterogeneidad –protoindustrialización, urbanización del campo) que por la vía II: los comerciantes monopolistas, alimentados por la lógica inherente en el mpf, tenderían más bien a “feudalizarse”

g) Con respecto a la “acumulación originaria”, la etapa de realización del patrimonio anteriormente adquirido en forma desvalorizada por parte de la clase burguesa, probablemente no tuvo lugar, ya que en principio no existía alguna clase a la cual vender estos patrimonios, así como también existían suficientes capitales líquidos y formas de financiamiento para generar el ingreso burgués necesario para la inversión en la producción industrial.

Reflexión

B. Dobb

1) Reafirma su definición de feudalismo, el cual se basa en las relaciones de producción propias de un periodo temporal dado.

2) La afirmación que supone que el feudalismo fue un modo de producción sin una tendencia inmanente de desarrollo, es antimarxista en tanto niega las propias leyes definidas por el materialismo histórico como particulares al desarrollo de todas las sociedades. Por lo tanto, el feudalismo no fue un modo de producción estático, sino que tendió al crecimiento de las fuerzas productivas (si bien lentamente), el cual entró luego en contradicción con la relaciones de producción vigentes. En términos concretos, se afirma que las luchas de clases entre campesinos y señores modificaron el grado y la forma de dependencia del pequeño modo de producción campesino, con respecto a los señores propietarios de la tierra. Esto produjo que las relaciones feudales de explotación se relajaran y aliviaran su peso sobre los campesinos, los cuales así pudieron adquirir cierta independencia productiva. Esta independencia del pequeño productor, llevaba en su seno la tendencia  a la diferenciación social, lo cual, sumado a otros factores, constituyó las precondiciones de la generación del mpc.

Comentarios: a) el énfasis en que bajo el mpf crecieron las ffpp también es propio de Davidson y Anderson; b) el hecho de que la pequeña propiedad campesina gane en extensión e independencia frente a los mansos propiedad de los señores, se condice con la tesis de Bois –sin embargo, habría que pensar que el feudalismo “típico-ideal” de Banaji, que supone el crecimiento de los mansos señoriales en desmedro de las pequeñas propiedades campesinas, no está inscrito en las leyes de movimiento fundamentales del mpf, como descritas por Dobb y Bois…pareciera ser que el mpf “típico” de Banaji es sólo una de las leyes de movimiento (¿secundarias? ¿excepcionales? ¿cabe aquí la idea de la forma de explotación?). Preguntarse por la segunda servidumbre como caso “típico ideal” del feudalismo, y observar si la tesis de las formas de explotación no tiene aquí un caso de aplicación particular: no habría derivado aquí en una dinámica “hacia” otro modo de producción, sino que ¿en una regresión? (¿?). Pensar la cuestión relacionándola con la concomitancia causal de la emergencia del mercado mundial (el mismo Marx establece que éste comienza a emerger en el siglo XVI) y las acumulaciones primitivas, todo precondición del mpc

3) El comercio y el crecimiento de las ciudades es una tendencia interna al desarrollo del modo de producción feudal. Por lo mismo, la proximidad de las “ciudades comerciales” en ningún modo puede asegurar la necesidad de la desaparición de la relaciones serviles propias del feudalismo. Por el contrario, en muchas ocasiones el auge del comercio en ciudades cercanas a distritos feudales rurales, llevó a una intensificación de las relaciones de servidumbre (incluso en Inglaterra)

Una tesis similar plantea Kriedte

4) El periodo que Sweezy llama transicional, no puede ser conceptualizado bajo los términos que éste autor propone, ya que los mismos suponen una concepción puramente evolucionista de una sucesión de sistema productivos. Por el contrario, una visión marxista del cambio histórico debe relevar las luchas de clase y los resultados revolucionarios paralelos como eminentes. Por esta razón debe entenderse que el periodo llamado “transicional” por Sweezy, en realidad supone la predominancia de las relaciones de producción feudales (aún si las mismas se encuentran en un avanzado estadio de desintegración, lo cual está visto, por ejemplo, en el hecho de que las rentas feudales son ahora predominantemente monetarias y no en especie o “trabajo gratuito”). De esta manera, la guerra civil de de la década de 1640 (Cromwell) comprende el momento revolucionario en el cual la burguesía se hace con estado que anteriormente había representado los intereses de la clase dominante feudal.
    
Esta es una forma de negar las “transiciones” como periodo inestable. Es importante este argumento porque enfatiza en el hecho de que formular la cuestión en términos de la inestabilidad y terminar el desarrollo explicativo aquí, supone eludir el problema. La inestabilidad debe explicarse, no sólo afirmarse como concepto explicativo en sí mismo. Así, un periodo de transición puede ser distinto a los periodos de autorreproducción estabilizada de  los modos de producción epocales, pero no quiere esto decir que no posea leyes de movimiento: hay que descubrir las tendencias dinámicas, su interrelación, y su jerarquía de determinaciones, subordinación y dominación.

5) Dobb reafirma la importancia de los pequeños productores, los cuales, tanto en el campo como en la ciudad, comenzaron a asalarizar fuerza de trabajo, en tanto los mismos fueron la base social de apoyo de la revolución preindustrial burguesa del siglo XVII.

Quizás fuera interesante retener el concepto de revolución burguesa preindustrial….La mayoría de las revoluciones burguesas serían contemporáneas de un proceso de industrialización. Revoluciones burguesas preindustriales podrían ser la mexicana de 1910 (teniendo en cuenta el contexto regional y no la vigencia de la industrialización y el mercado mundial a nivel global, que de alguna manera sí pudieron cumplir algún papel), y en alguna medida la RF (había capitalismo, pero industrialización eso ya es otra cosa…

6) Si bien la etapa histórica de la realización de los patrimonios concentrados en la “acumulación originaria” no es fundamental en la comprensión del mismo proceso de conjunto, ya que lo esencial es la desposesión de los campesinos que por lo tanto tienden a proletarizarse, la misma pudo muy bien tener lugar si la comprendemos como efectuada no por la clase “burguesa” en su conjunto, sino por una fracción de la misma (la cual muy bien pudo haber “vendido” a tras fracciones burguesas o incluso a militares retirados de la India)

Buena solución el problema que plantea Sweezy

Takahashi

1) La forma y contenido de los tres modos producción fundamentales –antiguo, feudal, burgués-, tiene su base esencial en la forma de existencia social de la fuerza de trabajo: esclavitud, servidumbre, asalarización (correspondientemente). Por lo mismo, es importante no perder de vista la relevancia de la forma servil de trabajo cuando queremos definir el feudalismo de manera correcta.

Retener aquí la idea de Banaji, quien entiende que el modo de producción burgués moderno es igual al capitalismo nuclear de la subsunción real, el plusvalor relativo, el EIR y al TDTMG

También es importante ver cómo se puede argumentar la comprensión de un modo de producción epocal partiendo de lo que Banaji denomina (criticándolo) forma de explotación histórica dominante

2) Si lo que se desea es realizar una abstracción analítica correcta para la comprensión del modo de producción feudal, debe procederse de la siguiente manera. El manso (análogo a la forma mercancía bajo el mpc) se constituye como sección de tierra arable perteneciente a la comunidad, al costado de la cual el campesino sitúa su vivienda. Éste labora en esta sección de tierra comunal produciendo para su subsistencia. Ahora bien, en un segundo paso lógico, el trabajo comunitario en las “tierras de todos” es la norma de una formación basada en el seguimiento de costumbres no renunciables. Finalmente, estas reglas comunitarias compulsivas son cooptadas y utilizadas por un señor feudal en función de la producción por los campesinos de un excedente apropiable. Este proceso presupone la lucha entre campesinos, la cual efectivamente deriva en esta “aparición” de la propiedad feudal. La misma se encuentra basada en la coerción extraeconómica para la extracción del excedente, proceso fundamental para la reproducción de esta forma productiva (análogo a la función de la circulación bajo el mpc). Asimismo, en tanto la coerción como mecanismo reproductivo presupone la posesión de los medios productivos por parte del trabajador, en tanto la misma comienza a desaparecer, están dadas las condiciones para que el productor pueda ser “separado” de sus condiciones de reproducción (tierra y materiales de trabajo).

Pensar sobre este desarrollo explicativo basado en la analogía del feudalismo con el capitalismo. Pensar si esto no supone rebasar la lógica estructural de pensamiento “a la Althusser”. Ver que ésta manera lleva a conceptualizar sustantivamente el mpf a través del mecanismo de coerción extraeconómica entendido como mecanismo de reproducción (¿definimos un modo de producción por su mecanismo de reproducción? ¿lo hacemos aún si entendemos que este mecanismo de reproducción en el mpc es la circulación? ¿no lleva esto a un circulacionismo? ¿no son éstas las conclusiones lógicas de la escuela de Brenner?). Takahashi olvida la tesis de Nikiforov, quien distingue entre mpe (presión extra-económica) y mpf (presión económica). Pensar acerca de si la forma de definir las relaciones sociales de propiedad de los brennerianos en realidad no supone sino poner en el papel determinante a la reproducción y, por implicación, a la circulación. ¿No es acaso por esto que se pone tanto énfasis en la competencia, la coerción mercantil y la innovación, y no en la relación inmediata entre trabajo asalariado y capital?  

3) El feudalismo no es un sistema estático, menos todavía el de la Europa occidental, cuya misma fragilidad e inestabilidad señalan el camino del futuro capitalismo. Al momento de la larga desintegración del modo feudal de producción, podemos ver que comienza a afirmarse la pequeña propiedad, la cual ya no “tributa” en trabajo sino en dinero o en especie. Sin embargo, aunque de esta manera las relaciones de dependencia se han modificado, las mismas continúan siendo feudales. Por otro lado, es importante consignar que ya dentro de las relaciones feudales de servidumbre la diferenciación social entre la clase campesina había actuado y se había difundido: por lo mismo las condiciones sociales de emancipación de los siervos son bastante diversas.  

Comparte la tesis de que el mpf desarrollo en no menor medida las ffpp (al igual que Dobb, Davidson, Anderson, etc). Comparte la tesis de Bois de la tendencia intrínseca del mpf a hacer primar la pequeña propiedad. Subraya un elemento importante a no desestimar: la diferenciación social de la clase productora bajo el mpf es una real y no menor. Esta idea lleva a negar la idea espuria de una economía natural, cerrada, autárquica, estática, homogénea. Reconoce que cada mp supone de hecho la “unidad en la diferencia” (Hegel). Ver cómo esta misma (junto e implicándose con la diferenciación de la clase productora feudal) puede verse en formas de explotación diferenciadas propias del mpf: las 6 que reconoce Brenner, las distintas formas de entregar el tributo (especie, trabajo, moneda). También enfatizar en el hecho de que es esta heterogeneidad (distintas formas de explotación, de tributo, diferenciación social del campesinado) las explican, probablemente, el paso a otro modo de producción o a una transición. Takahashi le da la mano a Amin, Brenner y a nuestra interpretación de ellos unos comentarios más arriba

4) La tendencia inmanente de desarrollo del feudalismo suponía la  formación de un comercio interno significativo (no externo como querría Sweezy).

Esta es una tesis que se conflictúa con las elaboraciones de Kriedte

5) La etapa “transicionalno debe ser conceptualizada como tal, ya que la misma fue feudal y estuvo demarcada por las leyes de desarrollo de este modo de producción. Esto a la luz de que los medios productivos aún continuaban siendo poseídos por los mismos productores. Así, bajo el mpc los medios de producción se encuentran separados del trabajo, por lo cual la productividad parece ser generado por el capital (las leyes de desarrollo se relacionan directamente con el capital: TDTGM, por ejemplo). Por otro lado, bajo el modo de producción feudal, en el cual los medios productivos no están disociados del trabajador, la productividad parece desarrollarse como productividad del trabajo (colapso del sistema feudal clásico; pequeña producción campesina y urbana; pago de excedente en dinero; tendencia a caer de estas rentas; crisis señorial). Por lo tanto, la ley del desarrollo en el feudalismo solamente puede conducir en la liberación e independencia de los campesinos mismos

Nueva analogía mpf/mpc. Tiene cierta belleza arquitectónica, pero supone los peligros subrayados anteriormente. Ahora bien, pareciera efectivo que bajo el mpf lo que “parece” desarrollarse es la productividad del trabajo, la cual termina en la liberación del trabajador (¿no cae aquí Takahashi en el mito de la libertad del trabajo asalariado que critican Chattopadhyay, Banaji, Brass?). Asimismo, es verdad que bajo el mpc la emanación ideología fundamental es el hecho de que el capital pareciera el ente “productivo” y no el trabajo (y no es mera apariencia: cada capitalista recibe una tasa de ganancia media según  su capital, esto es, se reconoce socialmente, se valida, el tamaño de capital y no el trabajo)

6) Las monarquías absolutas europeas no fueron más que un estertor reaccionario por parte de la clase señorial feudal, la cual intentaba superar su crisis y la independencia de la clase campesina…

Tesis no contraria a lo que plantea Anderson. Tampoco es muy diferente a lo que plantea Davidson; es radicalmente opuesto a lo que entiende Poulantzas por estado absolutista (que es en realidad un estado capitalista)

7) La guerra civil de mediados del siglo XVII en Inglaterra, en tanto destruyó la “reacción” feudal “absolutista”, condujo al poder político de la burguesía. Esta revolución tuvo sus bases en los pequeños productores, tanto campesinos como urbanos, los cuales más tarde adicionarían el comercio a su esfera de actividades (devendrían capitalitas industriales. Takahashi muestra que este hecho ya había sido señalado por Max Weber, para el cual los monopolios comerciales de aquella época fueron más bien retardatarios en relación con el desarrollo del capitalismo.  

Aún si Weber trabaja con la idea de que el capitalismo es igual a ganancia sistemática, y con esto muchas veces cae en la idea del capitalismo comercial (“a la Pirenne”), sin embargo logra entender que la vía revolucionaria (desde la producción) fue la que hizo emerger al mpc

8) Si bien bajo el modelo marxista el comercio predomina sobre la producción en las fases precapitalistas, y la producción sobre el comercio en la etapa capitalista, es claro que pueden distinguirse distintas vías de generación del capitalismo. Así, si en la Europa occidental éste fue función de los productores-mercaderes, en Prusia y Asia los grandes monopolios comerciales insuflaron el impulso capitalista fundamental, por lo que el mismo no es autogenerado desde las formas de producción precedentes, sino que se deriva de un impulso externo.

Ver como Takahashi combina la idea de la revolución burguesa por arriba, con la generación del capitalismo a través de la vía II (el comercio y los monopolios). Discutir la idea de que en el precapitalismo predomina el comercio sobre la producción (ésta sería una tesis antimaterialista y circulacionista). Antes bien, el comercio se deriva de las relaciones de producción de un modo productivo determinado. Por ejemplo, esto es lo que sucede con el comercio feudal interno (enriquecimiento de los mercaderes de las ciudades y su posterior feudalización, según Kriedte). Habría que entender que el comercio puede “funcionar” de manera predominante sobre la producción, sólo cuando éste depende de relaciones sociales de producción derivadas de un modo de producción dominante diferente al cual se impone. Así, el imperialismo inglés podía dominar a las colonias mediante la mera circulación de mercancías, no porque en el precapitalismo el comercio domine a la producción, sino porque esta circulación de mercancías era en realidad parte de un modo de producción dominante que se imponía articulándose sobre otro. Y es en este sentido que hay que entender la cita de Marx de que el capital comercial se relaciona externamente con la base productiva precapitalista dejándola intacta: esto no está referido a la esfera de circulación/reproducción precapitalista, sino a una fase de la dominación  del mercado capitalista mundial sobre procesos de trabajo precapitalistas

D. Dobb

La desintegración del feudalismo advino no como resultado del asalto del capital mercantil en la forma de dinero, sino que a partir de la revuelta de los pequeños productores contra las formas de explotación feudal. Ahora bien, en tanto la pequeña producción contenía en sí la tendencia inmanente a la diferenciación social –precondición de la generación del capitalismo-, fue necesario una fase transicional (aun bajo el predominio del feudalismo) para que estas fuerzas diferenciadoras maduraran.

E. Sweezy

El periodo transicional se caracteriza por la existencia de varias y distintas clases dirigentes, basadas en diferentes formas de propiedad, las cuales se encontraban en continua lucha por la supremacía. Es por esto que podemos considerar la guerra civil de mitad del siglo XVII como el establecimiento revolucionario de clase burguesa mediante su dominio sobre el aparato estatal. 

Ver interesante y “original” forma de conceptualizar la transición (¿dos clases dominantes que luchan por el poder?). Aún si esto es teóricamente concebible,  pareciera caerse en la tesis del equilibrio, la cual niega la dominación estructural propia de un pensamiento estructuralista “a la Althusser”. Y, en lo concreto, no existían dos tipos de estado, sino uno, en el cual probablemente predominara la forma de explotación dominante. ¿Acaso pueden equilibrarse armónicamente (sin influenciarse ni subordinarse) modos de producción distintos? Esta es un poco la tesis de Rey; sin embargo, él trabaja con una lógica estructural de pensamiento: en una fase de la articulación prevalece el mpf, en otra el mpc (ésta es quizás una forma de solucionar el problema que se plantea Sweezy –ver éstas ideas de Sweezy como la semilla de la tesis sobre la articulación de modos de producción)

F. Hilton

1) El decrecimiento del comercio y la vida urbana en el mundo occidental ya se encontraba en una etapa avanzada hacia el siglo III, el cual fue testigo de la crisis de este modo de vida. Sus fundamentos fueron variados; algunos de ellos estuvieron vistos en la escasez de oro en Occidente y su bajo nivel productivo en el agro, todo lo cual inhabilitó la continuación del comercio con Oriente a través del mediterráneo. Por lo tanto, la declinación del comercio y la vida urbana propia de la primera Edad Media, no fue una tendencia inmanente a esta nueva época histórica, sino que derivada de la disolución del propio modo de producción anterior. Ahora bien, la pequeña producción en feudos, comenzada ya en el siglo III en el Imperio Romano, comenzó a generar internamente el florecimiento de las ciudades y el comercio local, ya  partir del siglo X.

Muy interesante tesis que explica la base real de la idea de una economía natural propia e inherente del mpf. ¡Retener!

2) Todas las sociedades de clase anteriores al modo de producción capitalista, tuvieron su ley de desarrollo en la ampliación (si bien paulatina y discontinua debido a una infinidad de factores) del producto excedente por encima del nivel de subsistencia y la reproducción de la fuerza de trabajo. Esta dialéctica estuvo dada por la interrelación entre fuerzas productivas y relaciones sociales de producción (así como cierto nivel técnico suponía ciertos límites a la generación de plusproducto, las relaciones sociales de producción imponían barreras a la utilización productiva del mismo)

3) El modo de producción esclavista no pudo desarrollar relaciones capitalistas de producción por sus propias determinantes internas. Estas implicaban que el desarrollo de la producción para el mercado intensificaba las relaciones de explotación esclavistas, de modo que la fuente de valor terminaba de agotándose (muerte y enfermedades de los esclavos por sobreexplotación). La solución de la clase dominante a estos problemas no fue separar a los productores de sus condiciones de producción, sino todo lo contrario: se implantó paulatinamente la pequeña producción feudal

Retener razones para la no emergencia del capitalismo en mpe: a) desgaste a largo plazo de la fuente de valor (¿no es esto también propio del mpc en términos relativos- TDTMG?. Sin embargo el argumento esta formulado en términos absolutos, por lo que puede tener ciertos visos de verdad en lo que refiere a los modos precapitalistas); b) no separación, sino que nueva forma de conjunción (adscripción a la tierra) entre el trabajador y los medios de producción y subsistencia)

4) La ley interna de desarrollo del modo de producción feudal, estuvo dada por el continuo esfuerzo hecho por la clase dominante para apropiarse el plusproducto generado por los trabajadores (los cuales trataban de detenerlo, por su parte). Esto porque la fuerza y el dominio de una clase se mide y se expresa siempre en las dimensiones del producto excedente “apropiado”.

5) Esta lucha por el plusproducto generó, asimismo, una lenta pero percibible mejora en los métodos de producción, así como también  un aumento en la tierra cultivada. Este proceso implicó la transformación relativa de las formas en las cuales se efectivizaba la dependencia servil del campesino al señor (de un excedente entregado en trabajo hasta un excedente pagado en dinero), con la misma manteniéndose inalterada en sus fundamentos

Esta es una más de las razones por las cuales se puede fundamentar la productividad propia del mpf y su desarrollo de las ffpp (Davidson, Bois, Banaji, Anderson, etc). Vemos como se relaciona el crecimiento de las ffpp con la transformación de los procesos de trabajo, formas de explotación y la forma de percepción de renta. Repensar esta idea, que es importante

6) Es, por lo tanto, este proceso interno de crecimiento del plusproducto el que determina la ampliación del comercio y la vida urbana en las postrimerías de la Edad Media. Este crecimiento era función del trabajo del pequeño productor inserto en el seno de las dependencias feudales, por lo cual debemos entero como derivación de la producción mercantil simple. La agudización de esta tendencia llevó a la diferenciación la clase productora, una fracción de la cual comenzó a asalarizar trabajo ajeno. De esta manera, la forma feudal de generación de excedente comenzó a no suponer nada progresivo. Es por esto que la reacción feudal, realizada mediante las monarquías absolutas europeas, sólo vino a retrasar y reconcentrar las contradicciones propias del modo de producción feudal.

Pero esto se conflictúa con el hecho, señalado por Kriedte, de que el crecimiento del comercio y las ciudades, fue feudal y favoreció el enriquecimiento de los comerciantes, los cuales luego se “feudalizaron”. El crecimiento del comercio de la mano del pequeño productor quizás podría apuntar de manera terminológicamente deformada a la protoindustrialización de Kriedte

F. Hill

1) Es un absurdo hablar de diversas clases dirigentes existentes bajo un periodo transicional prolongado, ya que una clase dirigente solo existe en tanto media y regula su dominio bajo el poder del Estado. “Varias clases dirigentes” supondría: ¡¿varios estados dentro de un Estado?!...Más bien, debe afirmarse que la posibilidad de existencia de fases transicionales es precisa y acotada en el tiempo. Comprende situaciones de “doble poder” (solamente entre dos clase, no varias), como la acaecida en la Rusia de 1917, las cuales son inherentemente inestables y cortas en su duración.

Esta es una nueva forma de comprender la transición, si es que se incluye la tesis de Sweezy de las dos clases dominantes: supondría la tesis del doble poder y sería muy corta temporalmente hablando

2) Las monarquías absolutas de finales de la “Edad Media”, fueron monarquías feudales, en tanto su función estructural era reprimir el ascenso de la pequeña producción mediante formas diversas: impuestos, regulaciones nacionales al trabajo, etc. De esta manera, aún si esta forma de gobierno centralizado es diferente a la típica forma de gobierno feudal (descentralizada), la misma continúa siendo propiamente feudal, así como la monarquía parlamentaria, la democracia y el fascismo, son todas formas de gobierno burgués.

Todos los autores concuerdan en que las monarquías absolutas fueron “feudales”. Poulantzas iba por otro camino muy distinto. Además hay tres maneras de entender la centralización del estado bajo el feudalismo: a) propia de feudalismo típico ideal de Banaji (europa del Este); b) deformación de la forma típica feudal derivada de una crisis más o menos terminal; c) recuerdo “tributario” de un mpf amenazado en su existencia