domingo, 28 de abril de 2013

Perspectivas del marxismo (2002)


La teoría marxista Hoy. Problemas y perspectivas

En otras palabras: debe haber límites al florecimiento de las diferencias. Hay una especie de diferencia que es socialmente dañina y debe ser eliminada: la diferencia clasista  (Borón) (Comentario: ahora bien, si entendemos que en una FS en la cual es dominante el MPC, todas las diferencias se encuentran permeadas por la diferencia fundamental, la diferencia de clase, y que, por lo tanto, todas adquieren una pertinencia de clase, es importante darse cuenta que las diferencias que encontramos efectivamente en estas formaciones sociales no son enteramente positivas y se encuentran deformadas –o incluso su misma génesis y naturaleza es negativa-)

“No se encuentra huella de un mecanismo a través del cual la lucha de clases estimule el desarrollo de las fuerzas productivas” (Jon Elster) (Comentario: criticar -sustitución de trabajo muerto por trabajo vivo, en función de la lucha de los asalariados, supone el desarrollo de las FFPP: alta composición orgánica del capital -)

Bensaid

“El funcionalismo que Elster ataca no es más que una sombra proyectada de la clásica intencionalidad que se refugia  tras su propio “individualismo metodológico”. Incapaz de comprender las insólitas leyes tendenciales de Marx con su necesidad sembrada de azar, desarma y rearma el tedioso mecano de las fuerzas y las relaciones, de la infraestructura y la superestructura”

“La aparición de un nuevo modo de producción no es la única salida posible del modo de producción precedente. Es erróneo pensar que la única alternativa concebible para un viejo modo de producción sea su inexorable superación. Tal desenlace apenas se inscribe en un campo determinado de posibilidades reales”

“Salvo un aniquilamiento siempre posible, el desarrollo de las fuerzas productivas es acumulativo e irreversible. Pero de ello no resulta un progreso social y cultural automático, sino solamente su posibilidad…Decir que el desarrollo de las fuerzas productivas tiene direccionalidad, que su película no puede ser rebobinada, significa que no se regresa del feudalismo al capitalismo y del feudalismo a la ciudad antigua. La historia no da marcha atrás”.

Se rechaza la idea de que Marx hubiera desarrollado una teoría de la historia universal, basada en una sucesión específica de modos de producción. Se rechaza la existencia sustancial de la teleología en Marx (en oposición a Elster, el cual critica a un Marx “teleológico”). Para esto, se cita un fragmento de la Contribución a la economía política, de 1859:
 “La así llamada evolución histórica reposa en general en el hecho de que la última forma considera a las pasadas como otras tanta etapas hacia ella misma, y dado a que sólo en raras ocasiones…es capaz de criticarse a sí misma…las concibe de manera unilateral”

La idea de que las formaciones sociales deben situarse en una escala de “madurez” referente a sus capacidades “revolucionarias” en función del desarrollo de las FFPP, es erróneamente endilgada a Marx y Lenin. Ambos enfatizaron en el hecho de que la madurez sólo se mide en términos internacionales, pudiendo el desarrollo desigual y combinado generar revoluciones en los eslabones más débiles.
“El carácter prematuro de la revolución toma, entonces, un sentido que Cohen y Elster no sospechan. Es, en cierto modo, un acontecimiento anticipado estructural y esencial. No es de tal o cual país, de tal o cual momento. En la medida en que la conquista del poder político precede a la transformación social y a la emancipación cultural, el comienzo es siempre un salto peligroso, posiblemente mortal” (Comentario: el carácter prematuro de la revolución es específico de la revolución obrera anticapitalista, ya que la revolución burguesa es antes que nada social y económica, para devenir política solo muy posteriormente –o quizá nunca devenir como revolución política-)

“Una revolución justo a tiempo, sin riesgos ni sorpresas, sería un acontecimiento sin acontecimiento, una especie de revolución sin revolución. Actualizando una posibilidad, la revolución es, por esencia, intempestiva y, en cierta medida, siempre prematura”.

“No es lo mismo decir que el comunismo presupone un grado determinado de desarrollo de las fuerzas productivas (productividad del trabajo, calificación de la fuerza de trabajo, desarrollo de las ciencias y las técnicas), al que contribuye el crecimiento capitalista; o que el capitalismo constituye una etapa y una preparación inevitable sobre la vía trazada de la marcha del comunismo”.

Se argumenta que Marx nunca fue un determinista mecanicista, para lo cual se cita su primer escrito: La tesis sobre la filosofía de la naturaleza de Demócrito y Epicuro:

“…la necesidad aparece en la naturaleza finita como una necesidad relativa, como determinismo. La necesidad relativa solo puede deducirse de la posibilidad real….La posibilidad real es la explicación de la necesidad relativa…”

“Azar y necesidad no se excluyen. La contingencia determinada de un acontecimiento no es arbitraria ni caprichosa; solamente deriva de una causalidad no formal…”

Así como ciertos fragmentos de la “Introducción” a la Contribución a la economía política han habilitado nociones marxistas deterministas, teleológicas y mecanicistas, también ha influido en ello cierto pasaje inscrito en las consideraciones de Marx acerca de la acumulación originaria (libro primero), en las cuales se utiliza la expresión  “negación de la negación”. En razón de esto, Engels escribe para poner un freno a ciertas interpretaciones de Marx:

“¿qué papel desempeña en Marx la negación de la negación?...al llamar a este proceso la negación de la negación Marx no pensaba ver en ello la demostración de su necesidad histórica. Por el contrario, después de demostrar históricamente que este proceso en parte ya se ha realizado en la práctica y en parte aún debe realizarse, sólo después de esto lo define como proceso que se realiza de acuerdo con una ley dialéctica determinada. Eso es todo. De modo que también en este caso incurre en pura falsedad el señor Duhring al afirmar que la negación de la negación desempeña aquí el rol de un burdo Deux ex machina”

La necesidad histórica no permite echar las cartas y hacer predicciones. Opera en un campo de posibilidades, donde la ley general se aplica a través de un desarrollo particular. Lógica dialéctica y lógica formal no hacen, decididamente, buenas migas.

Exigir de la ley dialéctica más que su generalidad llevaría a un formalismo vacío….Conviene insistir en este punto: ninguna fórmula sustituye el análisis concreto de la situación concreta, del que la Guerra campesina, el dieciocho de Brumario o las luchas de clases en Francia proporcionan brillantes ejemplos”.

La necesidad determinada no es lo contrario del azar, sino el corolario de la posibilidad determinada. La negación de la negación dice lo que debe desaparecer. No dicta lo que debe ocurrir.

Los “animales de burgess” (unas especies de seres microscópicos) testimonian respecto del hecho de que la necesidad del progreso no es inevitable, como tampoco lo es la creciente complejidad y diferenciación. La dinámica de la historia y la naturaleza supone también la eliminación de posibilidades normativamente preferibles (y también Darwin entendía la evolución como un curso no dominado por ninguna especie de plan o dirección)

Callinicos

La media de crecimiento países en desarrollo: 1960-1979----------2,5%
                                   (reformas neoliberales)  1980-1999-----------0%

El ingreso relativo es más relevante en términos de salud que el ingreso absoluto (tienen evidencia los factores psicosociales)

Liberales radicales (igualitaristas): Amartya Sen (igualdad de capacidades y no sólo de recursos, ya que las necesidades suponen un diferencial a tener en cuenta: tratar a todos por igual implica tomar en cuenta las diferencias y no imponer estándares iguales para todos), Ronald Dworkin, Brian Barry, John Rawls, Gerald Cohen y John Roemer (estos dos últimos, marxistas analíticos, proponen un cooperativismo en el cual los colectivos de trabajadores compitan en el mercado)

Descansan sobre una concepción individual-subjetivista de bienestar.

“En primera instancia, uno podría decir que el marxismo mismo sufre de un déficit ético; en realidad, de una flagrante contradicción”.
“O, para expresarlo más firmemente: una crítica marxista teóricamente consecuente del capitalismo requiere de la articulación de principios éticos según los cuales éste pueda ser censurado como injusto.¿De qué otro modo podría resultar exitosa una crítica?. Perseguir esa visión demanda un diálogo genuino entre el marxismo clásico y el liberalismo igualitario”

La discusión de tales modelos nos conduce aún más allá de de Marx: desde la teoría normativa hasta las especulaciones utópicas. Pero tal sendero es absolutamente inevitable actualmente.

Lowy

La religión es el opio del pueblo. Esta afirmación no es específicamente marxista: es propia también de Kant, Feuerbach, Herder, Bruno Bauer, Moses y Heine.

La afirmación, en el caso de Marx, supone más una raigambre neo-hegeliana que ilustrada. Esto lo vemos en el hecho de que Marx significa con la misma más la alienación de la esencia humana, que la existencia de una conspiración clerical.

“Toda religión…es realmente una multiplicidad de distintas y a veces contradictorias religiones: hay un catolicismo para los campesinos, uno para la pequeña burguesía y trabajadores urbanos, uno para la mujer, y un catolicismo para los intelectuales” (Gramsci)

Luxemburg, Mariátegui y Sorel (teoría del sindicalismo revolucionario) rescatan el sentido “religioso” del marxismo (“…los socialistas son más leales a los principios de a cristiandad que el clero conservador de hoy. Desde que los socialistas luchan por un orden social de igualdad, libertad y fraternidad…-Luxemburg-”)

Anderson

“…todo gran sistema de creencias constituye una jerarquía de diferentes niveles de complejidad conceptual, que incluye construcciones intelectuales sumamente sofisticadas –accesibles sólo para una élite educada- en la cima, versiones más amplias y menos refinadas en las zonas intermedias, y las simplificaciones más crudas y elementales en un nivel popular. Todo esto unido, sin embargo, por un lenguaje único y apoyado por la serie correspondiente de prácticas simbólicas”

Imperio romano: “…pero al crear en la Iglesia (la cristiandad) un complejo institucional paralelo al Estado, que sobrevivió al colapso definitivo del imperio, aseguró continuidades culturales y políticas mínimas para el subsiguiente surgimiento del feudalismo”

Guerras de religión. En la génesis del Estado moderno, constituyeron episodios característicamente determinados por lo ideológico (la revolución gloriosa en la Inglaterra del siglo XVII; la revolución holandesa de s XVI contra la España católica que destruía imágenes como un signo de idolatría)

Revolución francesa y norteamericana: menos determinadas en lo inmediato por lo ideológico; su génesis se explica más por intereses materiales desnudos (quiebra del Estado y hambre en Francia; impuestos a Inglaterra por parte de eeuu)

“El capitalismo, en le siglo XIX y en gran parte del siglo XX, rara vez, si es que alguna vez lo hizo, mencionó su propio nombre –el término fue un invento de sus opositores-….No es casualidad que nadie hablara de un movimiento capitalista”

“Ya en 1848, el nacionalismo demostró ser, en Europa, un movimiento aún más poderoso que el socialismo en tanto factor de movilización…Por un lado, produjo muy pocos pensadores importantes u originales…Como doctrina articulada era, en comparación, más pobre y superficial que sus dos coetáneas. Por un lado, su relativo vacío conceptual, era sumamente plástico, y podía entrar en una gran variedad de combinaciones tanto con el capitalismo como con el socialismo…El triunfo del ideal nacional a través del mundo ha demostrado la ausencia de cualquier correspondencia necesaria entre sistema e impacto; entre la profundidad intelectual y el alcance de una ideología y su poder de movilización en el mundo moderno
“…la ideología del marxismo-leninismo, en su forma más o menos estalinista, se mostró capaz de generar, en escenarios sin capitalismo, sociedades superiores a éste. Eso dio origen, dentro del marxismo mismo, a la noción popular en los sesenta y setenta según la cual las relaciones de producción en efecto tenían primacía sobre la fuerzas de producción, e incluso las definían. Pero los argumentos de Marx no serían tan fácilmente refutados: finalmente, las fuerzas productivas saborearon su venganza con el colapso de la URSS, puesto que la mayor productividad económica de los países en los cuales la revolución debería haber tenido lugar, pero no sucedió así, terminó aplastando a aquellos en los que la revolución se realizó efectivamente”   

(Comentario: en sus propios textos, Anderson toma una postura opuesta, relevando el papel de las RSP en la transformación entre modos de producción. Asimismo, aquí evidencia una argumentación causal meramente externa. Criticar simplismo)

La explicación “exógena” continúa: “…la ventaja comparativa del mundo libre que determinó el resultado del conflicto yace en el dominio del Shopping más que en el del sufragio”

Occidente redefine el conflicto de la Guerra Fría: no es socialismo contra capitalismo, sino democracia contra totalitarismo.

El final de la Guerra fría ha traído una configuración totalmente nueva. Por primera vez en la historia el capitalismo se proclama a sí mismo como tal…tal es el mensaje central del neoliberalismo…”

Neoliberalismo“…la gran transformación de nuestro tiempo, tan radical y a la vez de alcances infinitamente mayores que la que Karl Polanyi describiera al escribir acerca del advenimiento del liberalismo clásico en la época victoriana” “Estamos refiriéndonos a la ideología política más exitosa en la historia de la humanidad”  (Comentario: se sobredimensiona el fenómeno del neoliberalismo, o la transformación de mediados de los setenta: si la descripción de Polanyi refería el establecimiento de un modo de producción sobre sus propias bases –subsunción real del trabajo al capital-, asumimos, por lo tanto, que el neoliberalismo supone el establecimiento sobre sus propias bases de un nuevo modo de producción?)

Neoliberalismo (especulación + consumo) fue aplicado en los países desarrollados por la “centroizquierda” (incluso los países escandinavos apoyan las guerras “democráticas” de eeuu); el mismo no suponía la negación del intervencionismo estatal, sino lo que redefinía: era normativamente deseable aquél intervencionismo guerrero cuya fachada ideológica la constituía la defensa de los derechos humanos

En los tres grandes casos de impacto ideológico moderno, La Ilustración, el marxismo y el neoliberalismo, el patrón fue el mismo. En cada caso se desarrolló un sistema de ideas con un alto grado de sofisticación, en condiciones de aislamiento inicial de –y en tensión con-  el entorno político circundante, y con poca o ninguna esperanza de influencia inmediata. Fue sólo al producirse el estallido de una crisis objetiva muy importante, de la cual ninguno de estos sistemas fue responsable, que recursos intelectuales subjetivos que fueron acumulándose gradualmente en lo márgenes más apacibles adquirieron súbitamente una fuerza arrolladora como ideologías capaces de influir directamente sobre el curso de los acontecimientos

Ellen Meiksins Wood

Tesis: “a pesar de todo lo que nos han dicho sobre la globalización y la decadencia del estado-nación, el capital global depende más que nunca de un sistema global de múltiples estados locales. De modo que las luchas locales y nacionales por una democracia real y un verdadero cambio del poder de clase –tanto al interior como fuera del Estado- pueden plantearle una amenaza real al capital imperialista”

El capitalismo es incompatible con la democracia (no en su sentido formal, sino entendida como un genuino gobierno del pueblo)

“Toda práctica humana que pueda ser convertida en mercancía deja de ser accesible al poder democrático. Esto quiere decir que la democratización debe ir de la mano de la “desmercantilización”.Pero desmercantilización significa, por definición, el final del capitalismo”.

“Pero es importante comprender que la mayoría de los ciudadanos atenienses trabajaban para vivir, y trabajaban en ocupaciones que los críticos de la democracia consideraban como vulgares o serviles. La idea de que la democracia consistió en el imperio de una clase ociosa que dominaba a una población de esclavos es sencillamente errónea. Este fue el punto central de la oposición antidemocrática. Los enemigos de la democracia odiaban este régimen sobre todo porque otorgaba poder político al pueblo formado por trabajadores y pobres”
“La noción de igualdad de expresión, tal como la entendían los atenienses, se relacionaba con el ideal de participación política activa de trabajadores y pobres”.

La democracia dejó de ser una mala palabra en la boca de las clases dominantes, cuando las mismas se apercibieron de la real significación de la misma en sociedades en las cuales primaba el modo de producción capitalista. Este tipo de sociedades se caracteriza por la autonomización de esferas, la diferenciación entre lo político y lo económico: esto permitió que la democracia supusiera una mera cáscara política cuya fuerza de incidencia en lo económico no fuera inestabilizante, si no se ponía en cuestión el modo de producción.

“La separación de las esfera política y económica…esta vieja separación ha sido desbaratada porque el capital internacional necesita del estado más que nunca para organizar los circuitos económicos que el capital no puede manejar por sí mismo”

John Bellamy Foster

Durante todo el siglo XX la noción de imperialismo fue abandonada –por una supuesta poca cientificidad- por lo círculos académicos en general. Sin embargo, al final del siglo XX, la misma vuelve a ser utilizada de una forma particular: el imperialismo sólo posee una veta militar y política (nunca económica), y el mismo es irrenunciablemente benévolo

Imperialismo: la fase superior del capitalismo (capitalismo monopolista, en el cual la competencia se transforma pero no elimina: ahora se da sólo entre grandes firmas)

Magdoff “…el capitalismo ha sido un sistema mundial desde sus comienzos…la expansión imperialista en un sentido amplio fue parte del sistema en sus inicios, tanto como la búsqueda de ganancias…la eliminación del capitalismo requiere el derrocamiento del imperialismo”

La izquierda norteamericana –junto a los postmarxistas de los ochenta- sufrieron implícitamente de manera tardía este ataque del establishment al vocablo imperialismo: mientras los conservadores se reapropiaban del término, el mismo brillaba por su ausencia en la literatura de izquierda”

Eagleton

Aún así, con todas sus horrendas consecuencias, los sucesos de finales de los ochenta fueron una revolución (referencia al colapso de la URSS); y no se suponía, al menos de acuerdo con algunos teóricos posmodernos, que existieran revoluciones por aquellos años, ya que no había totalidad para ser revolucionada ni ningún sujeto colectivo para hacer la revolución” (Comentario: reflexionar sobre si podemos analogar la noción de “colapso” de una formación social –o de un conjunto de las mismas- a la de “revolución”. ¿Realmente fue una revolución el colapso de la URSS?)

Hay poca evidencia, entonces, de que la ciudadanía sea en general abúlica o complaciente. Por el contrario, la evidencia sugiere que está considerablemente alarmada acerca de un número importante de asuntos, incluso cuando la mayoría está tan lejos de virar hacia el socialismo en busca de soluciones como lo está la teosofía”

“Si para el marxismo la clase trabajadora tiene un rol especial, no es porque sea especialmente miserable ni necesariamente numerosa, sino porque es, en el sentido freudiano, “sintomática”. Como tal, es aquello que representa la contradicción…si en algún sentido es un totalizador de este sistema, lo es porque representa las contradicciones de este régimen como un todo”

El marxismo no ha sido desacreditado, sino estruendosamente derrotado.

El capitalismo es impresionantemente poderoso; pero no estable. No hace falta el socialismo para derrocar al capitalismo; éste puede colapsar debido a las consecuencias que se siguen de su propia lógica (es en este sentido que la consigna “socialismo o barbarie” es relevante)